Mujeres famosas

Mujeres famosas (54)

De la Redacción
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, agosto (Especial de SEMlac).- Filóloga de profesión, realizadora audiovisual por vocación y feminista por "aprendizajes múltiples", como ella misma reconoce, la directora de cine y televisión Magda González Grau valora, por sobre muchas cosas, la persistencia. Además de sus propias reflexiones, sus avatares creativos lo evidencian.
Comenzó en la Televisión Cubana haciendo subtítulos y doblajes, un trabajo que le gustaba mucho. Esos ejercicios, que implicaban "crear toda una dramaturgia a partir de la voz y la actuación, para luego sumarle la imagen", probablemente cimentaron parte de los conocimientos que la han llevado a convertirse en una excelente directora de cine y televisión.
Pero González Grau también ha sido persistente con los proyectos y con los asuntos que la seducen o apasionan.
Una rápida búsqueda entre entrevistas concedidas por la realizadora a medios de comunicación en los últimos años, o entre las reseñas a los estrenos de no pocas de sus obras, pueden dar fe de sueños mantenidos durante mucho tiempo y conseguidos a golpe de constancia.
La teleaudiencia cubana asistirá, el próximo sábado 2 de septiembre, al estreno ante el gran público de una de sus creaciones de largo nacimiento, "Piña colada", un audiovisual de una hora de duración, sobre un texto original de la escritora Laidi Fernández de Juan.
"Llevar esta obra a la pequeña pantalla fue un poco difícil. La producción demoró y finalmente salió por el departamento de programas infantiles y juveniles, donde había más presupuesto", explicó González Grau a SEMlac.
"Cuando finalmente íbamos a comenzar a grabar, fue necesario hacer ajustes a la propuesta, pero en ese momento Lil Romero, la guionista, no podía y nos dio luz verde para hacerlos. Nos sentamos con Laidi Fernández y la idea original fue creciendo. Luego las actrices también defendieron características particulares de sus personajes, que no estaban en el original", agregó.
Un elenco de reconocidas actrices cubanas como Camila Arteche, Edith Massola, Luisa María Jiménez y Alicia Echevarría comparten los papeles junto al adolescente Carlos Adrián González y al actor Omar Alí.
A juicio de la directora de "Puertas", "Sol y sombra", "Clase magistral" y "Añejo 5 Siglos", ese proceso llevó a "Piña colada" a convertirse en una obra que habla de las muchas mujeres que ejercen su maternidad en solitario, del valor de las familias; pero también de los derechos y deberes de los padres frente a sus hijos y de los conflictos de la adolescencia en la Cuba de hoy.
"Y de la amistad y la cotidianidad, pues todos esos temas pasan bajo la óptica de cuatro escritoras, de edades diferentes, que muestran todo un abanico de la realidad que vivimos las mujeres cada día", aseveró la directora.
"El 49 por ciento de las familias cubanas son monoparentales y tienen una madre al frente. De eso apenas se habla en los medios de comunicación. Es importante saber que las cubanas son madres excelentes, aunque cometan errores. Todo el tiempo están al lado de los hijos y me parecía interesante reflejar eso", agregó.
"Piña Colada" será transmitida durante la última edición de 2017 de "Una calle y mil caminos", una revista televisiva veraniega de corte social que González Grau dirige desde 2015 y este verano ya ha abordado temas como la discriminación racial y la prostitución. Esta vez Patricia Arés, psicóloga y experta en temas de familia, será la invitada para comentar sobre el tema central.

"Yo sí creo en la gotica de agua"
Producido más o menos en paralelo a "Piña…", el primer largometraje de ficción de González Grau y quinto en ser dirigido por una mujer en Cuba en poco más de 50 años, "Por qué lloran mis amigas", también llegará a las pantallas grandes de la isla antes de que cierre 2017, producido por RTV Comercial.
Persistente en sus preocupaciones y en la elección de sus protagonistas, la creadora vuelve a reunir a cuatro actrices cubanas ante múltiples conflictos bien peliagudos y, "no por casualidad", dos de ellas coinciden con las del corto que se verá el próximo fin de semana en televisión.
"Luisa María Jiménez, Amarilys Núñez, Edith Massola y Yasmín Gómez interpretan a cuatro amigas que hace más de 20 años no se ven, se reencuentran y hacen catarsis sobre sus vidas", relató González Grau.
"Una es lesbiana, la otra recién sale de prisión, la tercera es una mujer revolucionaria, vanguardia y entregada en su trabajo, pero su marido no entiende las prioridades de su vida; y la cuarta es muy religiosa, muy conservadora, pero tiene un hijo heterosexual que vive con VIH, cuando ella había asumido que el sida era una enfermedad de homosexuales", detalló.
"Es una película íntima, con ningún exterior, un caso raro en el cine cubano. Estas cuatro amigas actúan de forma diferente ante la vida, tienen distinto nivel cultural, sin embargo, logran ayudarse a través de la amistad", precisó.
La historia llegó a González Grau a través de la joven guionista Hannah Imbert, que se inspiró en una experiencia con las amigas de su mamá.
"Pero son mujeres con las que podría identificarme. Trabajo con personajes femeninos, porque es lo que más conozco: mis amigas, mi madre, yo misma", reflexionó González Grau.

Se ha dicho en varias oportunidades que esta es una "película de mujeres". Cómo directora, ¿dirías que es más una película "de género"?

Nunca me propongo algo así de manera explícita, pero sí; se trata de una película que aborda temas de género, como el respeto a la diversidad sexual, por solo poner un ejemplo. Y lo confirmé cuando vi la reacción de algunos hombres cuando la vieron en el ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos).
Un funcionario de ese instituto me comentó que era muy interesante ver por primera vez en una película cubana conversaciones íntimas de mujeres, ver la manera en que nos relacionamos en privado.
La escritora y crítica literaria Zaida Capote, por su parte, me dijo: "me encanta que tus mujeres se sienten a hablar con sus maridos".


Has repetido que eres feminista, pero también has contado que llegar a ese convencimiento fue parte de todo un proceso. ¿Por qué?
Cuando le dije a mi papá por primera vez: 'yo soy feminista', él me replicó: 'Ay Magda, no me digas eso…'. Y ese mismo papá fue el que enseñó a sus tres hijas a ser independientes y nos decía que tuviéramos muchos novios y viviéramos a plenitud la condición de mujer.
Creo que por alguna razón heredamos un prejuicio muy grande contra el feminismo desde los primeros años de la Revolución, que por suerte ha ido pasando. Porque aunque llegué racionalmente al convencimiento de que era feminista, las raíces ya estaban ahí y al principio no las reconocí.
Mi mamá fue muy adelantada para su época: fue maestra, se graduó de Filosofía, dirigió el Teatro Nacional de Cuba. Tuvo cuatro hijos -tres niñas- y nunca dejó de trabajar. Era la jefa de mi papá cuando se conocieron y él la respetó y apoyó siempre; nos cuidaba para que ella trabajara. Eso es algo que se aprende de una manera inconsciente. 
Entonces, siendo vicepresidenta de la UNEAC (Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba), la crítica y profesora Danae Diéguez y un grupo de feministas fueron pidiendo un espacio en la institución para desarrollar unos talleres. Le dije a Danae que yo no era feminista y ella me dijo que no importaba.
La propia Danae y otras mujeres como Dalia Acosta, periodista, me fueron demostrando que los temas que me interesaban y los puntos de partida de mis obras eran feministas. Con mujeres como ellas aprendí mucho y ahora puedo decir con orgullo que me considero también feminista.


Confiaste a Daphne Guisado, una exalumna de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisual, y a Celia Suárez, aún estudiante, el sonido y la edición de tu película. ¿Crees en la juventud como protagonista, como motor de cambio?
Siempre. Yo no creo en eso de que 'los jóvenes están perdidos'. Hay jóvenes y jóvenes, adultos y adultos, y viejos y viejos. Pero esa confianza lleva asociada la certeza de que hay que formar a esa gente joven, capacitarles en múltiples temas entre los que están los de género.
Tenemos que aportar al cambio y ser muy activos en ese proceso. Por eso me negué a pasar mis clases en la universidad para el cuarto año. Prefiero quedarme en primero, cuando esas muchachas y muchachos están recién llegados de la enseñanza media y tienen sus primeras ideas sobre lo que quieren contar. Lo considero mi granito de arena en su formación como creadores.
El valor de la capacitación también lo he confirmado durante mi trabajo con la Campaña UNETE contra la violencia hacia las mujeres y las niñas, de las Naciones Unidas. Cuando yo decidí identificarme como feminista, sabía que empezaba una caminata de aprendizaje, de sedimentar conocimientos que quizás sabía por instinto pero que es necesario racionalizar.
Eso ha sido para mí la Campaña UNETE. Hemos realizado talleres con estudiantes, con los creadores de la Televisión Serrana, en las montañas del oriente del país, y siempre es impresionante ver cómo influyen esos aprendizajes en las obras, incluso mucho tiempo después.
También he aprendido de mis alumnos, de las mujeres que me han rodeado, o con las que he trabajado. Danae (Diéguez) siempre me decía que de buenas intenciones está empedrado el camino del sexismo, o del machismo, no recuerdo bien la frase.
Y es verdad: si una no estudia, se prepara, con la mejor de las intenciones puede terminar haciendo algo que atente contra lo mismo que está defendiendo.


¿Vale también ese análisis para la formación en temas de género al interior de la Televisión Cubana? ¿En qué momento estamos en ese sentido?
Yo diría que en un momento fatal. Creo que hace unos años hubo un avance, alguna comprensión en relación con esos temas. Pero el medio sigue siendo bastante machista. Todo el movimiento que se logró ante el llamado del Cenesex (Centro Nacional de Educación Sexual) y de su directora, Mariela Castro, para llevar debates importantes a la pantalla, no trajo, en el fondo, evolución real.
Cuando pasa el momento de la campaña, resurge el pensamiento machista, retrógrado, androcéntrico. Y se impone, que es lo peor. Incluso en el tema del respeto a la diversidad sexual, en el que no niego que ha habido avances importantes, el tratamiento sigue siendo forzado y ajustado a fechas, campañas.
Por eso hay que seguir capacitando, insistiendo. Quienes no quieren que las cosas cambien, están apostando a nuestro cansancio. Pero esa ola rompiendo contra el arrecife logra cosas.
Por eso yo hipoteco los primeros seis meses del año preparando un programa como 'Una calle y mil caminos', a pesar del trabajo que cuesta sacarlo al aire; pero le llega a las personas. Este verano pusimos una dirección de correo electrónico y estoy conmovida por las respuestas que hemos recibido.
Ese es mi aporte; también el trabajo con los estudiantes. No me importe lo que gane en dinero, o lo que sufra para conseguirlo. Yo sí creo en la gotica de agua, pero tiene que ser constante.

De la Redacción
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, agosto (SEMlac).- La científica mexicana Susana Aurora Magallón Puebla participa en el Proyecto eFLOWER, que reconstruyó el desarrollo de las flores durante los últimos 140 millones de años.
Magallón Puebla, investigadora del Departamento de Botánica del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), participó en este proyecto, en el que además estuvieron involucrados 36 expertos/as de 13 países.
El proyecto proporciona información acerca del avance temprano de las flores y los principales patrones de evolución entre todos los linajes vivientes del grupo. Uno de los productos más sorprendentes es un nuevo modelo de la flor ancestral que, de acuerdo con el estudio, era bisexual, con órganos femeninos (carpelos) y masculinos (estambres) y múltiples verticilos (círculos concéntricos) de órganos parecidos a los pétalos, en grupos de tres.
"Se trata de un esfuerzo sin precedentes, que combina información sobre la estructura de las flores, con datos actualizados sobre el árbol evolutivo de las plantas con flores (angiospermas), basado en secuencias de ADN. El árbol filogenético utilizado fue elaborado totalmente en la UNAM", se explica en un comunicado de prensa de la casa de altos estudios.
El trabajo proporciona datos innovadores de las fases iniciales de la evolución de las angiospermas y ofrece, por primera vez, un escenario simple para explicar la diversidad de formas florales. Los resultados ya fueron publicados en la revista Nature Communications.
Magallón comentó que se trata de los resultados de una colaboración internacional que llevó cerca de seis años; es un estudio original, que mostró una estructura floral totalmente inesperada: el hecho de que las partes florales estuvieran agrupadas en círculos concéntricos de tres órganos.
La investigación se fundamentó en modelos matemáticos para representar el desarrollo de ciertos atributos a través del tiempo y calcular la probabilidad de diferentes características en múltiples ancestros. Se utilizó la base de datos de atributos florales más grande jamás ensamblada. La coordinación, revisión y análisis de este logro requirió de un período de seis años y se incorporaron tres métodos analíticos, además de muchos modelos evolutivos.
Participaron 12 estudiantes avanzados de botánica de diferentes países, con sede en la Universidad de Viena, institución en la que codificaron la mitad de los datos.
La investigadora mexicana, coautora del estudio, recordó que estudios anteriores se hicieron con un número máximo de 80 especies, "y nosotros incluimos 800". Sin embargo, aún persisten muchas preguntas.
Las angiospermas, con al menos 300.000 especies vivientes, son el grupo más diverso de plantas en nuestro mundo. Incluyen casi todas las especies utilizadas por la humanidad como alimento, medicina y otros fines.
Surgieron hace unos 140 millones de años durante una etapa tardía en la evolución vegetal; desde entonces se han propagado de forma espectacular y nadie sabe exactamente cómo ocurrió ese proceso durante el Cretácico. Su origen y evolución temprana es uno de los grandes enigmas de la biología, al que Charles Darwin calificó de un "misterio abominable".

 

De la Redacción
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

México, agosto (SEMlac).- La doctora María del Sol García Ortegón y su equipo de trabajo realizó por primera vez en una institución mexicana un trasplante de corazón, informó el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).
En un comunicado de prensa, el (ISSSTE) afirma que con esta intervención quirúrgica el Centro Médico Nacional (CMN) "20 de Noviembre" de esta entidad se colocó a la vanguardia al ser la primera institución en México en realizar un trasplante de corazón en manos de la médica cirujana María del Sol García Ortegón, cuyo equipo efectuó en cuatro horas la operación que le dio una nueva esperanza de vida a Enedina Solís Jiménez, de 37 años, residente de Naucalpan, Estado de México.
En conferencia de prensa, la doctora García Ortegón y el jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca, Guillermo Díaz Quiroz, explicaron las innovaciones y programas con los que cuenta este servicio, además de destacar que ellos dos son los primeros médicos en México certificados en Cirugía de Corazón Robótica.
Tras recibir un reconocimiento, García Ortegón detalló que el procedimiento al que fue sometida Enedina Solís tuvo lugar el 11 de julio, a una paciente con miocardiopatía dilatada idiopática (insuficiencia cardiaca de tipo terminal), cuyo origen es desconocido, enfermedad que ya no le permitía realizar sus actividades cotidianas como caminar sin fatigarse y sin presentar dolor en el pecho.
Enedina Solís Jiménez, contadora y madre de una niña de cuatro años, pudo acceder a un trasplante de corazón luego de que el Instituto Nacional de Neurocirugía notificara al ISSSTE sobre la disponibilidad de donación de este órgano. Enedina tendrá que seguir con su tratamiento cardíaco y someterse a estudios médicos de evaluación permanente.
"El 11 de julio el ISSSTE accedió a una donación múltiple, lo que también permitió que por primera vez en la historia el CMN '20 de Noviembre' efectuara trasplantes de corazón y de hígado al mismo tiempo, convirtiéndonos en pioneros, junto con el Centro Médico Nacional "La Raza" del IMSS, en ejecutar estos dos procedimientos simultáneamente en México en este año", dijo la doctora García Ortegón.
"Cuando nos notifican de la posibilidad de obtener un corazón a través de una donación, revisamos la compatibilidad con los pacientes candidatos y nos dimos cuenta que era una oportunidad perfecta para Enedina y procedimos a observar que el protocolo estuviera completo, llamamos por teléfono a su esposo para notificarle la noticia y en una hora llegó al hospital para comenzar la cirugía", narró García Ortegón.
Por su parte, José Alberto Muñoz, esposo de Enedina y profesor de matemáticas en una escuela secundaria, externó su agradecimiento al equipo médico del ISSSTE encabezado por la García Ortegón. "Ha sido un milagro, mi esposa ha vuelto a nacer. La atención en el Instituto es de alta calidad, humana y amable".
Durante dos años de espera para recibir el trasplante, Enedina recibió atención médica multidisciplinaria del ISSSTE con el apoyo de cardiólogo, especialista en insuficiencia cardiaca y electrofisiólogo, así como del servicio de psiquiatría, nefrología, gastroenterología, entre otras áreas para estar en las mejores condiciones al momento de la recepción del nuevo órgano.
La paciente deberá acudir periódicamente a revisión médica, así como a rehabilitación cardíaca para reestablecer su condición física. La doctora García Ortegón destacó que en aproximadamente unos tres meses Enedina podrá realizar sus actividades cotidianas de manera normal, acompañada de medicamentos inmunosupresores.
Enedina, originaria del estado de Hidalgo, afirmó que después de la operación siente mucha felicidad aunque al principio no entendía "por qué tiene que morir alguien para que yo viva"; sin embargo, espera recuperarse pronto porque su hija la está esperando.
El jefe del Servicio de Cirugía Cardiovascular y encargado del programa de trasplante cardiaco del CMN, Guillermo Díaz Quiroz, apuntó que este servicio reactivó el programa de asistencia circulatoria para aquellos pacientes que se encuentran en espera de un corazón, lo que puede ser un soporte para ellos de 15 a 102 días.
En representación del director general del ISSSTE, José Reyes Baeza Terrazas, la jefa de Servicios del Centro de Estudios y de Apoyo para la Mujer (CEAM), Laura Liselotte Correa, entregó un reconocimiento a la García Ortegón por ser la primera cirujana en realizar trasplante cardíaco en México.
La doctora García Ortegón es parte de las 17 cirujanas en México certificadas por el Consejo Nacional de Cirugía de Tórax, de un total de 500 médicos y es integrante distinguida de la mesa directiva. 

 


Por Gloria Analco
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, noviembre (SEMlac).- Ahora yo sé que todavía no hemos roto ese cielo raso de cristal, pero algún día alguien lo hará, y yo espero que sea más pronto de lo que nos imaginamos.
Vestida con el color morado, en señal de dolor y luto como se expresa en la tradición cristiana, Hillary Clinton dijo además: "Esto es algo doloroso y lo será por largo tiempo".
Hillary se dirigió a su staff, partidarios y los medios durante la mañana del miércoles 9 de noviembre, después de guardar silencio tras su derrota electoral, y no se presentó a su sede en la madrugada -como es la tradición-, donde era esperada por miles de sus seguidores.
Era la primera vez que aparecía en público, después de reconocer su derrota a Donald Trump, vía telefónica, en las elecciones.
La excandidata demócrata a la Presidencia de los Estados Unidos dijo, al dirigirse a ellas y ellos, que le dieran a Donald Trump "la oportunidad de liderar nuestra democracia constitucional con una mente abierta".
Sostuvo que Estados Unidos "está mucho más dividido de lo que habíamos pensado", en referencia a que la votación estuvo muy reñida y hasta ese momento en que hablaba, ella llevaba la delantera en el voto popular -la suma total de votos- y Trump en el voto electoral que fue lo que contó para ser el inquilino de la Casa Blanca.
"Pero yo todavía creo en los Estados Unidos y siempre creeré en nuestro país, y si lo hacemos debemos aceptar este resultado y mirar hacia el futuro", recalcó la ex secretaria de Estado.
"Felicité anoche a Donald Trump y le ofrecí trabajar con él por nuestro país", empezó diciendo Hillary en tono pausado, quien llegó acompañada de su esposo el ex presidente Bill Clinton y su hija Chelsea.
"Espero que él sea un presidente con éxito, lo deseo por todos los estadounidenses", agregó.
Reconoció que el resultado de las elecciones "no era el desenlace que queríamos y por el que trabajamos tanto", y añadió: "Siento mucho que no hayamos ganado estas elecciones por los valores que tenemos".
Dijo que sentía mucho orgullo y gratitud por la "maravillosa campaña" en la que habían trabajado juntos, y sostuvo que el haber sido su candidata "ha sido uno de los mayores honores de toda mi vida".
"Yo sé que se sienten desalentados porque obviamente yo me siento igual, así como decenas de millones de estadounidenses que habían invertido sus sueños y esperanzas en mi candidatura", señaló.
Agradeció a todas las mujeres que la acompañaron, en especial a las más jóvenes por haber puesto su fe en su campaña y en su persona. "Quiero que sepan que nada me ha dado mayor orgullo que ser su paladín".
Y también a todas las niñas que están viendo esto les dijo que "nunca duden de que ustedes son valiosas, poderosas y que se merecen todas las oportunidades del mundo para perseguir y lograr sus propios sueños".

 


De la Redacción
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, noviembre (SEMlac).- Judith Calderón Gómez, presidenta de la Casa de los Derechos de Periodistas, afirmó que la Medalla Omecíhuatl 2016 da aliento y esperanza a las mujeres que la reciben porque "nosotras realizamos las tareas con esmero y pasión, no esperamos premios".
La periodista y también dirigente del Sindicato Independiente de Trabajadores de La Jornada (Sitrajor) recibió la medalla que otorga el gobierno de la Ciudad de México y que entregó la directora del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres de la CDMX), Teresa Incháustegui. Dijo que la distinción la enorgullece porque rescata de la visión de nuestros ancestros "de que la forma femenina y masculina tienen una participación equivalente".
Calderón Gómez agradeció a su familia y en especial a su hijo Alejandro "que me hace pensar en los jóvenes, en el compromiso que tenemos los adultos de luchar para dejar a las futuras generaciones un país mejor".
La periodista especializada en visibilizar la problemática de la niñez mexicana hizo un recuento de su trabajo, al que le imprimió un sentido humano, gracias al énfasis que en ello puso su maestro Rubén Ortiz Frutis.
Judith Calderón Gómez hizo un recuento de su trabajo periodístico y de cómo se violentaron sus derechos humanos, "niñez que en situación de calle, es fuerte como el acero, pero frágil como el cristal".
Dijo que narrar esas vivencias le permitió llevar esas historias a las primeras planas del diario La Jornada, labor que la hizo merecedora del Premio de Periodismo por la Infancia, que otorga el Centro Mexicano por los Derechos de la Infancia (CEMEDIN).
Calderón Gómez también ha sido una periodista de la condición social de las mujeres, miró, según dijo, en primera fila, lo que pasan las mujeres en prisión.
Recordó que como reportera de la sección policiaca cubrió el asesinato de la periodista Elvira Marcelo Esquivel, muerta de un balazo en la calle de Balderas, mientras iba acompañada de otros dos reporteros. "Pude descubrir que el policía preso no era el que disparó, no coincidían la estatura, el color de piel y los rasgos con lo que describieron los acompañantes de Elvira".
En ese sentido, Calderón Gómez lamentó que nadie investigue los asesinatos de periodistas que enlutan tantos hogares, que colocan a México como el país más peligroso para el ejercicio del periodismo en América Latina. Recordó que el año pasado fueron 12 las víctimas, tres de ellas mujeres.
"Es por la violencia que hay en el país y las agresiones al gremio que llevamos años luchando porque se respete la libertad de expresión, porque atacar a un periodista no lesiona solo al reportero y su familia, dejan a la sociedad desinformada, sin el derecho a conocer lo que ocurre".
Estas batallas y muchas otras las damos a diario, mujeres y hombres en diferentes foros. En La Jornadadiariamente refrendamos el compromiso de garantizar que este medio vea la luz para dar voz a quienes no la tienen, agregó.
Pese a todo, señaló que al ejercer el periodismo, tenemos una gran responsabilidad con las y los jóvenes, por las próximas generaciones que merecen un país en paz donde se destinen recursos principalmente a educación y salud. Estamos por un nuevo amanecer, concluyó.
La Medalla Omecíhuatl, en su edición XVII, también fue entregada a: María Guadalupe Adriana Ortega Ortiz, Aurora Teresa Hevia, Amelia Dominga Hernández, Claudia Colimoro, Lina Rosa Berrio Palomo, Meritzel Calderón Vargas, Gabriela Soraya Vásquez, Rosa María Ortiz Martínez, Amalia Pérez Vásquez, Ana Victoria Jiménez, Gabriela Serralde, Mónica Mayer, Lucero Circe López Río Frío, Martha Angélica Tagle, Larisa Ortiz Quintero.

Por Soledad Jarquín Edgar
(
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, octubre (SEMlac).- La periodista Sara Lovera López afirmó aquí que su trabajo durante los 47 años de vida profesional consistió en retratar la vida de miles de mujeres que sufren violencia, horrores y sangre que los medios de comunicación no reflejan.
Al recibir el Premio Nacional de Periodismo en la categoría de Trayectoria, el pasado 14 de octubre, la periodista, directora de la plataforma informativa SemMéxico, agradeció al Consejo Ciudadano, conformado por instituciones académicas y asociaciones del país, y al jurado, por dignificar el periodismo, dijo, al referirse a la tarea que durante más de cuatro décadas ha hecho, un trabajo cotidiano, de la vida diaria de las mujeres.
Ante integrantes del Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo y de miembros del jurado que recibieron también un reconocimiento, Lovera señaló que los grandes medios siguen hablando de la sangre y el horror, pero no de la sangre y el horror que viven miles de mujeres amenazadas, controladas por hombres que les toman sus vidas y no las dejan respirar, a pesar de tener una docena de hijos e hijas, un montón de trastes que lavar y ropa amontonada.
Trabajo invisible que, aseguró más adelante, representa 27 por ciento del Producto Interno Bruto, aportado por mujeres ocultas detrás de una puerta.
En su tarea, como militante feminista, ha usado el periodismo como el mecanismo fundamental para hablar de las mujeres, para que la ciudadanía conozca y que ellas sepan de sus derechos.
Las mujeres llegan a los grandes medios de vez en vez, siempre y cuando esté involucrado en un caso de violencia contra ellas, un político, señaló.
"No he hecho cosas muy brillantes", reiteró Lovera, quien hizo un repaso breve de cómo puso en los grandes medios en la década de sesenta, setenta y ochenta, temas por los que "nadie temblaba", como la muerte de cientos de mujeres que abortaban en consultorios clandestinos.
Luego hizo un recuento de sus "cosas pequeñas": se refirió a las Violadas del Sur, el drama vivido por 19 jóvenes violadas por policías federales al sur de la capital mexicana. 
En tono sarcástico, señaló: "eso me hubiera hecho, entonces, un ícono de los derechos humanos", es decir, explicó más tarde, hubiera merecido ser protegida porque las revelaciones noticiosas de entonces llevaron a la cárcel a algunos de los entonces escoltas del procurador Javier Coello Trejo.
También recordó su investigación larga sobre las costureras de los talleres clandestinos en el centro de la ciudad de México que murieron aplastadas por el peso de la corrupción, tras el terremoto de 1985.
Y otro trabajo, de esos que dice sencillos, la investigación de cuatro generaciones de mujeres que perdieron a sus parejas en las minas de carbón en Coahuila, y que además terminó en un video documental denominado Las viudas del carbón.
Sara Lovera, quien se hizo periodista a finales de los sesenta, luego de egresar de la Escuela de Periodismo Carlos Septién, recordó que entonces eran pocas mujeres, pero que ella desde el primer momento encontró en el periodismo feminista, su periodismo, una forma de poner la otra realidad.
Dijo que también, durante mucho tiempo, llamó a las informadoras del país a unirse a esa causa, pero le faltó más tiempo para logarlo y llamó a los y las periodistas de México a poner el ojo en las miles de desaparecidas, en la violencia contra las mujeres, en el matrimonio infantil que, como el embarazo adolescente, les siguen robando los derechos a las niñas y adolescentes mexicanas. Bastaría con hacer un buen reportaje a quienes están detrás de cada hecho.
En total fueron ocho premios los entregados, cinco de ellos para mujeres y cuatro para hombres, ya que el de Noticia fue compartido entre Zorayda Gallegos y Silber Meza, quienes publicaron en el diario El Universal el texto "Expediente Ayotzinapa".
En el rubro de Reportaje de Investigación, el premio fue otorgado a Laura Castellanos, por el trabajo "Fueron los federales", publicado por el portal Aristegui Noticias, la revista política Proceso y la cadena televisivaUNIVISIÓN. En su momento, Castellanos denunció la censura por razones político-electorales que sufrió su trabajo en El Universal, que inicialmente le había encomendado el trabajo.
En Divulgación científica y cultural, el premio correspondió a Pilar Sánchez y el equipo de producción del Instituto Morelense de Radio y Televisión, con el trabajo "Nicte-Ha Bandula", una tarea por la defensa de los derechos de las niñas y los niños.
El premio a la mejor Crónica fue para Ana Emilia Felker Centeno por su texto "El último viaje: Luis y Juan Villoro", publicado en La Ciudad de frente
En Caricatura volvió a ganar Darío Castillejos Lázcares con "La verdad histórica", publicado por el diario El Imparcial de Oaxaca. Guillermo Rivera Vázquez fue el ganador en la categoría Entrevista, con el trabajo "José Agustín: a day in the life", publicado por la revista Emeequis y, en fotografía, se otorgó el reconocimiento a Enrique Rashide, de Cuarto Oscuro. 
Durante la ceremonia, la presidenta del Jurado Calificador, Guadalupe Hortensia Mar Vásquez, reconoció el trabajo del Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo, encargado desde hace 15 años de que las decisiones de los mejores trabajos periodísticos dejaran de ser exclusivos de una esfera del poder y formaran parte de un reconocimiento de la sociedad a la calidad del trabajo periodístico.
Señaló que la selección de los ocho premios que se entregaron fueron elegidos entre 1.345 que fueron enviados desde todo el país, la mayor cantidad de trabajos, muchos de ellos de gran calidad, en respuesta a la sociedad, al esfuerzo democratizador de la sociedad civil, alentador para el momento de crisis y violencia que vive el país, que ha provocado tan solo en Veracruz el asesinato de 19 periodistas, siete desaparecidos y una más que ha tenido que salir de esa entidad para salvar su vida. Pese a ello, el gremio periodístico se ha crecido ante la adversidad.
El Premio Nacional de Periodismo, que nació en 1975 como iniciativa del gobierno federal, se volvió en 2001 un premio ciudadano, como una forma de reconocer a quienes buscan incansablemente la verdad.
Desde entonces 175 periodistas, mujeres y hombres, han sido reconocidos, dijo al final del acto el presidente del Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo, Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla.
Cada una de las ganadoras y ganadores recibieron la escultura del Águila del artista plástico Juan Soriano.

México, octubre (SEMlac).- Judith Calderón Gómez, presidenta de la Casa de los Derechos de Periodistas, A.C. (CDP), fue galardonada con la Medalla Omecíhuatl 2016, otorgada por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), por su trabajo en favor del ejercicio de los derechos humanos de las mujeres y la igualdad de género.
El organismo reconoció el aporte de Calderón Gómez en el ámbito del desarrollo humano, al reafirmar la identidad de las mujeres constructoras y luchadoras por una sociedad con igualdad de derechos y oportunidades.
Judith Calderón Gómez trabajó en el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), en el periódico UnomásUno, fue fundadora del diario La Jornada, en éste cubrió la fuente policiaca y obrera.
Se ha especializado en temas de la niñez y derechos humanos de las mujeres; por sus reportajes sobre la situación de los niños en México, Brasil, Argentina y Guatemala, CEMEDIN le otorgó el Premio Nacional de Periodismo por la Infancia.
También publicó el libro "Infancia sin Amparo", una coedición de editorial Grijalbo-La Jornada. En el marco del LXIII Aniversario del Sufragio Femenino en México, Inmujeres-CDMX la premiará en la categoría: "Por su destacado impulso a la participación política de las mujeres en diferentes ámbitos del país".
La medalla le será otorgada el próximo 26 del presente mes.

Por Soledad Jarquín, Gabriela Ramírez y Juana María Nava
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.), 
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) y (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, septiembre (SEMlac).- La periodista mexicana Sara Lovera López ganó el Premio Nacional de Periodismo 2015 en la categoría de Trayectoria, según dio a conocer el jurado calificador del Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo.
Sara Lovera ha merecido el reconocimiento por su trabajo a favor del derecho de las mujeres a ser visibilizadas en los medios de comunicación, tarea a la que le ha empeñado más de la mitad de su vida, en la que ha sido maestra y formadora de dos generaciones de periodistas mexicanas, latinoamericanas y europeas.
La actual directora de la plataforma informativa SemMéxico tiene 47 años en la profesión y ha entrevistado a personajes importantes de este país y también del contexto internacional, aunque su tarea más trascendente fue darle voz a las mujeres, con y sin poder, en el llamado Periodismo de Género o Periodismo Feminista, lo que cambió sin duda el modo de hacer periodismo en México.
Egresada de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, más tarde se convirtió en la primera mujer en ingresar a la Escuela de Agricultura de Chapingo, en 1970, para estudiar Comunicación Agrícola.
Cuando decidió estudiar periodismo, en su casa la dejaron hacerlo con la condición de que, al mismo tiempo, estudiara otra carrera, "una verdadera profesión". Por las tardes iba a la Escuela de Periodismo Carlos Septién García y en las mañanas estudiaba Trabajo Social en la Escuela Técnica número 7, las dos al mismo tiempo hasta concluir ambos estudios.
Su labor profesional comenzó a los 19 años en la redacción del diario El Día, donde tomó órdenes de información, los "asuntos en curso" y notas por teléfono. Pronto saltó a la calle, a reportear; así fue como entrevistó, en diciembre de 1968, a David Alfaro Siqueiros, quien anunció la construcción del Poliforum. En ese mismo año cubrió la creación de la Asociación de Mujeres Periodistas y Escritoras (AMMPE). 
En su larga carrera periodística ha colaborado, además, con otros diarios como CruceroCanal 13/Imevisión en diversos noticiarios, en el Canal Once de TV contribuyó en la creación del noticiero El Mundo a las 8, participó incluso en el suplemento infantil del diario Ovaciones, hizo reportajes especiales para El Nacional; en el Unomasuno; es fundadora de La Jornada, donde laboró por14 años y fundó el suplemento feminista La Doble Jornada, el cual dirigió durante sus 11 años de existencia.
Más tarde fundó, con otras periodistas, la asociación civil Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), que a la postre se convirtió en una agencia de noticias.
Sara Lovera fue la jefa de prensa del Año Internacional de la Mujer (1974-1975) y con el tiempo consolidó lo que se afirma le puso la "a" a las noticias. Su primera entrevista de género la hizo a Lolita Lebrón, independentista puertorriqueña que pasó por México tras ser liberada por el entonces presidente estadounidense Jimmy Carter.
Así, Sara Lovera empezó a construir su nueva vida, que estaría siempre enmarcada por su pasión: el periodismo, y por una persistencia: las mujeres.
Entre las muchas historias de las mujeres visibilizadas por Sara Lovera destacan la tragedia vivida por las costureras en la capital mexicana tras el sismo de 1985. Pese a ser sepultadas por toneladas de escombro, la periodista sacó a la luz sus condiciones infrahumanas de trabajo, la corrupción y el abandono gubernamental.
Años más tarde investigó lo que se llamó Las Viudas del Carbón, que documenta los accidentes mineros de los últimos 100 años y que concluyó en un documental dirigido por Rosario Novoa.
A lo largo de los últimos 30 años, emprendió la tarea de enseñar a las otras, sus iguales, el periodismo de la condición social de las mujeres.
Ha sido corresponsal del Servicio Especial de Noticias (SEM) desde 1978. Actualmente es la coordinadora regional de la agencia Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe, SEMlac, resultado de SEM, y en marzo de 2015 impulsó la construcción de una nueva plataforma informativa, ligada a SEMlac, llamada SemMexico (www.semmexico.org).
Ha colaborado en la formación de otras agencias como AmecoPress, en la ciudad de Madrid, España. En 2014 comenzó la serie de TV Techo de Cristal que produce la Dirección General de Televisión Educativa (DGTV).
Es también una férrea defensora del derecho a la información y la libertad de expresión, trabajo que desarrolla desde la Casa de los Derechos de Periodistas.
Tiene publicados diversos libros, entre ellos: Policías violadores, violadores policías, referido a la violación de 19 jóvenes en la Ciudad de México por la escolta personal de Javier Coello Trejo, el Fiscal de Hierro; Las alzadasy más de 30 publicaciones.
En su vida tiene más de 30 reconocimientos y premios, entre los que destacan el Hermila Galindo de la Comisión de Derechos Humanos de Distrito Federal, la medalla Josefa Ortiz de Domínguez y la nominación al Premio Nobel de la Paz entre otras 1.000 mujeres del mundo en 2005.
Sara Lovera, ganadora del Premio Nacional de Periodismo 2015, sostiene que la propuesta es relatar los hechos que el periodismo tradicional no considera noticia.

Por Soledad Jarquín Edgar
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
)

México, junio (SEMlac).- Dora Villalobos Mendoza recibió el "Reconocimiento a la Trayectoria Profesional en Comunicación" que el pasado jueves 23 otorgó la Asociación de Periodistas Comunicadores por la Unidad y el Senado de México.
Villalobos Mendoza es periodista nacida en Chihuahua, tiene más de tres décadas de ejercicio profesional y es autora del libro Siguen Buscando Justicia, en el que recrea el levantamiento en el cuartel Madera, realizado hace 50 años.
Esa tarde la también integrante de la Red Nacional de Periodistas y colaboradora de SEMlac en este país, recibió un reconocimiento más a su trayectoria en la que ha sido reportera de prensa, radio y televisión y es actualmente la directora y conductora del programa de televisión con perspectiva de género Ecos de Mirabal, que se transmite en la capital del estado de Chihuahua.
Dora Villalobos es integrante del Colegio de Periodistas de Chihuahua, del que fue su presidenta y una de las fundadoras.
En 2014 recibió también el Premio Chihuahua de Periodismo y el reconocimiento otorgado por el Congreso local como Chihuahuense destacada, en la categoría Feminista destacada "Diana Álvarez Martínez".
Dora Villalobos nació en Ojinaga, Chihuahua, en 1980 se trasladó a la capital de esa entidad para estudiar en la Escuela Libre de Psicología, incorporada a la Universidad Autónoma de Chihuahua, en donde egresó en 1984. Desde muy joven se incorporó al periodismo como correctora en el diario El Heraldo de Chihuahua y más tarde colaboró en El Norte, trabajo que le permitió costear sus estudios en Psicología. Fue reportera del diario Heraldo desde 1987.
Más tarde, en el año 2000 se recibió como licenciada en Periodismo y en 2005 estudió una Maestría en Comunicación Política y Marketing Electoral, por la Universidad Pompeu Fabra de España, en colaboración con la Universidad Autónoma de Chihuahua.
Desde 1985 ha incursionado en el periodismo desde la perspectiva de género.

SemMéxico. 26 abril 2016.- ¿Quién es la mujer que aparecerá en los billetes estadounidenses? Es una pregunta común tras el anuncio hecho hace unos días de que la imagen de Harriet Tubman será colocada en las monedadas de papel del vecino país del norte.

Harriet Tubman, nacida como Araminta Ross (1820-9 de marzo de 1913), fue una luchadora por la libertad de los afroamericanos esclavizados en Estados Unidos. Tras escapar de la esclavitud, realizó trece misiones de rescate en las que liberó a cerca de setenta esclavos utilizando la red antiesclavista conocida como ferrocarril subterráneo.

Posteriormente, ayudó a John Brown tras su toma del arsenal de Harpers Ferry, y después de la guerra, luchó por conseguir el sufragio para las mujeres.

Nació en esclavitud en el Condado de Dorchester, Maryland. Durante su niñez fue apaleada y golpeada con látigo por varios de sus propietarios. Siendo adolescente, sufrió una fuerte herida en la cabeza cuando uno de sus propietarios la alcanzó accidentalmente con un objeto pesado que había lanzado contra otro esclavo.

Como consecuencia de la herida, sufrió ataques cerebrovasculares, dolores de cabeza, visiones y episodios de hipersomnia a lo largo de toda su vida. Devota cristiana, atribuía sus visiones y sueños a premoniciones divinas.

En 1849, Tubman escapó a Filadelfia. Tras ello, regresó inmediatamente a Maryland para rescatar a su familia. Poco a poco, fue sacando del estado a sus diversos parientes, en ocasiones guiando personalmente a docenas de esclavos hacia la libertad. Viajando de noche y en extremo secreto, Tubman (o «Moisés», como era llamada) «nunca perdió un pasajero».

A lo largo de los años se ofrecieron diversas recompensas por la captura de los esclavos huidos, pero nunca se supo que Harriet era quien estaba ayudándolos. Cuando la Ley contra los esclavos fugitivos se aprobó en 1850, ayudó a muchos esclavos a huir hacia Canadá.

Rit, la madre de Harriet, luchó para mantener la familia unida pero la esclavitud lo impidió. Edgard Brodess vendió a tres de sus hermanas (Linah, Mariah Ritty y Soph), separándolas de la familia para siempre. Cuando un comerciante de Georgia propuso a los Brodess la compra del menor de los hijos de Rit (Moisés), ésta le escondió durante un mes ayudada por otros esclavos y negros libres de la comunidad, e incluso llegó a enfrentarse directamente con su propietario por la venta.

Finalmente, cuando Brodess y el comerciante de Georgia fueron a los alojamientos de los esclavos para llevarse al niño, Rit les amenazó directamente con “abrirles la cabeza”. Brodess se retractó de su idea y abandonó la venta.

Los biógrafos de Tubman coinciden en la idea de que este episodio influyó directamente en ella haciéndola creer en sus posibilidades de rebelarse frente a la esclavitud.

Como su madre fue asignada como criada a la casa del patrón, desde niña Harriet tuvo que cuidar de un hermano menor y de un bebé. A la edad de seis años, la empleó como niñera una mujer de nombre «Miss Susan». A Tubman se le encomendó la misión de vigilar a un bebé mientras este dormía. Si el niño se despertaba llorando, Tubman era azotada con el látigo. Las cicatrices ocasionadas la dejarían marcada de por vida.

Siendo adolescente, Tubman fue a un almacén de telas para recoger suministros, ahí recibió un golpe en la cabeza con una pesa de un kilogramo, a partir de entonces empezó a sufrir mareos y, en ocasiones, a desmayarse, episodios que fueron alarmando a su familia.

En 1844, Harriet se casó con un hombre negro libre llamado John Tubman. Aunque no se sabe mucho de él o de su vida juntos, la unión fue complicada debido a su estatus de esclava. Ella cambió su nombre de Araminta a Harriet tan pronto se casó, aunque la fecha exacta se desconoce.

En 1849, Tubman volvió a enfermar, por lo que su valor como esclava volvió a disminuir. Edward Brodess intentó venderla por este motivo pero no encontró ningún comprador. Al poco tiempo Brodess murió, su viuda también inició la venta de esclavos, por lo que ella decidió huir a pesar de los esfuerzos que hizo su marido para disuadirla, pero ella consideraba que solo tenía dos caminos: libertad o muerte.

Tubman escapó junto a sus hermanos Ben y Henry el 17 de septiembre de 1849, para entonces ya había sido vendida. Por lo que Eliza Brodess al detectar su ausencia publicó un anuncio en el Democrat, ofreciendo cien dólares por cada esclavo devuelto. Sus hermanos decidieron volver.

Ella volvería a escapar sola. La ruta utilizada por Tubman para su huida no se conoce con exactitud, de lo que si se tiene constancia es que utilizó la red conocida como ferrocarril subterráneo.

Este sistema informal pero bien organizado estaba formado por negros libres, blancos abolicionistas y activistas cristianos. Muchos de sus miembros pertenecían a la Sociedad Religiosa de los Amigos, a menudo llamados cuáqueros.

La zona de Preston cercana a Poplar Neck en el Condado de Caroline, Maryland contaba con una importante comunidad cuáquera, y fue probablemente el primer lugar donde Harriet paró durante su huida.

Desde allí es probable que tomara una ruta bastante común en las huidas de esclavos: hacia el noroeste atravesando Choptank River y Delaware y luego hacia el norte para entrar en Pensilvania. Un viaje de casi noventa millas (145 kilómetros) que, realizado a pie, podía durar entre cinco días y tres semanas. El peligroso viaje obligó a Tubman a viajar de noche, guiada por la Estrella Polar, para evitar a los cazadores de esclavos.

Los guías del ferrocarril subterráneo utilizaban diversas instalaciones para esconder a los fugados, como las conocidas “Casas Seguras”, que pertenecían a blancos abolicionistas.

Cuando llegó a Pensilvania sintió una mezcla de alivio y emoción. Años después, al recordar la experiencia, dijo: “Cuando supe que había atravesado la frontera, miré mis manos para comprobar si seguía siendo la misma persona. El sol con sus rayos dorados atravesaba los árboles y caía sobre los campos y yo sentí que estaba en el cielo”.

En diciembre de 1850, Tubman fue informada de que su sobrina Kessiah iba ser vendida (junto a sus dos hijos, James Alfred de seis años y la recién nacida Araminta) en Cambridge, Maryland. Horrorizada por la posibilidad de que su familia quedara rota, Tubman hizo algo que pocos esclavos solían hacer: voluntariamente regresó a la tierra de su esclavitud.

Fue aBaltimore donde su cuñado Tom Tubman, la escondió hasta el momento de la venta. El marido de Kessiah un hombre negro libre llamado John Bowley, realizó una puja por su mujer. Posteriormente cuando él preparaba el pago, Kessiah y sus niños se escondieron en una “Casa segura” cercana. Cuando llegó la noche, Bowley embarcó a su familia en una canoa y navegaron sesenta millas hasta Baltimore, desde donde Tubman llevó a la familia hasta Filadelfia.

La siguiente primavera regresó a Maryland para guiar hacia la libertad a otros miembros de su familia. En este segundo viaje ayudó a escapar a su hermano Moisés y a dos hombres no identificados. En ese tiempo Tubman trabajaba con el abolicionista Thomas Garrett en Wilminton, Delaware; y comenzó a ser conocida como Moisés (Moisés), en alusión al profeta que guió a los hebreos hacia la libertad.

Debido a la legislación existente, el norte de Estados Unidos se había convertido en una zona cada vez más peligrosa para los esclavos huidos, por ello muchos comenzaron emigrar hacia Canadá. En diciembre de 1851, Tubman guio hacia ese país, a un grupo de once fugitivos- entre los que posiblemente se incluía la familia Bowleys. Existen evidencias para afirmar que en su viaje el grupo se alojó en la casa del abolicionista Frederick Douglass.

Durante once años Tubman regresó una y otra vez al Eastern Shore de Maryland, rescatando alrededor de setenta esclavos, incluyendo a sus otros tres hermanos (Henry, Ben, y Robert), sus mujeres y algunos de sus hijos. Además proporcionó instrucciones precisas para facilitar la huida de entre cincuenta y sesenta esclavos que escaparon hacia el norte.

A pesar de los esfuerzos de los cazadores de esclavos, Tubman nunca fue capturada. Años más tarde declaró: “fui guía del ferrocarril subterráneo durante ocho años, y puedo decir algo que no todos los guías pueden hacer, y es que yo no perdí ningún pasajero”.

Una de sus últimas misiones consistió en recuperar a sus padres.

Su rostro en billete

El Departamento del Tesoro de ese país anunció que Harriet Tubman sustituirá en esos billetes al séptimo presidente del país, Andrew Jackson, responsable de firmar e implementar la ley que forzó a las tribus indígenas a abandonar sus tierras.

Esta decisión convertirá a Tubman en la primera mujer en más de un siglo en aparecer en alguna moneda en curso de EE.UU.

En abril de 2015, un grupo de defensa de la igualdad de género llamado Women on 20s propuso a varias candidatas para reemplazar a Jackson, entre las que se encontraba Tubman.

También figuraban la activista de los derechos humanos Rosa Parks, la pionera en el control de natalidad Margaret Sanger y la luchadora por el derecho al voto de las mujeres Susan B. Anthony.

El Tesoro anunció este miércoles que otras líderes por el derecho al voto y activistas de derechos civiles formarán parte de las nuevos diseños de los billetes disponibles a partir de 2020.

Murió a los 91 años en la ciudad de Auburn, en Nueva York.

Página 1 de 4
Volver