Reportajes y noticias de SEMlac

del 7 al 13 de mayo de 2007

 

 

Aborto: En el Día de los Trabajadores, uruguayas por la despenalización

Por Cristina Canoura

 

Montevideo, mayo.- El acto del primero de mayo, convocado por la central única de trabajadores PIT-CNT de Uruguay, contó este año con una inédita manifestación interna: un centenar de mujeres, pertenecientes a 115 organizaciones no gubernamentales, se concentraron donde se llevan a cabo cada año los festejos portando manos anaranjadas de todos los tamaños.

 

En ellas iba estampada la leyenda "Voto a favor de Salud Reproductiva", como símbolo que identifica la campaña por la despenalización del aborto en el país.

 

La concentración femenina fue convocada por la Coordinación Nacional de Organizaciones Sociales en Defensa de la Salud Sexual y Reproductiva, la cual distribuyó, entre los participantes del acto, una proclama acompañada de la característica mano.

 

En el manifiesto, se demanda discutir y aprobar el proyecto de ley de Defensa del Derecho a la Salud Sexual y Reproductiva, que está en estudio por parte del Senado desde el 29 de mayo de 2006.

 

La Coordinación Nacional de Organizaciones Sociales en Defensa de la Salud Sexual y Reproductiva entiende que "aprobar esta ley implica un paso sustantivo en el respeto y reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos, incluyendo el derecho a decidir sobre la interrupción de un embarazo, dignificando así a la sociedad uruguaya y, en particular, a la vida de sus mujeres".

 

En ese sentido, recuerda que en una encuesta de opinión pública de reciente divulgación, el 68 por ciento de la ciudadanía apoya la aprobación de este texto.

 

"No hay racionalidad ni legitimidad democrática que justifique oponerse ni impedir su debate parlamentario. Afirmamos, una vez más, que la salud sexual y reproductiva es una cuestión de derechos, es una cuestión de democracia", concluye la proclama de la Coordinación Nacional.

 

En un país donde, según estimaciones del investigador y ex legislador Rafael Sanseviero, se realizan unos 33.000 abortos voluntarios al año, la aprobación de la ley de Defensa del Derecho a la Salud Sexual y Reproductiva —que contempla la despenalización de esta práctica durante las 12 primeras semanas de gestación— se encuentra en estos momentos en un callejón sin salida visible a corto plazo.

 

El obstáculo principal está en el anuncio efectuado por el presidente de la República, Tabaré Vázquez, de vetar la ley si ésta fuera aprobada en el Senado. Vázquez, quien respalda su negativa a la despenalización del aborto en su condición de médico y en la "defensa de la vida", encabeza desde hace dos años el primer gobierno de izquierda en 175 años de vida independiente del país.

 

 

Perú: propondrán guía técnica para aborto terapéutico

Por Zoraida Portillo

 

Lima, mayo.- En los próximos días, la Dirección General de Salud de las Personas, organismo del Ministerio de Salud de Perú, deberá dar a conocer una propuesta de guía técnica para la interrupción del embarazo antes de las 22 semanas de gestación, en los casos en que la vida o la salud de la madre corran peligro.

 

Esta propuesta es la salida encontrada por las autoridades de Salud al impasse sobre el tema, surgido a raíz de la aprobación de un protocolo de aborto terapéutico por parte del Instituto Perinatal de Lima, en febrero pasado.

 

Ese protocolo contemplaba la interrupción terapéutica de la gestación antes de las 22 semanas, hasta en 17 cuadros clínicos o enfermedades de la paciente gestante, que incluían –entre otros padecimientos– cáncer de cerviz invasivo, lupus eritematoso, insuficiencia renal crónica, neoplasia maligna del aparato gastrointestinal, insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial crónica y cánceres ginecológicos que requieran quimioterapia.

 

El protocolo había recibido el respaldo de nueve asociaciones médicas. Pero, al hacerse público, de inmediato se levantaron voces de protesta de sectores conservadores, que advirtieron que el dispositivo no podría ser aplicado fuera del Instituto Perinatal de Lima (ex Maternidad de Lima).

 

Ante las protestas, el Ministro de Salud, Carlos Vallejos, conformó una comisión multisectorial para precisar bajo qué causas se podría aplicar el aborto terapéutico en todos los establecimientos de salud del país.

 

Una de las partes incorporadas a la comisión fue la iglesia católica, lo que motivó el rechazo de diversas organizaciones feministas y a favor de los derechos de las mujeres. La Conferencia Episcopal Peruana señaló que el aborto terapéutico es un primer paso para despenalizar el aborto y por eso se oponía a su aprobación.

 

Sin embargo, el aborto terapéutico es legal en el Perú desde 1924, cuando se incorporó esta figura al Código Penal. Mas, al no especificarse las causas, existe un vacío legal que inhibe a los médicos de aplicarlo, lo que ha ocasionado atropellos a los derechos de las mujeres

 

Además del protocolo cuestionado, el Perú cuenta con otros dos para practicar abortos terapéuticos. Uno es el del hospital San Bartolomé, de Lima, implementado hace más de un año, y bajo el cual se han practicado más de una decena de interrupciones terapéuticas del embarazo. El otro es el del hospital Belén de Trujillo, capital del departamento de La Libertad, ubicado al norte de Lima, de más reciente vigencia.

 

El Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán pidió que la Comisión estuviera conformada por especialistas, porque son los “procedimientos técnicos médicos y legales los que deben primar a la hora de elaborar un protocolo para la interrupción terapéutica de la gestación”.

 

“La Iglesia Católica tiene todo el derecho de dirigirse a sus feligreses e informarles sobre su posición respecto a un tema. Lo que no puede ni debe es pretender que las normas del país se dicten bajos los postulados de sus creencias, pues las leyes son universales y están dirigidas para todas y todos los ciudadanos, dado el carácter laico del Estado peruano”, precisó en un comunicado.

 

Inesperadamente, el 19 de abril, mediante una resolución que no lleva la firma del ministro, sino del vice ministro José Gilmer Calderón, el Ministerio de Salud anuló el protocolo del Instituto Materno Perinatal de Lima y dio un plazo de dos semanas a la Dirección de Salud de las Personas para la elaboración de la guía técnica.

 

En opinión de los observadores, ese documento servirá para conocer realmente si el gobierno está dispuesto o no a solucionar el vacío legal que se viene arrastrando por más de 80 años.

 

 

Feminicidio: Justicia en crímenes contra las mujeres

Por Alba Trejo

 

Guatemala, mayo.- La Cámara de Representantes en los Estados Unidos condenó, a través de una resolución aprobada por unanimidad en el Senado, los asesinatos de mujeres en Guatemala e instó al gobierno de este país centroamericano a apoyar a las familias de las víctimas en su búsqueda de justicia.

 

Esta resolución hace hincapié en el continuo secuestro y asesinato de las mujeres y la creciente brutalidad perpetrada contra las víctimas, las cuales son halladas con señales de torturas, quemaduras y algunas veces con los cuerpos mutilados.

 

De acuerdo con el informe 2006 de Amnistía Internacional, en Guatemala se socava la vida de mujeres de cualquier edad y condición social. Desde los 13 años en adelante, pueden correr esta suerte amas de casa, estudiantes o profesionales.

 

La oficina de Washington Office on Latin América (WOLA) señala que, desde 2001, más de 2.500 guatemaltecas fueron brutalmente asesinadas y en 2006 se reportaron 600 víctimas del feminicidio. Durante el primer trimestre de 2007, el número sobrepasó las 150 mujeres que fueron encontradas sin vida en algún terreno baldío, un barranco e incluso en sus viviendas.

 

Adriana Beltrán, titular del Programa de Violencia contra la Mujer de WOLA, indicó que la resolución de la Cámara de Representantes urge al Gobierno guatemalteco a que haga responsables a aquellos funcionarios judiciales y de la policía que, por negligencia, omisión o abuso, han provocado que los asesinatos permanezcan impunes.

 

En esa situación está el Ministerio Publico: de los 2.500 casos que investiga, sólo ha podido llevar a juicio a 20. Las autoridades de esa entidad aducen que muchas de las víctimas pertenecían a las pandillas, estaban involucradas en el narcotráfico o la prostitución.

 

La ministra de Gobernación, Adela Torrebiarte, quien se hizo cargo de la seguridad del país en los primeros días de abril, indicó que para ella no existen prejuicios en los asesinatos y aclaró que uno de sus objetivos es apoyar al Ministerio Público en la resolución de estos crímenes.

 

De acuerdo con testimonios de los familiares de las víctimas, entre los obstáculos que impiden esclarecer los hechos están la escasa protección de la escena del crimen y la vulnerabilidad de la cadena de custodia por parte del Ministerio Público.

 

Ha ocurrido, por ejemplo, que los forenses devuelven la ropa de las víctimas a los familiares, aun cuando las prendas de vestir tienen manchas de sangre o cabellos que podrían determinar el ADN de los victimarios. Algo así ocurrió en el asesinato de la estudiante Claudina Velásquez, de 20 años, ultimada en 2005 de un tiro en la sien.

 

Los investigadores no le tomaron a la joven las huellas dactilares en el lugar del crimen y se presentaron en la capilla donde su cuerpo era velado para realizar la diligencia, “porque habían obviado ese paso criminalístico”, apuntó el padre de la víctima.

 

La resolución exhorta al gobierno de Guatemala a adoptar medidas para garantizar que las instituciones encargadas de la investigación cuenten con los recursos necesarios y personal adecuadamente capacitado.

 

Tras una visita a Guatemala en 2006, un informe de la Relatoría Especial para los derechos de la mujer de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos consideró que una de las razones de las fallas en estas investigaciones está en la falta de recursos del personal, en cuanto a infraestructura, equipos y presupuestos para llevar adelante la pesquisa y persecución del delito.

 

La resolución aprobada por la Cámara de Representantes fue introducida en enero de 2007.

 

 

República Dominicana: Juicio a político acusado por golpeador

Por Mirta Rodríguez Calderón

 

Santo Domingo, mayo.- Un debate útil, pese a lo patético de su esencia, se abrió en República Dominicana como resultado de medidas de coerción por violencia intrafamiliar impuestas a Víctor Gómez Casanova, secretario General de uno de los tres partidos tradicionales del país, el Reformista Social Cristiano, bajo cuya bandera el hombre aspiraría en un futuro a la Presidencia de la República.

 

El asunto mueve tales pasiones que los y las opinantes en espacios participativos del semanario Clave y Clave Digital, y también del cibernético el.com, polarizaron criterios. Mientras una parte piensa que la medida pudo haber sido apresurada o políticamente determinada, la otra cree que “es un abusador”, algo decepcionante “porque él es católico y de una familia de gente educada”.

 

Algunos de los juicios que enfrenta el joven político, suscritos por lectores, rememoran que el individuo fue sancionado en su escuela por violento y que si ahora propinó una golpiza a su esposa ello no es cosa de la que alguien deba asombrarse.

 

La medida, que obligará a Gómez Casanova a presentarse todos los lunes ante un tribunal, es objetada por el perpetrador, quien está levantando, ante los medios, la consabida frase de que “es un asunto privado entre marido y mujer”.

 

Gómez Casanova es hijo de una figura prominente del reformismo que se nucleó en las dos últimas décadas en torno a Joaquín Balaguer, el ex presidente fallecido hace dos años, quien fue asimismo un personaje muy controversial pues en los últimos 12 años de sus varios gobiernos (1984-1996) fueron asesinados dirigentes oposicionistas..

 

El dirigente del Reformista Social Cristiano ha sido descrito como heredero de Balaguer y como tal se le ha calificado tras acceder a la Secretaría General del Partido. Se ha hablado de él como eventual candidato a la primera magistratura del país.

 

Pero lo que ahora ocurre en torno a su persona tiene un cariz muy diferente, después de haber acudido con su esposa Clara Rosa de Jesús Tejeda Rodríguez, ambos en proceso de divorcio, a la Unidad de Atención y Prevención de la Violencia, de la Fiscalía capitalina, donde se le recomendó mantener distancia con respecto a su cónyuge.

 

El hombre la había golpeado al punto de provocarle numerosos moretones, además de ejercer violencia psicológica contra ella por asuntos relacionados con los hijos, según reportó el colega Diógenes Pina, del periódico Clave.

 

Abogada y periodista censurada

En ese contexto, la abogada feminista Susi Pola, quien desde hace 11 años escribe una columna en el vespertino El Nacional, fue informada el lunes pasado que su espacio no se publicaría por mencionar a Gómez Casanova.

 

Pola es una experta en temas de violencia contra las mujeres y es la autora, entre otros, de dos libros sobre las secuencias de los feminicidios en República Dominicana, asunto al que también aludía en su columna censurada, recordando las veces que un hombre violento se convierte en asesino de su compañera o ex compañera.

 

Por fortuna, los puntos de vista sustentados por Pola en el espacio periodístico, que no apareció el último martes como de costumbre, fueron también expresados nada menos que por José Manuel Hernández Peguero, fiscal del Distrito Nacional (Santo Domingo), quien se vio obligado a asegurar que el Ministerio Público no tenía motivaciones políticas ni había adoptado las medidas de coerción a Gómez Casanova con intenciones políticas.

 

Sin embargo, el político violento afirmó esto en un programa de televisión que él mismo produce en las mañanas.

 

“En los casos de violencia contra la mujer, sin importar si el agresor es político, la Fiscalía siempre actuará protegiendo a la mujer y sus hijos”, dijo Hernández Peguero, al mismo tiempo que rechazó que la Fiscalía haya dado información a la prensa con fines políticos. "Este es un caso que ha sido objeto de una audiencia y no se le puede negar a los interesados que conozcan de lo acontecido", remarcó.

 

Así las cosas, la señora Clara Rosa Tejada dispone ahora de una orden de protección para su seguridad, lo que la aísla, en alguna medida, del agresor. Y éste debe respetar la orden de presentarse todas las semanas.

 

Aunque República Dominicana es una nación de instituciones y de leyes, no siempre todas se respetan suficientemente. Por lo pronto, el debate generado por el asunto de un joven político golpeador, incriminado por su conducta violenta hacia su mujer, tiene trazas de agudizarse como debate, en beneficio de la conciencia pública y de la aplicación de la ley 27-94 contra la violencia intrafamiliar.

 

 

México: Más niños y adolescentes recurren al suicidio

Por Alicia Yolanda Reyes

 

Guadalajara, México, mayo.- Carlitos tenía tan sólo siete años de edad. Siempre fue un niño aprehensivo y muy unido a su madre. Cuando ésta falleció, víctima de un accidente, el pequeño no pudo soportar la ausencia y, a los pocos días, tomó una cuerda y se colgó de una viga de su vivienda.

 

Cuando los familiares lo encontraron, el pequeño ya había dejado de existir. Este hecho conmovió a la comunidad donde residían Carlitos y su madre, un barrio humilde de Guadalajara, segunda ciudad en importancia del país con una población aproximada de seis millones de personas, incluida la zona conurbana.

 

Con este suicidio, suman seis los pequeños que en este año se quitaron la vida aquí, lo que sumado a 70 adultos hace que Guadalajara ocupe el primer lugar a nivel nacional en cuanto a este fenómeno.

 

En opinión de Baltasar Varela, del servicio de pediatría del Instituto Jalisciense de Salud Mental, adscrito a la Secretaría de Salud, el suicidio infantil y otras patologías afectivas y mentales están relacionadas con el grado de estrés que afecta a las familias en esta época.

 

De acuerdo con la Secretaría de Salud Federal, niños y niñas están siendo obligados por sus padres a realizar tareas para mantenerlos ocupados mientras ambos trabajan. Así, al llegar a casa, deberán cambiarse de ropa, comer de prisa y estar listos para otra jornada de clases que incluye ballet, karate, natación, danza, inglés y hasta sesiones particulares para mejorar el rendimiento escolar.

 

Cuando se pertenece a una familia de escasos recursos, sus obligaciones son distintas: salir a vender chicles, limpiar parabrisas de autos, hacer de payasitos en las esquinas o empacar bolsas en los supermercados.

 

Mantenerse ocupados y ser productivos parece ser la consigna a cualquier edad. Eso ven en los padres, madres y demás adultos de la familia y eso mismo se les impone como una obligación.

 

Dianita, de tan solo siete años, le preguntó un día a su mamá: “¿no crees que son demasiadas obligaciones y tareas para una niña tan pequeña?”. Eso hizo que la madre reflexionara si no le estaba exigiendo demasiado a su hija, con tal de que estuviera “entretenida” mientras ella trabajaba.

 

A partir de ahí, se le preguntó a Dianita cuáles clases quería dejar, para tener más tardes libres y poder hacer los deberes escolares con menos presión.

 

De acuerdo con especialistas en salud, la neurosis que se vive en familia y desde la niñez está relacionada con el tamaño de la población en que se habita. Por ello, en las grandes ciudades, donde siempre hay muchas personas caminando y la vida suele ser agitada, suelen vivirse situaciones de estrés y, al mismo tiempo, sentimientos de soledad.

 

Por otro lado, los medios masivos de comunicación, en especial los electrónicos como la televisión, muestran mundos inexistentes, donde todos los seres parecen felices y tienen cubiertas sus necesidades materiales, lo que contribuye a crear sentimientos de infelicidad, al no haber acceso real a la mayoría de los productos que se ofertan.

 

Por su parte, el presidente de la Asociación Psiquiátrica de Jalisco, Sergio Villaseñor Bayardo, señala que en las grandes ciudades, como Guadalajara y el Distrito Federal, las personas están sujetas a más estímulos ambientales y exigencias sociales.

 

Lorena Hernández, directora de la Clínica de estancia prolongada del Instituto Jalisciense de Salud Mental, asevera que el suicidio infantil ha aumentado en todo el orbe y que Jalisco y México no son la excepción.

 

En entrevista con SEMlac, considera alarmante que los padres no detecten cuándo los menores están viviendo una etapa depresiva u otras patologías mentales que los pueden llevar a atentar contra su vida.

 

De acuerdo con su experiencia, varios factores contribuyen a esta situación y menciona, como principal, la disfunción familiar, relacionada con el incremento de los divorcios, ya que en los últimos 20 años cuatro de cada 10 parejas que contraen matrimonio se separan en los primeros siete años de unión.

 

El ingreso de la mujer a la vida productiva remunerada, las grandes distancias que se deben de recorrer para acceder a los centros laborales, la doble y triple jornada que socialmente realizan las mujeres, hacen que la convivencia con los hijos sea cada día más distante.

 

Esta situación se traduce en que niños y niñas se sientan menos amados, víctimas del abandono e, incluso, como un estorbo en la vida de sus padres.

 

En ocasiones, se les deja al cuidado de personas poco capacitadas, que llegan a ejercer violencia contra ellos y los amenazan para que no se lo digan a sus progenitores, lo cual acrecienta la infelicidad que se traduce en poco apego a la vida.

 

Cuando padres y madres deben ausentarse por períodos largos, es preferible que sus hijos queden al cuidado de un familiar cercano, como la abuela o alguna tía con quienes pueden establecer una relación afectiva profunda, que les permita sentirse amados y no abandonados.

 

Estos niños y niñas logran un mayor sentido de pertenencia, ya que reciben afecto y saben que siempre habrá una familiar directo para cubrir sus necesidades más elementales.

 

Roque Quintanilla, coordinador del Centro Universitario de Ciencias de la salud de la Universidad de Guadalajara, señala que, entre los seis y 12 años, los seres humanos toman conciencia de su entorno y se preparan para entrar en la pubertad. En ese lapso son más propensos a desarrollar crisis nerviosas, refirió.

 

De acuerdo con este especialista, el cinco por ciento de los infantes y el 18 por ciento de los adolescentes sufren de ansiedad.

 

Desde temprano son testigos de los hechos violentos que narran los noticieros televisivos: crímenes, robos, asaltos que ponen en riesgo la vida y la estabilidad emocional de las personas. Si a esto se suma la inestabilidad familiar, quedan sin un sustento que les permita sobrevivir de una manera sana.

 

El experto asevera que el 80 por ciento de los adultos que presentan trastornos de ansiedad refieren que este padecimiento lo han sufrido desde antes de llegar a la adultez.

 

“Los niños y niñas que sufren de ansiedad y estrés experimentan sentimientos de inferioridad, hipersensibilidad, vulnerabilidad emocional, exageración en las respuestas emocionales y timidez”, asegura la psiquiatra Adriana Rivas Anguiano, del Hospital Civil de Guadalajara, a donde acuden en general personas de escasos recursos, sin acceso a la seguridad social.

 

Junto al aislamiento social, se manifiestan vinculaciones afectivas inadecuadas, llanto y rigidez emocional. Cuando estos comportamientos no se atienden, pueden generarse conductas autoagresivas y llegar, incluso, al suicidio.

 

Los profesionales de salud mental recomiendan a padres y madres estar atentos a cualquier cambio en la conducta de su descendencia y recordar que los problemas se experimentan según la edad, por lo que algo fácil de resolver para los adultos, se les torna de gran complejidad a los chicos.

 

Las personas con ideas suicidas, tanto menores como adultos, envían señales anticipadas. Hay que detectarlas a tiempo y evitar que lleguen a concretarlas.

 

 

Cuba: Mujeres, entre los psicofármacos y el estrés

Por Dixie Edith

 

La Habana, mayo.- Herencias, tradiciones y patrones de desarrollo social pueden influir de manera diferenciada en la salud mental de hombres y mujeres, confirman estudios especializados en Cuba.

 

“En el campo de la salud mental es más evidente la influencia del género en el proceso de salud-enfermedad”, asevera la investigación La importancia del género en el análisis de la salud, de la psicóloga Yuliuva Hernández García y el sociólogo Víctor Hugo Pérez Gallo, del Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa, en la región oriental del país.

 

“En los últimos tiempos ha sido posible demostrar la vulnerabilidad de las subjetividades femeninas frente a las enfermedades mentales”, explican los especialistas.

 

Las cifras internacionales les dan la razón. Datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2005 indican que los trastornos depresivos constituyen casi el 41,9 por ciento de los casos de discapacidad debida a trastornos neuropsiquiátricos entre las mujeres, mientras entre los hombres causan sólo el 29,3 por ciento.

 

Según la fuente, los principales problemas de salud mental de la tercera edad son la depresión, los síndromes orgánicos cerebrales y la demencia, que afectan mayoritariamente a las mujeres.

 

En opinión de los especialistas citados, estos datos reflejan el orden sociocultural patriarcal que legitima las jerarquías y desigualdades entre hombres y mujeres.

 

Así, la OMS asevera que la depresión, la ansiedad, el dolor psicológico, la violencia sexual, la doméstica y las tasas ascendentes de consumo de psicofármacos afectan en mayor grado a las mujeres que a los hombres, en diferentes países y distintas circunstancias.

 

Tal situación ha llevado a los expertos a identificar cuadros clínicos asociados a diferencias de género, como la llamada "neurosis del ama de casa", el "síndrome del nido vacío", la "depresión de mujeres de mediana edad", o el dramático “síndrome de la mujer maltratada”.

 

Alina Mederos, psiquiatra del capitalino municipio de 10 de octubre, confirmó a SEMlac que en Cuba la situación no difiere mucho del resto del mundo.

 

“Recibo entre 10 y 15 pacientes en cada día de consulta, de los cuales más del 70 por ciento son mujeres. En el último mes, por solo citar un ejemplo, emití tres diagnósticos de depresión y ninguno correspondió a un hombre”, asegura Mederos.

 

Investigaciones británicas, publicadas a fines del siglo pasado por la revista Science, establecían que, amén de los factores genéticos y nutricionales, la aparición de padecimientos como la diabetes mellitus pudiera estar relacionada con situaciones de tensión o estrés profundo.

 

Los reportes de la mortalidad por enfermedades crónicas no transmisibles en Cuba revelan que es precisamente la diabetes uno de los dos padecimientos que cobra más vidas en el universo femenino que en el masculino.

 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Uso y Satisfacción de los Servicios de Salud, aplicada en 1999 a 5.079 personas en cuatro municipios de las dos provincias habaneras, el dolor de cabeza, las jaquecas y las migrañas, dolencias relacionadas en gran medida con el estrés, ocupaban el primer escaño de los 40 padecimientos más referidos por la población.

 

En casi todos los casos, las dolencias fueron reportadas en mayor proporción por mujeres que por hombres. Los dolores de cabeza, por ejemplo, fueron declarados por 26,5 por ciento de las mujeres encuestadas, en contraste con apenas 13,8 por ciento de los varones.

 

Según un análisis realizado por la doctora Ileana Elena Castañeda Abascal, especialista de II Grado en Bioestadística y publicado este año en la Revista Cubana de Salud Pública, “las mujeres consumen de tres a cuatro veces más analgésicos que los hombres”.

 

La autora precisa, además, que ellas “utilizan en mayor medida los psicofármacos y se automedican con más frecuencia, como medidas para disminuir los malestares de la cotidianeidad y la depresión, sin tratar de actuar sobre los factores sociológicos y psicológicos que los producen”.

 

Un sondeo realizado al azar por SEMlac, entre 213 mujeres de 15 a 80 años, en la capital cubana, confirma la apreciación de esta experta. Entre las entrevistadas, 63,4 por ciento declaró tomar medicamentos por su cuenta –sin prescripción médica- y citaron entre los más empleados los analgésicos y los ansiolíticos o psicofármacos, en ese orden.

 

Los tres psicofármacos más empleados, según el sondeo, fueron el Clorodiazepóxido, el Diazepán y el Meprobamato.

 

Otras investigaciones apuntan que muchas mujeres ingieren medicamentos para atenuar síntomas de trastornos que la mayoría de las veces no pueden explicar.

 

Un estudio de la Master en Psicología Clínica Clara Pérez Cárdenas, publicado por la Revista Cubana de Medicina General Integral, determinó que muchas cubanas tienen un concepto limitado de lo que es salud.

 

De las 80 mujeres entre 20 y 55 años entrevistadas por Pérez Cárdenas, sólo 2,4 por ciento se consideraron enfermas y citaron problemas biológicos diagnosticados en los últimos seis meses.

 

Pese a esta tendencia, la mayoría considera la posibilidad de que mejoraría su estado de salud si se consolidaran cambios en alguna esfera de sus vidas, en primer lugar, mientras que para el 20,7 por ciento, la familia constituía el área susceptible de modificaciones, refiere el texto.

 

Entre las mujeres trabajadoras, 22,2 por ciento apunta abiertamente a modificaciones urgentes en su dinámica de relación de pareja.

 

“¿Tendrá esto alguna relación con el hecho de estar padeciendo sobrecarga doméstica ya que, al ser amas de casa, se les ha asignado y tienen que asumir, sin ayuda familiar alguna, la realización de todas las labores del hogar, para las que tienen todo el tiempo del día según sus compañeros?”, se pregunta la autora.

 

El 16,7 por ciento de las entrevistadas consideró, además, que un cambio hacia relaciones de mayor apoyo y crecimiento personal con familiares y otras personas podría mejorar su salud.

 

Entre las no trabajadoras destacó significativamente “el número de las que aboga por modificaciones en sus hábitos de vida en general (43,8 por ciento), fundamentalmente sus hábitos alimentarios y la calidad y frecuencia de su recreación.”

 

Los estereotipos de género también pueden sesgar la subjetividad de los médicos y el reconocimiento, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades mentales, según los especialistas del Instituto Superior Minero Metalúrgico de Moa.

 

Los médicos “tienen mayor tendencia a diagnosticar depresión a mujeres que a hombres, aunque muestren resultados similares a la hora de medir la depresión o presenten síntomas idénticos”, señala la investigación.

 

También advierte que existe un alto número de probabilidades de que a las mujeres se les receten medicamentos psicotrópicos que alteran el estado de ánimo.

 

Asimismo, el estudio indica diferencias acerca de a dónde acuden cubanos y cubanas en busca de ayuda especializada. Según el texto “es más probable que las mujeres soliciten ayuda y revelen que tienen problemas mentales a su médico de atención primaria de la salud, mientras que existen más probabilidades de que los hombres soliciten asistencia a un especialista en salud mental y sean hospitalizados”.

 

Por otra parte, diversos autores coinciden en señalar que, en términos generales, los médicos que atienden salud mental no han incorporado la perspectiva de género a su práctica médica. Por esta razón, de alguna manera, la investigación y terapéutica médica se hayan seriamente sesgadas.

 

Una evidencia apunta, sin embargo, a que esa situación puede ir cambiando en el futuro. Una búsqueda entre las principales revistas médicas del país, en los últimos 10 años, arrojó más de 40 resultados directos de trabajos que relacionan la salud mental con la situación de mujeres y hombres, así como la relación entre ambos.

 

Aunque la cifra no es muy alta, muestra un incremento del interés hacia un tema que hasta hace muy pocos años era prácticamente ignorado, no sólo en materia de salud.