Violencia de género

Violencia de género (471)

 

  30 de noviembre de 2016  
 
 
               
           
  6 DÍA
DE ACCIÓN
     
 
De la paz en el hogar a la paz en el mundo: 
aseguremos la educación de todos y todas
     
 
16 ideas 
para 16 días

La campaña de 2016 invita a todas las organizaciones a organizar alguna actividad durante cada uno de los 16 días. Para ello, sugieren una serie de ideas:
Día 6:
¡Sea visible! 

Envíe su iniciativa a:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
     
 
 
     
 
¿Quiénes somos?
 
 
El Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac) tiene su origen en 1978 como una iniciativa de la UNESCO para darles voz a las mujeres periodistas. SEMlac sigue siendo hoy un proyecto de comunicación con perspectiva de género. Somos una red de periodistas promoviendo "una mirada diferente a la información".
 
     
 
 
     
 
Biblioteca Digital
 
     
 
"Acoso sexual en el trabajo: otro mecanismo de discriminación y violencia hacia las mujeres", por Dalia Virgilí Pino, Mujeres Emprendedoras, diciembre de 2014.

"Palabras que duelen y perpetúan la violencia",Mujeres Emprendedoras, noviembre de 2014.

Solicitudes a:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
     
 
 
     
 
Directorio 
de Mujeres 

Una iniciativa de SEMlac para ampliar la presencia de la mujer en los medios de comunicación.
Para sumarse, envíe sus datos a
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Nombre, Especialidad, Institución, Publicaciones (incluir fecha de edición) u otro tipo de obra, Temas de interés, Localización, 
E-mail.
 
     
 
 
     
 
Servicios
 
     
 

Solicite nuestros servicios digitales gratuitos:
- Materiales y noticias de SEMlac
- Servicio Digital Semanal de SEMlac
- Servicio Mensual Mujeres Emprendedoras
- Servicio Mensual No a la Violencia
- Servicio Mensual Género y Comunicación


Inscríbase en:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
     
 
     
         
 

Nada justifica la violencia hacia mujeres y niñas 
Por Sara Más / Foto: SEMlac

La violencia hacia las mujeres y las niñas no es natural, se aprende. Por eso es posible trabajar por cambios que ayuden a prevenir, atender y eliminar ese problema de salud, social y de derechos humanos que ocurre dentro y fuera de casa y que provoca daños directos e indirectos a la vida de muchas, diariamente.
Pero desmontar mitos, falsas creencias y relaciones de poder ancestrales que sostienen el maltrato machista no es tarea sencilla.
“No se cambia en un día, pero cada día puede significar un paso de avance si se entiende la dimensión del ahora”, considera la psicóloga Mareelén Díaz Tenorio, subdirectora del Centro Oscar Arnulfo Romero, quien abunda en mitos, desafíos y salidas frente a la violencia machista.

¿Por qué se dice que la violencia hacia las mujeres y las niñas está naturalizada y se ve como algo normal?
Porque esa violencia está anclada, se sostiene y reproduce en construcciones culturales constituidas a lo largo de siglos. Se trata de la convivencia en sociedades que han fraguado sus relaciones humanas en asimetrías y jerarquías de poder impuestas y basadas en la primacía de lo masculino con características particulares. 
Las sociedades se organizan, estructuran y generan espacios de socialización y aprendizaje (familia, escuela, grupos de pares o coetáneos, organizaciones sociales y comunitarias, centros laborales, instituciones religiosas, medios de comunicación social, etc.) desde etapas tempranas de la vida, en los que se asigna un modo de ser hombre y mujer como los más “válidos”, condicionando desigualdades. Así, al hombre se le adjudica poder y capacidad para decidir sobre las más disímiles cuestiones de la vida de la mujer, su salud, su cuerpo, su tiempo, formación, recursos y sobre sus ingresos; la capacidad para descubrir y aventurarse; su trabajo es visible y genera remuneración económica; tienen la propiedad sobre los objetos y los recursos, deben tomar las decisiones.
Mientras, a la mujer se le adjudica subordinación, timidez y temor; incapacidad para enfrentar la vida; se duda de sus capacidades de abstracción, tecnológicas, de representación social y de mando. Todo lo anterior condiciona y lleva en sí formas de violencia que se perpetúan en hábitos, mitos, creencias y costumbres vistas como “legítimas” en la cotidianidad, donde se asumen y viven esas creencias y conductas de un modo que pareciera “natural”, porque ha existido durante mucho tiempo y se percibe erróneamente como lo normal y frecuente. En síntesis, se conforman patrones culturales en los que los imaginarios sociales se encargan de que se mire, acepte y construya la realidad de modo que mujeres y niñas están en desventaja.

¿Cuáles son los principales mitos que sostienen esa violencia?
En la Campaña por la no violencia hacia mujeres y niñas, ERES MÁS, trabajamos en desmontar o desmentir algunos de los mitos más frecuentes. Por ejemplo: “las mujeres que viven la violencia hacen algo para provocarla”. Este mito intenta culpar a las mujeres. El comportamiento de las personas puede provocar emociones como el enojo y la ira de otros/as, pero la conducta violenta es responsabilidad de quien la ejerce. Nada justifica el ejercicio de la violencia. 
Otro asegura que “entre marido y mujer nadie se debe meter”. La sociedad, las instituciones sociales y el Estado son responsables de que no se violen los derechos de los seres humanos, y esa responsabilidad se extiende al interior de las familias. Los conflictos y desacuerdos forman parte de la intimidad de la pareja pero cuando estás contradicciones tienen repercusiones personales y sociales en la salud, integridad moral, la vida de relación, el bienestar y los derechos de las mujeres, lo privado se vuelve público. Considerarla un asunto privado contribuya al aislamiento de las mujeres. 
También persiste la idea de que “los hombres son violentos por naturaleza, son así y no lo pueden controlar,”. La violencia no es hereditaria ni genética, sino aprendida. La violencia es aprendida como parte de los modelos de dominación, control y superioridad que se les impone a los varones en el ejercicio de su masculinidad. La violencia se elige, puede controlarse y desaprenderse.
Igualmente, se repite que “las mujeres deben acceder a los deseos sexuales de su pareja aunque no lo deseen”, cuando en verdad la mujer tiene derecho a decidir en qué momento y circunstancia desea acceder a un vínculo sexo erótico. Forzar una relación sexual indeseada es siempre un delito. La violación en la pareja es tan violenta como degradante y muchas veces más traumática que la violación por un extraño, la confianza y la intimidad son destruidas cuando quién debe ofrecer amor y cuidado comete un crimen tan brutal y violento.
Se dice, por ejemplo, que “las mujeres lesbianas bisexuales o transgénero no son femeninas”. Este mito conecta con una forma de discriminación muy injusta: la lesbofobia y transfobia. Aunque muchas mujeres no se sujeten a los modelos tradicionales y excluyentes de lo que la sociedad ha considerado que debe ser una mujer ,existen otras y diversas maneras de construir la feminidad que son igualmente válidas y merecen ser respetadas y consideradas.

¿Y en Cuba en particular?
En Cuba están presentes muchos de los mitos universales antes mencionados, pero creo personalmente que existen al menos tres muy extendidos:
“Se exagera cuando se habla de violencia contra las mujeres. En Cuba eso no es un problema grave”. Nos faltan registros, indicadores y datos estadísticos para realizar comparaciones internacionales y temporales que den cifras exactas. Pero eso no impide afirmar que en Cuba existe violencia contra las mujeres. La importancia y gravedad radica en que constituye una violación de los derechos. Incluso, aunque existiera un solo caso, merece atención. Silenciarla nos aleja más de las soluciones al problema.
“Los hombres que maltratan a las mujeres son alcohólicos o drogadictos”. El consumo de alcohol y drogas desinhibe y limita el autocontrol, por lo que es un factor de riesgo; pero no es causa de la violencia. La respuesta violenta está aprendida con anterioridad al consumo. Existen alcohólicos que no utilizan la violencia, y violentos que no son consumidores de alcohol. Algunos alcohólicos son violentos con las mujeres pero no lo son con otras personas.
“A las mujeres que son maltratadas les gusta, de lo contrario se marcharían”. Se piensa erróneamente que los logros alcanzados por la sociedad cubana en el tema de igualdad de género son suficientes para que las mujeres puedan salirse de una situación de violencia; sin embargo, muchas circunstancias atentan contra esa alternativa. Algunas de estas circunstancias son: no tener disponible otro lugar donde vivir y/o recursos financieros; miedo, muchas veces los peores episodios de violencia suceden cuando intentan abandonar a su pareja; sentir culpa y vergüenza por lo que ocurre, lo cual puede impedirle pedir ayuda; dependencia psicológica, ilusión sobre posibilidades de cambio en la pareja, sentirse enamorada, sensación de pérdida del sentido de la vida si se separan; aislamiento y falta de redes para solicitar ayuda.

¿Hasta qué punto esos mitos frenan la actuación de diversos actores frente al problema? 
Para medir el alcance de este freno hay que entender las causas y mecanismos de reproducción de la violencia. Es aprendida en los diferentes espacios de socialización —que son muchos y no solo la familia—, e incluye a todos los grupos y sectores sociales. Una vez aprendidos y aceptados como reales los mitos o falsas creencias que la sostienen, su influencia se extiende desde los diferentes roles de personas e instituciones en la sociedad. Si no se desmienten, serán transmitidos por actores sociales diversos en su quehacer cotidiano, en la educación (en todo sus niveles incluida la formación de profesionales), en los servicios de salud, cultura, deporte, medios de comunicación social, organizaciones, instancias jurídicas y de gobierno, etc. Y también, por supuesto, las familias. Es por eso que se trata de un problema que implica a la sociedad toda. No se cambia en un día, pero cada día puede significar un paso de avance si se entiende la dimensión del ahora.

By Alicia Mendoza 

Mexico, November (SEMlac). - Ana Buquet, director of the Program on Gender
 Studies at the National Autonomous University (UNAM), indicated that the
 Mexican State finds it difficult to punish women’s murderers in the
 country.

 Speaking at the first session of the 23rd International Colloquium on
 Gender, Sexuality and the State, which was held last November 3-4, she said
 that a State that is corrupted and involved in serious human-rights
 violations cannot be consistent in its discourse on and defense of human
 rights.

 “The State is conducting no investigations into women’ murderers,” she
 stressed.

 In connection with the national conservative campaign against the so-called
 gender ideology, Buquet emphasized that feminist and gender studies seek to
 put an end to women’s subordination and subjugation.

 Conservative forces

 Leticia Sabsay, a researcher working for the London School of Economics and
 Political Science, explained that international campaigns against gender
 ideology threaten the achievements that have been made in this field.

 Delivering a master lecture on sexual imagery, she said that the current
 transnational policy is being deeply marked by conservatism.

 “In Brazil, for example, there are strong campaigns against sex education
 and, in Colombia, the people said no to the Peace Agreements because there
 were groups opposing the introduction of the gender approach into these
 instruments,” she stressed.

 “The Catholic Church in Latin America has strongly opposed the legalization
 of abortion,” she added.

 “Donald Trump is posing a real threat at present. There are already
 situations of racism and violence against Latin and LGBTI communities in the
 United States,” she noted.

 “In Europe, the Brexit has come after ultra-conservative, nationalistic,
 xenophobic and anti-immigration campaigns,” she commented.
 In her book on standards for desire, sexual imagery and communication, she
 wrote that the world is currently witnessing the most obscene forms of
 violence.

 She asked herself questions like what can we do to turn the sense of unease
 and indignation into political solidarity and active resistance?, and how
 can we effectively challenge this perverse logic?

 “We cannot give up and let the current conservative reaction do as it
 pleases,” she concluded.

  28 de noviembre de 2016  
 
 
               
           
  2 DÍA
DE ACCIÓN
     
 
De la paz en el hogar a la paz en el mundo: 
aseguremos la educación de todos y todas
     
 
16 ideas 
para 16 días

La campaña de 2016 invita a todas las organizaciones a organizar alguna actividad durante cada uno de los 16 días. Para ello, sugieren una serie de ideas:
Día 2:
¡Recaude fondos! 

Envíe su iniciativa a:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
     
 
 
     
 
¿Quiénes somos?
 
 
El Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac) tiene su origen en 1978 como una iniciativa de la UNESCO para darles voz a las mujeres periodistas. SEMlac sigue siendo hoy un proyecto de comunicación con perspectiva de género. Somos una red de periodistas promoviendo "una mirada diferente a la información".
 
     
 
 
     
 
Biblioteca Digital
 
     
 
Principales manifestaciones de la violencia intrafamiliar en pacientes de la tercera edad, como factor de riesgo para la conservación de la salud, de Díaz López, R. C. y Á. Llerena Álvarez (2010)

Solicitudes a:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
     
 
 
     
 
Directorio 
de Mujeres 

Una iniciativa de SEMlac para ampliar la presencia de la mujer en los medios de comunicación.
Para sumarse, envíe sus datos a
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Nombre, Especialidad, Institución, Publicaciones (incluir fecha de edición) u otro tipo de obra, Temas de interés, Localización, 
E-mail.
 
     
 
 
     
 
Servicios
 
     
 
Solicite nuestros servicios digitales gratuitos:
- Materiales y noticias de SEMlac
- Servicio Digital Semanal de SEMlac
- Servicio Mensual Mujeres Emprendedoras
- Servicio Mensual No a la Violencia
- Servicio Mensual Género y Comunicación


Inscríbase en:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
     
 
     
         
 
Lizette Vila: Tenemos el compromiso de mostrar la violencia
Por Sara Más / Foto: SEMlac

Mujeres de diversas edades, procedencias geográficas, nivel económico, educacional e identidad de género muestran sus rostros y cuentan sus historias ante la cámara. Una vivencia las une: son sobrevivientes de la violencia.
Sus duras historias colman el documental Estoy viva…lo voy a contar, de las realizadoras Lizette Vila e Ingrid León, estreno de este año del Proyecto Palomas, Casa Productora de Audiovisuales para el Activismo Social, con una larga trayectorita en sus obras enfocadas en visibilizar, prevenir y atender la violencia por motivos de género, en particular la ejercida hacia mujeres, niñas y otros grupos de la sociedad.
Estrenado en marzo de 2016 y exhibido con gran éxito de público el pasado 19 de noviembre en la capital cubana, el documental conmueve en su recorrido por historias de vida que develan la ocurrencia de diferentes expresiones de este maltrato, con énfasis en los derechos de las mujeres a vivir una vida sin violencias, una máxima que Lizette Vila defiende y propone en cada entrega del proyecto que dirige.
¿Por qué convocar a las mujeres a contar sus historias?
No hay nada más fuerte, contundente y de mayor credibilidad, de más convocatoria y que permite incluso poder llegar a un análisis de los problemas, que las propias historias de vida. Eso no hay nada que lo pueda sustituir: ni una ficción, ni un documental narrado, ni la opinión de la realizadora o realizador. Porque quien cuenta, sufre, desea repararse y pedir ayuda tiene esa impronta personal que no la sustituye nadie: ni una banda sonora de excelencia, ni un montaje ideológicamente bien armado.
Siempre toda mi obra ha tenido esas entrevistas como una estructura narrativa, que la gente cuente sus propias historias y, en la mayoría de los casos, que la gente también muestre su rostro, porque la imagen de ese rostro contando, llorando, riendo… no se puede sustituir con nada, incluso más allá de lo real, de lo simbólico.
¿Cómo sorteaste el riesgo de no victimizar a las protagonistas a la hora de contar sus historias?
En los audiovisuales de Palomas y en mi obra anterior, nunca la gente se queda en el hueco, porque tiene una capacidad de sanarse y de repararse cuando suelta lo que ha vivido, lo dice y denuncia con dignidad. Siempre tratamos de que ese discurso sonoro y visual tenga un sentido positivo. Por eso decimos que los documentales de Palomas se fundamentan desde voces positivas, que sacan sus historias desde lo privado hacia lo público. 
No creo en la revictimización; creo que es un juego que estamos haciendo a personas que no dejan y no quieren que las mujeres y los hombres digan lo que piensan. Lo más importante en la vida es decir. Lo único que podemos hacer desde la creación artística es mostrar lo que se siente y que, quien lo vea piense, sienta y después actúe. 
La primera senda de una obra artística no es la transformación, para eso están las políticas públicas de un Estado. Desde la creación artística de cualquier manifestación acompañamos los procesos de vida, los cambios, le hablamos a la gente. En la forma en que se acercan y comportan los públicos se siente el compromiso de la gente con esta nación. Los públicos cubanos han armado sus conciencias.
¿Qué distingue a esta obra de otras realizadas por ti y por Palomas que también tocan el tema de la violencia de género?
Esta se centra mucho más en que unimos esas historias de vida con los derechos.
Lo habíamos hecho antes con las mujeres adultas, en 
Mujeres, el alma profunda, pero este documental mira al tema de cómo nos pasan cosas, aun existiendo esa plataforma legal y jurídica a la que le falta mucho aún, pero que existe.
¿Qué consideras que les corresponde hacer a los medios en este momento respecto a la violencia de género?
Creo que hay una conciencia de creadoras y creadores del audiovisual. Yo me siento satisfecha de ver lo que han hecho tantos creadores, creadoras y especialistas antes que yo –ahí están Retrato de Teresa de Pastor Vega, Hasta cierto punto de Titón, Lucía de Huberto Solás–, después quienes siguieron y ahora las y los jóvenes…
Es un tema puntual en Cuba y en el mundo hoy. Y el único compromiso que tenemos es mostrar, develar, acompañar las políticas públicas. No somos enemigos ni enemigas y tenemos que hacer ese acompañamiento desde un pensamiento crítico, porque estamos aquí para hacerlo, en este país, y creo que ese es el paso inspirador para acompañar a esta isla y a esta nación.
  25 de noviembre de 2016  
 
 
               
           
  1 DÍA
DE ACCIÓN
     
 
De la paz en el hogar a la paz en el mundo: 
aseguremos la educación de todos y todas
     
 
16 ideas 
para 16 días

La campaña de 2016 invita a todas las organizaciones a organizar alguna actividad durante cada uno de los 16 días. Para ello, sugieren una serie de ideas:
Día 1:
¡Hágase política! 

Envíe su iniciativa a:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
     
 
 
     
 
¿Quiénes somos?
 
 
El Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac) tiene su origen en 1978 como una iniciativa de la UNESCO para darles voz a las mujeres periodistas. SEMlac sigue siendo hoy un proyecto de comunicación con perspectiva de género. Somos una red de periodistas promoviendo "una mirada diferente a la información".
 
     
 
 
     
 
Biblioteca Digital
 
     
 
La violencia en las familias cubanas analizada por las investigaciones sociales. Violencia familiar en Cuba. Estudios y desafíos sociales. Chávez Negrín, E., M. Díaz Tenorio, A. Durán Gondar, Y. Valdés Jiménez et al.

Solicitudes a:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 
     
 
 
     
 
Directorio 
de Mujeres 

Una iniciativa de SEMlac para ampliar la presencia de la mujer en los medios de comunicación.
Para sumarse, envíe sus datos a
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Nombre, Especialidad, Institución, Publicaciones (incluir fecha de edición) u otro tipo de obra, Temas de interés, Localización, 
E-mail.
 
     
 
 
     
 
Servicios
 
     
 

Solicite nuestros servicios digitales gratuitos:
- Materiales y noticias de SEMlac
- Servicio Digital Semanal de SEMlac
- Servicio Mensual Mujeres Emprendedoras
- Servicio Mensual No a la Violencia
- Servicio Mensual Género y Comunicación


Inscríbase en:
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
     
 
     
         
 

Prevención de la violencia, claves para el trabajo con hombres
Por Lirians Gordillo Piña/ Foto: SEMlac

Deconstruir los mitos que establecen la violencia y el control masculino como un valor de la masculinidad es una de las estrategias presentes en el trabajo de especialistas, organizaciones y grupos que trabajan la prevención de la violencia de género en Cuba. Para la psicóloga María Teresa Díaz, especialista del Centro Oscar Arnulfo Romero, es necesario que los hombres aprendan “a mirar de manera crítica el modo en que han vivido sus vidas y sus masculinidades”.

¿Por qué los hombres como colectivo siguen reproduciendo la violencia machista?
Cuando pensamos en los hombres como los principales perpetradores de la violencia hacia las mujeres y las niñas, no podemos olvidar que en la cultura patriarcal ellos son figuras clave en las relaciones de poder. Representan el elemento más favorecido en tanto lo masculino ha sido lo venerado, lo superior, lo máximo. 
Ese poder es el que estimula las relaciones de dominación. Existe una relación de dominación-subordinación donde el hombre ocupa la posición de privilegio, a él se le otorgan todos los derechos y prioridades y desde esa superioridad machista ejerce el control y la violencia.
En tanto esa estructura no se derribe, no apuntemos e impactemos en ella, es muy difícil que el estado de relaciones entre hombres y mujeres, incluso entre hombres, se desmonte totalmente. 
Por otra parte, debido a la socialización de género, las mujeres y las niñas casi siempre ocupan una posición de subordinación. Sin embargo, cada día son más las mujeres contestatarias que intentan sobrepasar las asignaciones tradicionales de género y mantienen la lucha a favor de sus derechos y por una vida sin violencia. Por suerte no somos pocas en este empeño.

¿Por qué es importante prevenir la violencia de género desde el trabajo con las masculinidades?
Yo creo que tenemos que ganar conciencia de la necesidad del trabajo con hombres. Sin justificarlos, debemos reconocer que hay una razón histórica y también una responsabilidad social de tomar conciencia. En la medida en que la sociedad reconozca la necesidad de trabajar con los hombres, estaremos ganando terreno, pues abordaremos la primera parte del problema. Luego tenemos que buscar los dispositivos adecuados para trabajar con ellos. 
Aún el trabajo es insuficiente y por eso la violencia continúa. En ocasiones los dispositivos que se utilizan para sensibilizar y transformar no son los mejores. 
Los hombres tienen que desmontar todos esos procesos identitarios de la masculinidad hegemónica y aprender a mirar de manera crítica el modo en que han vivido sus vidas y sus masculinidades para que puedan comprender y transformar las causas que los ubican como los perpetradores históricos de la violencia hacia las mujeres y las niñas, pero también hacia otras masculinidades en desventaja como los ancianos, los homosexuales y bisexuales, los migrantes y hombres negros.

Desde su experiencia, ¿cuáles han sido las claves para el trabajo con hombres y la violencia de género en Cuba?
Creo que en Cuba ha habido experiencias en unir a los hombres en estas causas. Está la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades, que ha hecho un trabajo importante. Y creo que la plataforma impulsada por el Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR) ha tenido el mérito de ser fruto de la iniciativa de un grupo de hombres que decidieron unirse para trabajar a favor de la equidad de género y por la no violencia hacia las mujeres y las niñas. Ahí radica el primer acierto de esta experiencia. Otro de sus aportes es la diversidad de sus integrantes en cuanto a procedencia territorial, color de la piel, orientación sexual, profesión, etc.
Hemos tratado de que las acciones y actividades que se organicen desde este espacio estén dedicadas a brindar a los hombres la información necesaria a partir de capacitaciones.
Yo creo que lo más importante es demostrarles a ellos la inviabilidad del comportamiento violento y machista. Porque ese comportamiento violento causa graves daños a las mujeres y los hace hombres menos felices. 
Esto hay que demostrarlo a través de acciones y actividades culturales, mediante los medios de comunicación, a partir de distintos soportes que nos ayuden a reflexionar. En el caso de la Plataforma, a la vez que ellos se fortalecen en estos temas, también irradian el cambio hacia la comunidad.

¿Por qué apostar por el conocimiento?
El conocimiento es básico para poder activar mecanismos de influencia, es poder desde lo positivo, desde lo que podemos influir en los otros para lograr un cambio. Es necesario conocer y saber comunicar, porque no se trata de justificarlos ni de condenarlos, sino de que, a partir de la reflexión, se reconozca cuán injusta es para todas y todos la sociedad machista.


Por Lorena Castellanos Rincón
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Mérida, México, noviembre (SEMlac).- Una sentencia de 35 años de prisión fue impuesta al feminicida de la joven Martha Eugenia, ocurrido en diciembre de 2015 en carretera cercana al municipio mexicano de Conkal.
Tras escuchar los datos de prueba presentados por la Fiscalía General del Estado (FGE), en audiencia celebrada ante el Tribunal Primero de Juicio Oral, los integrantes también condenaron al sentenciado al pago de un millón 400.206 pesos (68.000 dólares) por concepto de reparación del daño, indemnización y gastos funerarios. De igual forma, el sentenciado será amonestado y se le suspenderán sus derechos políticos.
La jueza relatora para el caso, Nidia Guadalupe Celis Fuentes, declaró que la pena comenzará a conmutarse a partir del 8 de enero de 2016, día en que el culpable fue aprehendido y concluirá el 8 de enero del año 2051.
A pesar de ser este el primer caso condenado por feminicidio en el estado de Yucatán, el Tribunal no otorgó la pena máxima de 50 años de prisión.
El Tribunal conformado también por el juez Niger Desiderio Pool Cab y la jueza Fabiola Rodríguez Zurita, citaron a los involucrados para el próximo lunes 14 de noviembre a la audiencia de lectura y explicación de la sentencia.
Una vez realizada la misma, la FGE podrá solicitar la revisión de las penas, por considerar necesaria la imposición del castigo máximo por este delito.


Por Gabriela Ramírez
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, noviembre (SEMlac).- La industria musical representa para las mujeres un reto, pues para cantantes, autoras, compositoras, músicas, productoras u organizadoras la discriminación por cuestiones de género es palpable.
Según datos publicados en 2014 por la revista norteamericana Billboard, en el mundo sólo el seis por ciento de los cargos gerenciales en la industria de la música son ocupados por mujeres.
En las últimas cinco ediciones del Festival de Viña del Mar, referente en la región de América Latina, de un total de 73 artistas musicales que se han presentado, solo 10 de ellas han sido mujeres solistas o bandas con mujeres.
La organización Women In Music señala que en 46 años, ninguna mujer ha sido distinguida con el Grammy por la mejor producción musical.
Y durante los últimos cinco años, en los 10 festivales de música más importantes en Estados Unidos, dos tercios de los grupos participantes estaban compuestos exclusivamente por hombres, según un análisis del diario The Huffington Post.
Este es el panorama al que se enfrentan las mujeres que buscan sobresalir en la industria musical ya sea como compositoras, cantantes, músicas, organizadoras o trabajadoras dentro de las compañías discográficas.
Francisca Valenzuela, cantautora e instrumentista chilena, señaló, durante su participación en el Festival Ruidosa CDMX 2016, realizado el fin de semana anterior, que es necesario explorar las barreras y a las que se enfrentan las mujeres en el mundo musical, un tema poco analizado, para encontrar soluciones.
"Hay que mirar cómo lo han hecho ya otras mujeres", señaló.
Valenzuela es una de las creadoras de Festival Ruidosa, feminista, que tuvo su primera edición en Chile el pasado mes de marzo y cuya finalidad es poner a las mujeres como protagonistas del relato y del escenario. 
La inquietud se deriva de su propia experiencia, cuando en sus inicios los empresarios les pidieron no tocar el piano porque ya había muchas mujeres que tocaban el piano.
"Al principio me dijeron que no tocara el piano, que ya había muchas mujeres que tocaban el piano y que pensara en otra cosa, y yo me pregunto: ¿Y por qué a los hombres no les dicen que ya hay muchos que tocan la guitarra, que entonces busquen otra cosa?", reflexionó.
Mon Laferte, también de origen chileno y cantante, que ha colocado entre los primeros lugares de la radio en México el tema "Tu falta de querer", relata que por ser mujer la han desacreditado de forma automática sobre sus conocimientos musicales. 
"Tú no sabes, si eres mujer parece que en automático no sabes tocar, que no le das duro a la batería, en fin, que tocas como 'vieja'", explicó Mon Laferte. 
Eso, señaló la cantante, se suma al hecho de que a las mujeres las ven siempre como un pedazo de carne.
Si vas a una reunión importante debes entonces vestir cubierta para que no piensen que quieres provocar, pero en el escenario entonces sí hay que descubrirse para vender. Muchas veces entonces parece que el talento queda relegado, dice.
La invisibilización de las mujeres en la escena musical también es un factor que afecta incluso la propia percepción que tienen o han tenido de sí mismas quienes han decidido incursionar en este mundo.
La cantante, compositora y guitarrista Teri Gender Bender, vocalista del grupo Le Butcherettes, explicó también durante Ruidosa Fest CDMX, que la discriminación en contra de las mujeres, a veces juega en contra a sí mismas.
En ocasiones sólo porque la escena está dominada por hombres, hasta me da pena decir que vengo de hacer una gira en Europa, así que solo digo que vengo de hacer algunos showcitos por ahí. Es decir, muchas veces las propias mujeres no nos creemos lo que estamos haciendo.
Respecto a los temas de los que escriben las compositoras, muchas explicaron que aún existen tabúes para temas relacionados con la vida y las experiencias íntimas de las mujeres como la menstruación o masturbación. 
Sin embargo, señalaron que es a través de sus propias canciones que pueden hablarle a todas las personas sobre la vida de las mujeres.
Teri Gender Bender, cuyo nombre real es Teresa Suárez, dijo que ella busca hablar de temas que importan a las mujeres a través de sus letras.
"Es como si mandáramos señales, a ver con quién conectamos, hablamos de violencia, muerte, depresión, claro desde nuestra perspectiva como mujeres", explicó. 
Mon Laferte, dijo a SEMlac que es muy importante impulsar que los temas escritos por las mujeres puedan llegar al espacio público y con ello se conviertan en acciones en contra de los diversos tipos de violencia.
¿Y qué pasa en los festivales de música? Las mujeres pasan casi sin ser vistas o no son tomadas en cuenta, sobre todo, porque existe una idea generalizada de que "no hay mujeres". 
Lucía Anaya, fundadora de Derre-Tida, agencia que promueve el talento de mujeres en el ámbito musical, explicó que para terminar con esta idea es necesario fomentar la realización de festivales de mujeres con la finalidad de dar a conocer talento musical.
A su vez, Mony Saldaña, directora del festival NRmal, propuso que las mujeres que tienen alguna posición de toma de decisión en la organización de festivales deberían normalizar la participación de las mujeres en ellos. 
¿Pero cuántas mujeres realmente tienen un puesto de toma de decisión en festivales o compañías discográficas? Pocas. Muy pocas, responde.
Larissa Carpinteiro, experta en música y marketing y que trabaja actualmente en Sony, explicó que durante mucho tiempo en las compañías discográficas las mujeres solo ocupaban puestos como asistentes o secretarias. 
Aspirar a un puesto de alto nivel requiere de años.
Y a veces ni eso, como relató Mariana Uribe, quien trabajó cinco años en Ibero 90.9 y tuvo un programa de videos musicales en Canal Once, además ha sido supervisora musical en varias películas, cuando compitió por un puesto se lo dieron a un hombre que tenía los mismos estudios que ella, habilidades y experiencias similares.
Aunque el panorama parece desalentador, todas coinciden en una cosa: talento femenino para diversas actividades en la música, abunda.
Coinciden también en que es tiempo de mirar hacia otros medios como las redes sociales, que les permitan saltar las barreras impuestas por los medios tradicionales y llegar cada vez a más personas.


Por Sara Más
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, noviembre (SEMlac).- La violencia por motivo de género que viven mujeres lesbianas y transexuales centrará este año varias de las acciones y reflexiones de la Jornada Cubana por la No Violencia hacia las Mujeres y las Niñas, que desde octubre inició en la isla caribeña.
"Este año la convocatoria se amplía a la población joven y pone énfasis en la violencia que se ejerce hacia mujeres lesbianas y trans, relegadas, invisibilidades y excluidas con demasiada frecuencia", precisó la psicóloga Mareelén Díaz Tenorio, vicedirectora del Centro Oscar Arnulfo Romero y coordinadora de su área de Equidad social, Género y Desarrollo.
Uno de los paneles centrales de debate, bajo el título "Violencia de género hacia mujeres lesbianas y trans", ocurrirá el 25 de noviembre, Día Internacional por la No Violencia, con la participación de especialistas del Centro Nacional de Educación Sexual, la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona y la Red de Mujeres Lesbianas y Bisexuales.
La sede de ese y otros encuentros será el centro cultural El Mejunje, en la central provincia de Villa Clara. "Se trata de un espacio cultural y comunitario muy reconocido en la promoción de la equidad social y el respeto a la diversidad sexual, un tema que este año cobra más fuerza en el programa de actividades", puntualizó Díaz Tenorio.
Otro de los momentos de reflexión colectiva será el panel "Desafíos actuales para la atención integral y la prevención de la violencia hacia las mujeres y las niñas en Cuba", el día 26 de noviembre, también en El Mejunje, con la participación de la Federación de Mujeres Cubanas, OAR, el Cenesex, la Unión Nacional de Juristas y el Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica El Caribe (SEMlac).
Coloquios, talleres, galas culturales, espacios de debate y de formación e intercambio con mujeres y hombres son algunas de las acciones anunciadas para esta jornada, en la que también se relanzará la campaña "Eres más", que promueve el Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR).
"Esta campaña tiene como eje transversal visibilizar la existencia de violencia psicológica y sus consecuencias, pero el propósito mayor es la promoción de la equidad de género", puntualizó la especialista.
El programa de la jornada incluye también dos marchas por la no violencia en las provincias Matanzas y Villa Clara, intercambios en lugares públicos, muestras de cine, charlas, sesiones científicas y talleres sobre violencia, masculinidades y cultura de paz, entre otras actividades que esta vez alcanzan a 10 de las 15 provincias del país.
Una ganancia de estas jornadas es que todos los años crece el número de personas, instituciones y territorios que se involucran con sus iniciativas, sostiene Díaz Tenorio.
Entre otros, participan la Federación de Mujeres Cubanas, el Cenesex, la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (Socumes), los Talleres de Transformación Integral del Barrio de la capital, varias universidades, proyectos comunitarios y gobiernos municipales, así como entidades de los sectores de salud, cultura y deporte.



Por Alicia Mendoza
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, noviembre (SEMlac).- Guadalupe Gómez Maganda, titular de la Unidad Política de Igualdad de Género de la Secretaría de Relaciones Exteriores, afirmó que para lograr el empoderamiento de las mujeres se debe prevenir y atender la violencia, ya que esta representa un problema de gran dimensión en México.
Durante la inauguración del Tercer Foro Internacional "Inclusión y empoderamiento estratégico de las mujeres: alternativas y retos", Gómez Maganda advirtió que "la violencia contra las mujeres es un padrón social que se extiende", a pesar de la existencia de "convenciones como la CEDAW y Belem do Pará y a pesar de contar con un marco jurídico nacional para prevenir, atender y sancionarla".
El empoderamiento e igualdad de género, puntualizó, "es una aspiración compartida, y para ello debe prevenirse y atenderse la violencia que aún se sufre, considerando factores como la feminización de la pobreza y la falta de oportunidades".
En el foro internacional donde se analizaron los avances y retos hacia la igualdad sustantiva y el empoderamiento de las mujeres, Guadalupe Gómez afirmó que "la autonomía y el empoderamiento económico son herramientas fundamentales para enfrentar la problemática de la violencia contra las mujeres".
Al respecto, dijo, "las instituciones de financiamiento en nuestro país, han otorgado casi 3.5 millones de créditos en beneficio de más de nueve millones de micro empresarios, de los cuales 91,3 por ciento son mujeres."

Mujeres en la línea de las privaciones
Por su parte, Guadalupe Díaz Estrada, directora de la Transversalización de la Perspectiva de Género del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), informó que "este año hemos colaborado con la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados para analizar diversas propuestas de reforma a la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia. Estas reformas sentarán las bases para mejorar el desarrollo educativo y económico de las mujeres que, por alguna necesidad, tienen que estar en los refugios".
A su vez, Wendy Figueroa Morales, directora general de la Red Nacional de Refugios, asociación organizadora del foro internacional, explicó que éste se realiza en el marco del Objetivo 5, "Lograr la igualdad de los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas", de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la Organización de Naciones Unidas.
La Directora de la red destacó que de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) "en el continente americano la pobreza tiene rostro de mujer, porque de cada 100 hombres hay 118 mujeres que no logran traspasar la línea de las privaciones; a pesar de que se redujo la brecha salarial en 12,1 puntos porcentuales entre 1990 y 2014, las mujeres reciben en promedio sólo el 83,9 por ciento de lo que reciben los hombres."
Además, dijo, "es fundamental garantizar a las niñas y adolescentes el derecho universal a la protección social, políticas integradas de autocuidado, educación sexual y reproductiva, y poner término definitivo a las violencias de género en nuestros países, porque en promedio mueren diariamente 12 mujeres por el sólo hecho de ser mujer, en la región".

Violencia doméstica serio problema en el mundo
De la misma manera, Rebecca Thompson, agregada cultural de la Embajada de Estados Unidos en México, destacó que "la violencia doméstica es un serio problema en todo el mundo, independientemente de la región, estatus social o la cultura. Los Estados Unidos no son la excepción".
"Cada nueve segundos se golpea a una mujer. El 74 por ciento de los estadounidenses personalmente saben de alguien que ha sido abusado. En un día típico en los Estados Unidos hay más de 20.000 llamadas telefónicas a las líneas de ayuda sobre temas de violencia doméstica", declaró.
Al abordar los retos para abatir la violencia contra las mujeres en su país, Thompson destacó que "los buenos gobiernos reconocen que las mujeres empoderadas económicamente no sólo benefician al país en su totalidad, sino que también en lo moralmente correcto".
"Las mujeres con capacidades económicas tienen mayores probabilidades de dejar una situación de abuso. Tener un ingreso y un trabajo da a las víctimas opciones adicionales para dejar a sus agresores y crear nuevas vidas", expuso.
Por último, expresó que en los Estados Unidos "el trabajo de las mujeres representa una cuarta parte del Producto Interno Bruto anual, y éste mejoraría un nueve por ciento si se redujera la brecha de empleo igualitaria, de lo contrario limitar el acceso de la mujer a los mercados laborales es costoso".

Derecho a la ciudad
Finalmente, la senadora Cristina Díaz Salazar, presidenta de la Comisión de Gobernación y de Salud del Senado de la República, informó que hace unos días presentó ante el pleno del Senado una iniciativa para establecer el derecho a la ciudad en la Constitución Política.
La senadora puntualizó que "el derecho a la ciudad significa para las mujeres que tengan libertad de elección de dónde y cuándo moverse por la ciudad. Establecer el derecho a la ciudad en la Constitución va a significar las condiciones necesarias para revertir pobreza e inequidad, prevenir el delito y combatir la criminalidad y la violencia, no sólo en contra de las mujeres, sino de toda la sociedad."


De la Redacción
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, noviembre (SEMlac).- "Cuando hablamos de violencia contra las mujeres, lo primero que ocupa el imaginario colectivo es la figura de una mujer llena de heridas, moretones, visiblemente ultrajada", dice Cintia García Galindo, una de las impulsoras de la campaña #QuizáNoTePegue. 
"Quizá y como resultado del arduo trabajo de instituciones civiles, gubernamentales y personas comprometidas con la causa, ahora también se comprenda que los gritos, el control económico y los asaltos sexuales, aun por parte de un compañero sentimental, son también violencia". 
Pero sigue siendo muy difícil para la mayoría, inclusive las propias mujeres que viven bajo circunstancias de la violencia emocional, identificar claramente aquello que puede clasificarse como agresión y abuso.
Lo mismo que muchas sobrevivientes de acoso y violencia emocional ahora pueden señalar con claridad, también para Zahira Kelly, una mujer, artista, analítica de la cultura social, conferenciante y escritora nacida en Nueva York y criada entre Puerto Plata, República Dominicana y el Bronx, ha sido importante visibilizar para que las mujeres puedan destrabar el yugo de una vida carente de respeto, llena de micro actos machistas que, de a poco, les roban la paz, la integridad, la salud emocional, la vida.
La espiral de la violencia consume casi de manera imperceptible.
Zahira Kelly lo sabía cuando lanzó en Twitter el hashtag #MaybeHeDoesntHitYou, que rápidamente se colocó como tendencia y que ha servido a muchísimas mujeres a expresarse y convocar a otras a que lo hagan, para señalar la vida en la que viven. Medios internacionales han dado seguimiento y cobertura a la dinámica de las redes sociales surgidas por esta convocatoria.
Pero hay algo que le ha faltado a este movimiento: su versión en español.
"Es por ello que Zahira Kelly y yo, hemos acordado retomar la campaña, ahora bajo el hashtag #QuizáNoTePegue, invitando a mujeres, promotoras de la equidad e instruidas en la perspectiva de género", dice García Galindo.
También a instituciones cuya misión es brindar soporte, contención, orientación y ayuda integral a las mujeres que viven violencia. Académicas. Amas de casa. Directoras, ejecutivas. Estudiantes, políticas, periodistas, y además a hombres a quienes la causa no les es ajena, a que nos ayuden a promover en sus espacios, con las personas que les rodean, a que se realice el ejercicio y luego, nos lo compartan a través de la redes sociales Twitter y Facebook, para que la Violencia Emocional sea comprendida y visibilizada en nuestro propio contexto socio cultural.
Que las historias de las mujeres le hagan sentido no solo a otras mujeres, sino, que retumben en la conciencia de los hombres que la generan, que sepan que aquello que hacen lastima, hiere. Que sensibilice a las familias, porque es incomprensiblemente, en aquel núcleo, donde se desestima y victimiza por vez primera a quienes la padecen.
Una pizarra en blanco, una hoja, un cartel, o un simple tuit pueden ayudarnos a poner en evidencia todo aquello que la cultura no nos ha ayudado a identificar como violencia, pero que sin lugar a dudas lo es.

Es simple:
Utilizaremos el hashtag #QuizáNoTePegue y daremos ejemplos de la vida cotidiana que lo hagan comprensible.
#QuizáNoTePegue… pero se burla de tus inseguridades, te ridiculiza, te humilla públicamente.
#QuizáNoTePegue… pero te manipula para que actúes contra tu voluntad.
#QuizáNoTePegue… pero se enfurece, te grita o deja de hablarte por no hacer lo que él ordena.
#QuizáNoTePegue… pero te obliga a tener relaciones sexuales porque para eso eres su mujer.
#QuizáNoTePegue… pero no te apoya económicamente, dejándote con toda la carga de tus hijos.
¿Qué tienes que hacer?
A partir del día 15, podrás subir todas las frases que desees, utilizando el hashtag #QuizáNoTePegue y complementándolo con una experiencia personal, alguna vivencia de violencia emocional que conozcas de cerca, o simplemente aquello que tú misma detectas como abuso.
Puedes también hacer un letrero con el hashtag, tomarte una fotografía con él y escribir en tu post, la frase.
Puedes usar tu red social favorita. Si utilizas Twitter, puedes mencionar las cuentas de Zahira @bad_dominicana y la mía @RevisaTuPlanC y nosotras nos encargaremos de colocarlas en un sitio, distribuirlas en otras redes, hacerles eco.
Si lo haces desde Facebook, puedes hacer lo mismo, utilizando el mismo hashtag, o bien, compartirlo enhttps://www.facebook.com/RevisaTuPlanC y también, si te parece más fácil, puedes enviarlas vía Mensaje Directo, InBox o al Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..
Invita a más personas a hacer lo mismo. La idea es que el mensaje llegue a más personas.
Desde el día martes 15 de noviembre y durante 10 días estaremos dedicadas en cuerpo y alma a la campaña, a hacerla emerger, a tocar conciencia, a visibilizarla, para que el 25, día internacional de la erradicación de la violencia contra las mujeres, tengamos ya un camino andado y podamos compartir además un directorio para que las mujeres en condición de violencia, puedan dirigirse para atender psicológica y legalmente su situación, además de divulgar de manera permanente, información que oriente a las mujeres y sus familias.
Es difícil erradicar la violencia cuando ni siquiera hemos comprendido que es.
Durante los últimos 10 años me he dedicado a formarme y documentarme en temas de equidad y género. Los últimos 10 años he ocupado puestos públicos en este tema, he dedicado mis propios recursos para mantener vigente el tema desde mi figura de ciudadana de a pie, he sido aliada y vocera de instituciones que se dedican a impulsar y transformar la vida de las mujeres.
Sin embargo, nada que sea digno de permanecer y trascender es realizado por una persona en solitario. Tanto Zahira Lealtad como yo, estamos seguras de que tú eres la pieza que nos falta para poderla compartir en español y ayudar en nuestro idioma, a las mujeres que quieren cambiar su historia.

Por Alicia Mendoza
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, noviembre (SEMlac).- El presupuesto del programa contra la violencia que opera la Secretaría de Gobernación de México disminuyó un 55,11 por ciento, "una disminución grandísima", dijo la diputada federal Candelaria Ochoa.
En su participación en el Foro "México en Alerta de Género", Ochoa explicó que en 2015 y 2016 hubo 1.900 millones de pesos (92 millones 682.000 dólares) destinados a combatir la violencia, pero en 2017 habrá solamente 853 millones de pesos, es decir, la reducción equivale al 55,11 por ciento menos.
Además, especificó que a nivel federal "se han reducido los montos en los programas prioritarios de salud, educación, prevención de la violencia y derechos reproductivos de las mujeres".
Por otra parte, en el Foro, organizado por el colectivo del mismo nombre, México en Alerta de Género, realizado en la sede del Senado, Patricia Olamendi, exsubsecretaria de Relaciones Exteriores, realizó un llamado para que las 22 solicitudes de alerta por violencia de género que se han hecho por estados del país "sean inmediatamente decretadas y, por lo tanto, entren en operación" y apuntó que la Alerta en manos de la Secretaría de Gobernación la ha convertido en un tema político y de competencia entre los gobiernos estatales y el federal.
Olamendi propuso "tenemos que exigir que la alerta se aplique conforme a lo que dicta la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia" y que en los estados se apliquen.
"Hacemos un llamado a que se den a conocer los resultados de las aplicaciones de las alertas de género de los estados, donde ya se establecieron. Hasta la fecha, no conocemos qué se está haciendo."
La exsubsecretaria de Relaciones Exteriores informó que el próximo 25 de noviembre "México en Alerta de Género" realizará una protesta frente a la Secretaría de Gobernación a las 4 de la tarde.
A su vez, la senadora Martha Tagle afirmó que "la violencia feminicida está costando la vida de siete mujeres al día en México. La violencia de género está costando la vida de muchas mujeres, incluso más que cualquier otra enfermedad, por ejemplo el cáncer. Se está constituyendo en una de las principales causas de muerte de mujeres".
"Por eso, hoy necesitamos alzar la voz cada vez más fuerte para que seamos escuchadas. Todas y todos tenemos algo qué hacer en nuestra vida cotidiana para detener la violencia contra las mujeres", indicó.
En México se niega la realidad de la violencia feminicida, denunció la senadora, "esta realidad ha hecho que organismos internacionales pongan la alerta en nuestro país, mientras aquí se niega reconocerla", dijo.
Organismos internacionales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amnistía Internacional y ONU Mujeres han levantado la voz para decir que la violencia feminicida es un asunto que se ha convertido en epidemia en nuestro país, recordó.
En el Foro "México en Alerta de Género" que se realiza en el contexto del próximo 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, Wendy Figueroa, resaltó que "el feminicidio es la expresión de todas las violencias acumuladas de las cuales son víctimas las mujeres. El feminicidio es la realidad de que México está en una crisis de derechos humanos y de acceso a la justicia".
Patricia Patiño, de la Red de Mujeres Líderes por la Equidad, explicó que México en Alerta de Género es un colectivo que fue integrado por un grupo de mujeres "para impulsar un movimiento a lo largo y ancho del país" y "decretar que México está en alerta de género", porque, puntualizó "los asesinatos de mujeres en este país y en el mundo van en aumento y necesitamos generar mayor procuración de justicia".
Durante el foro, María Inés Vargas, Rachel Contreras y Samantha Villlavicencio compartieron sus testimonios de la violencia que han sufrido y exigieron justicia a las autoridades estatales y federales.
Wendy Figueroa, directora general de la Red Nacional de Refugio, comentó que estos testimonios "nos trastocan y no están alejados de la realidad que vivimos día a día. Estos testimonios nos dan cuenta que las violencias que sufren las mujeres son violencias cruzadas, patrimonial, económica, emocional, sexual, social y todo trastoca las vidas de las mujeres y de quienes están a su alrededor. La impunidad, la falta de acceso a la justicia es lo que miramos en estos testimonios".
También dijo que "en los estados donde ya existe la alerta de género ésta no funciona. Y aquellos estados en los cuales los índices indican que es necesario implementarla existen omisiones y simulaciones, lo cual es sumamente grave".
Por ello, indicó Wendy Figueroa, "seguiremos impulsando la alerta de violencia de género, porque es una de las acciones fundamentales para proteger la vida de las mujeres".
Asimismo, denunció que los refugios no están dentro de la agenda política y no tenemos presupuesto, a pesar de que somos otro mecanismo que previene casos de feminicidio. Eso nos hace reflejar cómo el Estado mexicano valora la vida de las mujeres.
En el foro participaron, también, las periodistas Ivón Melgar, Elisa Alanís, Jorge Zarza, José Buendía; así como la abogada Natalia Pérez, de la Comisión Mexicana de Promoción de los Derechos Humanos, y la luchadora social María de Lourdes Pérez Oceguera.

Página 6 de 34
Volver