Violencia de género

Violencia de género (423)


Las mujeres lesbianas y bisexuales experimentan una doble y hasta triple discriminación. Sin embargo, activistas y expertos en el país denuncian el silencio que muchas veces cubre estas manifestaciones de maltrato. La psicóloga y activista Norma Guillard ha trabajado por más de una década a favor de los derechos de las mujeres lesbianas y bisexuales en Cuba. SEMlac conversó con la especialista sobre la violencia que sufren cubanas que aman a otras mujeres.

 

Con flores, poemas y mimos se idealizan los amores de juventud. Sin embargo, en la etapa del noviazgo pueden aparecer sutiles manifestaciones de violencia machista que auguran, para las mujeres, daños psicológicos o físicos más graves en el futuro.

Investigaciones recientes de la socióloga cubana Magela Romero con estudiantes universitarias cubanas advierten que el ideal romántico del amor y la búsqueda del "príncipe azul" siguen vigentes y funcionan como mitos sobre las relaciones de pareja.

Para enfrentar y poner fin a la violencia machista, se necesitan leyes, instrumentos y mecanismos que respalden los derechos de las mujeres a una vida sin maltrato de ningún tipo y que garanticen una atención diferenciada a estos casos, de un fuerte contenido discriminatorio y patriarcal.

Pero las leyes, aunque imprescindibles, no bastan. Se necesita también de operadoras y operadores de justicia libres de prejuicios y con conocimientos básicos para entender que una mujer calla el maltrato no porque sea "masoquista" o "le gusta que le peguen", sino debido a que está atrapada en el círculo de la violencia y no sabe salir de ese circuito sin ayuda, carece de suficiente autoestima y cree que debe obedecer y complacer; que muchas, efectivamente, retiran la denuncia, pero no lo hacen porque quieran o prefieran al maltratador, sino porque le temen, intuyen aún peores represalias o tienen que volver a su lado porque no tienen otro sitio a dónde ir.

Para que una mujer víctima de violencia machista en la pareja logre romper con los vínculos que la unen a su victimario, necesita saber que no está sola.

Especialistas concuerdan en que las redes de apoyo compuestas por la familia, las amistades cercanas, colegas de trabajo o vecinos resultan definitorias para terminar con situaciones de maltrato, lo mismo que aquellos espacios institucionales en los que ellas pudieran solicitar ayuda.

Sobre la violencia contra las mujeres por motivos de género abundan creencias erradas que sostienen la normalización de esta agresividad, especialmente en las relaciones de pareja.

Para comprender que esta violencia no es "natural", sino aprendida, es preciso romper con los falsos supuestos sobre el maltratador y la mujer maltratada que permanecen en nuestras sociedades y comprender que la violencia de género se sostiene en un ciclo en el cual pesan mucho las dependencias de la víctima con su victimario.

Ciudad de México, noviembre, (SEMlac).- La violencia contra las mujeres es un problema global de enormes proporciones, que ahora se encuentra entre los asuntos más críticos en el mundo, declaró a SEMlac Jeremy Corbyn, miembro del Parlamento del Reino Unido, quien afirmó que los casos más graves de violencia contra ese sector poblacional se presentan en África y Centroamérica.

Las políticas de los Estados lanzadas en contra de la violencia hacia las mujeres -agregó- se "topan con la pared" cada vez que entran en acción los sistemas judiciales, los cuales operan sin una idea clara sobre lo que son los derechos humanos y solo proyectan el reflejo de la aceptación social de ese fenómeno.

Quito, noviembre (SEMlac).- Cerca de 5.000 denuncias de violencia contra mujeres se realizaron en Ecuador durante el último año, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. Ello significa que seis de cada 10 casos de maltrato corresponden a algún tipo de violencia de género.

De acuerdo con investigaciones de varias instituciones, entre las que figuran el Consejo de la Judicatura y la Unidad Especializada contra la Violencia y la Familia, la más frecuente es la violencia psicológica, una de las más difíciles de identificar y penalizar.

 

La Habana, noviembre (SEMlac).- Ante la llamada desesperada de su hija, Ovidio constató las sospechas de que estaba siendo maltratada. Desde que ella se mudara con su novio un año atrás a Santa Fé, municipio periférico de La Habana, comenzaron a tener menos comunicación y la alegría de la muchacha de 20 años se fue opacando.

"Abandonó el trabajo, dejó de prepararse para ingresar a la universidad y ponía excusas para que la visitáramos, por lo que su madre y yo nos molestamos con ella", confiesa a SEMlac este ingeniero de 60 años, quien solicitó anonimato porque no quiere "despertar heridas del pasado".

La Habana, noviembre (Especial de SEMlac).- Julia es una joven que quiere superarse. Continuamente su marido le dice que ella no sirve, que es mala madre y torpe, pero la mujer se contiene "para no provocarlo". Así evita que beba y se ponga violento, dice ella.

Aunque Julia es un personaje de ficción de la telenovela "La otra esquina", que actualmente transmite el canal estatal Cubavisión, de alcance nacional, especialistas consideran que el dramatizado refleja estereotipos sobre la violencia de género que perviven en la sociedad cubana.

La Habana, noviembre (SEMlac).- Discriminadas por su color de piel, por ser mujeres o por su condición económica, mujeres afrodescendientes de comunidades cubanas reconocen que el primer paso para abordar el tema es tomar conciencia de que muchos de los rechazos que reciben, cotidianamente, son manifestaciones de violencia.

"Si la violencia de género a menudo es invisible, también es muy difícil identificar maltrato en los chistes o bromas que abundan sobre el pelo o la apariencia de las personas negras o mestizas", explicó la bióloga Hildeliza Leal durante el taller Mujer negra, violencia y discriminaciones, el pasado 20 de noviembre, el Taller de Transformación Integral del Barrio (TTIB), de Pogolotti, en el capitalino municipio de Marianao.

Página 10 de 31
Volver