Violencia de género

Violencia de género (431)

Guerra2Bogotá, octubre (Especial de SEMlac).- A más de un año de la sentencia de la Corte Constitucional que ordena al Estado investigar los casos de violencia sexual cometidos en el marco del conflicto armado que vive Colombia y desarrollar una política pública para las colombianas desplazadas, no hay un sólo fallo condenatorio y los programas están muy retrasados.

"Toca hacer acciones de tutela (medida legal para defender derechos) para que le den a una la ayuda humanitaria, y cuando una gestiona algo (para la comunidad desplazada) la vuelven a amenazar (los grupos armados). Yo tengo un año de estar en Bogotá, y sólo me han dado un avantel (radio-teléfono), pero eso no sirve para parar las balas. Y a las que hemos sido violadas, nos toca contar la historia varias veces, hasta el vigilante de las oficinas públicas tiene que saber que una fue violada".

Así resumió para SEMlac C.A., una mujer de 32 años que sufrió cuatro desplazamientos, el asesinato de su hermano, un secuestro de los paramilitares y fue violada por soldados.

"Yo vivía de la agricultura, pero perdimos la tierra. He recibido apoyo psicológico de la organización 'Tierra de Hombres', pero dicen que necesito una atención más profunda". C.A., además, fue testigo de tortura sexual que llevó a la muerte a otras mujeres.

asesinadasGuatemala, noviembre (Especial de SEMlac).- Una mujer despierta de dolor y se reencuentra con que su rostro desapareció porque el marido se lo arrancó de tajo con un cuchillo. Otra corre peor suerte y su misma sangre sirve para que su conviviente escriba en las paredes: "por marera la tuve que matar". Y un hecho aún más horroroso tiene por escenario la calle: los pedazos de un cuerpo femenino son hallados dentro de una bolsa negra.

 

Estas escenas ilustran lo que significa ser mujer en este país centroamericano y vivir al filo de la muerte día tras día, como consecuencia de la violencia intrafamiliar, las pandillas y el crimen organizado que se ensaña contra las guatemaltecas.

 

No son historias de terror. Son hechos reales en los cuales los ataques físicos, psicológicos y sexuales tienen como principal protagonista a aquellas que, en su mayoría, recién iniciaron una vida conyugal, o trabajan en maquilas, o se ven obligadas por la pobreza y falta de oportunidades a unirse a las pandillas.

 

Los autores de estas escenas grotescas, por lo general cargadas de golpes y moretones, resultan ser el cónyuge o ex cónyuge, o los miembros de las propias pandillas.

PJudicialLima, noviembre (Especial de SEMlac).- "Dentro de 17 meses, es decir en mayo de 2010, verán mi caso en el poder judicial. Presenté mi denuncia por maltrato en diciembre de 2008. Después de haber insistido varias veces en la comisaría, mi denuncia fue admitida, pero primero tuve que pasar por el médico legista y hacer terapia sicológica como medida cautelar y como no tengo dinero estoy yendo al hospital, donde las citas en salud mental son cada cinco meses".

Estas resignadas palabras corresponden a Florencia, una de las pocas peruanas que no ha cejado en su denuncia y espera que la lenta justicia peruana sancione al padre de sus hijos, responsable de muchos años de maltrato físico y psicológico. "Con la sentencia ya podré iniciar el juicio de divorcio", agrega.

Florencia tiene 47 años, pero luce mayor. Tiene tres hijas, un hijo y seis nietos, ha perdido algunos dientes en las peleas con su ex pareja, actualmente trabaja para una empresa de limpieza y hace tres años logró que el padre de sus hijos se fuera de la casa.

"Estábamos separados más de ocho años pero no se quería ir, decía que también era su casa, pero una tarde que le quiso pegar a mi hijo, yo justo estaba cocinando, me aloqué, tenía el cuchillo en la mano y lo amenacé; él me quiso pegar pero resbaló y se pinchó con el cuchillo, se hirió el brazo, se asustó. Se fue diciendo que ya no iba a poder dormir tranquilo. Me amenazó, pero estaban mis hijas que vieron que fue accidental. Y se fue", recuerda.

mujer_y_sidaSantiago de Chile, noviembre (SEMlac).- La violencia es una realidad en la vida de todas las mujeres y se hace más verdadera aún en quienes viven con VIH, tal como lo demostró el estudio "Dos caras de una misma realidad: Violencia contra las mujeres y feminización del VIH/sida". La investigación reveló que el VIH y la violencia se refuerzan mutuamente.

 

Según la investigación, una de cada dos mujeres con VIH vivieron violencia de cualquier tipo, de manera previa al diagnóstico, y una de cada tres de estas últimas sufrieron violencia múltiple, referida a más de un tipo de agresión. Del total de la muestra, una de cada 10 vivió todos los tipos de violencia que fueron estudiados (abuso sexual, violencia física, sicológica y sexual).

 

La pesquisa, realizada por Fundación EPES (Educación Popular en Salud), en colaboración con Vivo Positivo y Fundación Savia, fue efectuada a 100 mujeres con VIH que se están tratando con medicamentos.

 

Respecto a la vinculación violencia-mujeres-VIH, María Eugenia Calvin, de Fundación EPES, indicó que "hay investigaciones de la Organización Panamericana de la Salud que señalan la prevalencia de violencia en mujeres que viven con VIH. Estas dos pandemias se trabajan de manera separada, pero la violencia es un factor de vulnerabilidad para el VIH y viceversa".

HondurasTegucigalpa, noviembre (Especial de SEMlac).- Los feminicidios, entendidos como crímenes de odio contra las mujeres por razones de género, se incrementaron en Honduras después del golpe de Estado, ocurrido el pasado 28 de junio, de acuerdo con el documento presentado por la coalición Feministas en Resistencia a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

Esto se debe al "estado de desprotección en que se encuentran las víctimas y al debilitamiento de las instituciones encargadas de la protección de los derechos humanos de las mujeres", expresó a SEMlac Adelay Carías, integrante de Feministas en Resistencia y presentadora del informe sobre Violación a los derechos humanos de las mujeres en el marco del Golpe de Estado.

 

Otra de las presentadoras del estudio aclaró que, en 2008, 312 mujeres murieron en forma violenta entre enero y diciembre en el país, con un promedio de 26 feminicidios, según el informe "Muerte de mujeres por violencia intencional 2008" del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

 

En 2009, el número aumentó a un promedio de 31 crímenes por mes, sumando 325 hasta octubre, de acuerdo con datos proporcionados por la Fiscalía de la Mujer, en la Unidad de Investigación de Muertes violentas de mujeres, creada en 2008.

CarbonariBuenos Aires, noviembre (SEMlac).- La regla establece que, para que un juego se ejecute, deben existir pautas; y si en él participa más de una persona, debe primar el consentimiento. Por eso, un abuso nunca puede catalogarse de juego.

Sin embargo, hay quienes —por ignorancia o interés— pretenden argumentar lo contrario. Tal es el caso de una funcionaria de la provincia de Mendoza, quien calificó de "juego sexual" un abuso cometido por un grupo de jóvenes.

La mencionada funcionaria, que utilizó la desafortunada expresión, es María Eugenia Carbonari, titular de la Dirección de Orientación y Apoyo Psicopedagógico Comunitario de la provincia de Mendoza, ubicada en el Oeste de la Argentina.

"Sabemos que esto empezó como un juego y, a la vez, necesita definirse como una relación que en los adolescentes está entablada, que es el juego del contacto y puede ser de acercamientos, caricias y otras series de acontecimientos que necesitan ser evaluados como juegos sexuales", dijo Carbonari.

machismo_mataSantiago, agosto, (SEMlac).- La violencia contra las mujeres no se detiene. En Chile, han ocurrido más de 500 feminicidios entre 2002 y lo que va de 2009; asesinatos que se denunciaron en el lanzamiento nacional de la campaña ¡Cuidado! El machismo mata.

Las acciones de presentación se realizaron en diez ciudades del país y consistieron en zapatos y vestidos femeninos vacíos, ubicados en la vía pública, simbolizando la falta de esas mujeres que fueron asesinadas por el solo hecho de serlo, en su mayoría a manos de parejas o ex parejas.

La Red Chilena contra la Violencia Doméstica y Sexual señaló que este año, en la tercera fase de la campaña, se quiere profundizar en la violencia cultural contra las mujeres, aquella que ellas mismas interiorizan en tanto normalizan acciones que las subordinan y violentan en lo cotidiano.

Destacó también la violencia institucional, puesto que es responsabilidad de las autoridades que continúen siendo asesinadas mujeres que habían hecho las denuncias pertinentes e incluso contaban con medidas cautelaras decretadas por la Fiscalía. "Eso te habla de un Estado que no protege los derechos de las mujeres", señaló Gloria Maira, coordinadora de la Red.

violenciageneroBogotá, agosto (Especial de SEMlac).- En la ciudad de Tumaco, al suroeste de Colombia, un hombre asesinó a su ex esposa e hirió a sus suegros porque un juez le negó la custodia de su hijo. Esta noticia, difundida este mes, da cuenta de uno de los cientos de homicidios de colombianas, cuyas vidas son arrancadas a manos de sus parejas o exparejas.

Según el informe del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Forensis) de 2008, del total de los homicidios de colombianas en los que se conoce al presunto agresor (289 casos), 33,5 por ciento de los victimarios tenía un vínculo o antecedente de relación afectiva con la víctima. Es decir, que era o había sido compañero permanente, esposo, novio o amante.

Estos asesinatos pueden ser considerados como feminicidios, toda vez que se producen contra mujeres por el hecho de ser mujeres, según explicó a SEMlac Claudia Ramírez, abogada integrante de la Misión Internacional de Investigación de Feminicidio en México y Guatemala (2005), organizada por la Federación Internacional de Derechos Humanos.

El término feminicidio ha adoptado diferentes enfoques de acuerdo con las características que adopta esta forma de violencia en diversos escenarios.

masculinidadLa Habana, septiembre (Especial de SEMlac).- Puestos de frente a la construcción cultural de su masculinidad y las inequidades, desigualdades y violencias que esta implica para las relaciones de género, no pocos hombres cubanos confiesan que se han redescubierto como personas.

Esa fue la impresión del ingeniero en transporte Alejandro López Corona, trabajador de una de las empresas pertenecientes al Grupo Industrial Refrigeración y Calderas, de la industria sideromecánica en la isla.

López participó en 2007 en un Taller de Sensibilización sobre Masculinidad y Violencia de Género, resultado de un programa del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), una ONG cubana.

La experiencia lo ayudó a cambiar sus relaciones familiares y laborales y le provocó necesidad de adquirir nuevos conocimientos sobre los temas de género, explicó en una ponencia durante un intercambio posterior, promovido también por OAR.

SantiagoMéxico, septiembre (SEMlac).- Carmen Santiago Hernández, periodista de 35 años, padece un cuadro post traumático agudo, borró de su recuerdo la agresión y golpiza que le propinó su ex pareja, Ramón Rubén Mora Peralta, el 25 de julio pasado, y fue declarada incapaz jurídicamente, lo que le impide volver al trabajo, cobrar sus salarios y tener algún futuro.

A la violencia machista que le produjo fracturas múltiples de cráneo, un coma inducido de dos semanas y amnesia, se suma la indiferencia de las autoridades gubernamentales del estado de Guerrero, que no sólo consintieron en liberar al agresor, sino que no han protegido las necesidades y derechos, tanto sociales como jurídicos de Carmen.

A más de seis semanas del hecho, su padre Walberto Santiago, de 75 años y parapléjico, del que ella se hacía cargo, estaba en casa de una pariente lejana en el puerto de Acapulco, a una hora de la capital de Guerrero. Allí también fue ido a parar el hijo de Carmen, de cinco años, que hasta antes de la golpiza vivía con ella.

En Guerrero existe la ley 553 que "asegura una vida libre de violencia para las mujeres", y ahí, hace 25 años, se instaló la primera Secretaría de la Mujer y la primera fiscalía que debiera atender estos delitos.

Página 31 de 31
Volver