Sexualidad / Salud reproductiva

Sexualidad / Salud reproductiva (73)

Bogotá, agosto (Especial de SEMlac).- Como consecuencia del conflicto armado que vive Colombia desde hace 50 años, las mujeres son las más afectadas por diferentes formas de violencia, pero a la vez son las que más participan en los procesos de ayuda a las víctimas de hechos traumáticos.

Aunque según la fuente que se utilice difiere el número de personas en situación de desplazamiento, se calcula que no menos de cuatro millones 300.000 personas se han visto obligadas a abandonar su tierra por amenazas o como única forma de poner a salvo su vida, de las cuales más de la mitad son mujeres pobres de zonas rurales.

No obstante, las personas desplazadas no son la únicas víctimas del conflicto armado, también lo son las que han sufrido el secuestro, el asesinato de un familiar o el reclutamiento forzado de un hijo, entre tantos otros crímenes. El número de víctimas del conflicto armado se desconoce, pues muchas de ellas no han denunciado los hechos de violación de derechos humanos de que fueron objeto, particularmente las víctimas de violación sexual, en tanto que otras víctimas no están incluidas en las estadísticas de desplazamiento, pues siguen viviendo en sus tierras.

El desplazamiento forzado en sí mismo implica un trauma, pues al dejar su terruño las personas pierden también sus medios de producción (tierra y animales) y sus lazos sociales, lo cual se ve reemplazado intempestivamente por un entorno de pobreza en una ciudad que desconocen, sin protección ni trabajo.

Guatemala, agosto (Especial de SEMlac).- Nada ha cambiado: en 2000, el informe "Línea basal de Mortalidad Materno Infantil" aseguraba que más de la mitad de las muertes maternas en Guatemala se debía a sangrado excesivo, infecciones, hipertensión inducida por el embarazo y abortos inseguros, y que la mayoría de las muertes por gestación ocurrían en el hogar.

Una década después, el documento no ha perdido vigencia. En esta nación centroamericana, la maternidad sigue siendo sinónimo de temor, de incertidumbre, de muerte.

Aquí las mujeres gestan al filo de la muerte, y las hemorragias, las infecciones y el aborto persisten como las tres grandes causantes que arrebatan la vida a por lo menos 153 madres por cada 100.000 niños nacidos vivos.

El Observatorio de Salud Reproductiva (OSAR), creado para monitorear los principales lugares del país donde hay más muertes por embarazos, da cuenta de que 52 por ciento de las muertes maternas sucede el mismo día del parto y que todavía hay lugares donde dejan de existir 266 mujeres por complicaciones en el parto.

La Paz, agosto (Especial de SEMlac).- Las estadísticas de la salud sexual de las bolivianas son alarmantes y las políticas públicas insuficientes para salvarles la vida: 65 mueren cada año por abortos clandestinos y dos al día por complicaciones en el embarazo, parto y postparto.

Cada año se denuncian unas 200 violaciones a niñas y adolescentes, y una de cada cuatro mujeres ha sido víctima de violencia sexual. El 21 por ciento de jóvenes de 15 a 19 años son sexualmente activas y sólo el 1,6 por ciento usa algún método anticonceptivo moderno; el 16 por ciento de las adolescentes estuvieron embarazadas alguna vez.

El cáncer de cuello uterino, la principal causa de mortalidad femenina en Bolivia, mata a cinco mujeres a diario y el de mama a 8,71 de cada 100.000. La sífilis congénita afecta a 12 de cada 1.000 nacidos vivos, de manera que la tasa de prevalencia es 24 veces superior a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En cuanto al acceso y protección en salud, una encuesta realizada por la Coordinadora de la Mujer, en 2006, dio por resultado que 66 de cada 100 mujeres no tenían seguro de salud y que la mayoría de éstas eran indígenas.

Montevideo, agosto (SEMlac).- Uruguay consolida el descenso de la muerte materna, según estadísticas oficiales. En 2010, sólo fueron cuatro mujeres, y van dos en 2011.

El Ministerio de Salud Pública presentó en julio los datos sobre mortalidad materna, elaborados por la Comisión para la prevención de la morbimortalidad de causa obstétrica.

El índice de mortalidad materna, que se construye del resultado de muertes maternas por cada 100.000 niños nacidos vivos, continúa su descenso en este país. Sólo el año 2009 fue la excepción, al fallecer 16 mujeres. La interpretación de los profesionales estuvo asociada en ese momento a la gripe H1N1 como causa.

El índice de mortalidad materna 2010 fue de 8,47, mientras que no se han registrado muertes maternas causadas por aborto provocado en condiciones de riesgo.

mirar-desde-la-sospechaLa Habana, julio (Especial de SEMlac).- El tratamiento de la sexualidad en la infancia y la adolescencia sigue siendo un desafío sin resolver para la programación televisiva en Cuba, coincidieron especialistas en La Habana.

Múltiples factores, desde la política de producción y programación hasta la subjetividad del personal creativo, median en la factura y los contenidos de series y programas destinados al público de menor edad.

"Se trata de espacios para niñas, niños y jóvenes que programan, narran y realizan adultos, quienes muchas veces transmiten sus propios prejuicios y experiencias personales", sostuvo la asesora de televisión Elsa Carrasco, una de las ponentes en un debate que el pasado jueves 14 de julio abordó el tratamiento de la sexualidad en la programación infanto-juvenil televisiva.

La convocatoria reunió a profesionales de la crítica, la creación y público en el espacio "Mirar desde la sospecha", que cada mes convoca en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), el Programa de Cultura del no gubernamental Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), bajo los auspicios de la Agencia Suiza para la Cooperación y el Desarrollo (COSUDE) y con apoyo de la Consejería Cultural de la Embajada de España en La Habana.

familia_cubanaLa Habana, julio (Especial de SEMlac).- Los cambios ocurridos en la manera de asumir la sexualidad, el noviazgo y las relaciones de pareja durante las últimas décadas en Cuba han influido en el comportamiento de indicadores demográficos como la fecundidad.

Heydi Cárdenas, una enfermera capitalina de 37 años, comparte esta afirmación basada en su experiencia personal.

"Mi madre me contaba a menudo que casarse con 18 años y tener cuatro hijos, prácticamente uno detrás de otro, había sido el mayor error de su vida. Pero lo hizo para poder escapar de las múltiples prohibiciones que le imponían mis abuelos. Yo me prometí que no iba a repetir su historia", contó a SEMlac.

Con esa experiencia familiar, Cárdenas tuvo varios novios, paseó mucho con sus compañeros de estudios y comenzó a convivir con una pareja estable cuando ya había cumplido 28 años.

maternidad1Buenos Aires, junio (SEMlac)., La tasa de mortalidad materna en Argentina durante 2009 fue de 5,5 por 10.000 nacidos vivos, según las cifras emitidas por el Ministerio de Salud de la Nación, lo cual marca un ascenso si se compara con los niveles de 2000, cuando ese índice llegaba a 3,5 por 10.000 nacidos vivos.

La gran mayoría de esas muertes son a causa de abortos inseguros. En el año 2009 los decesos por interrupción de embarazos fueron 87, mientras que en 2008 sumaron 62, hecho indicativo de que también se manifiesta un aumento en esta causal.

No obstante, el registro de muertes maternas posee un alto nivel de subregistro, o sea de muertes relacionadas con el embarazo, parto, puerperio que son clasificadas dentro de otras causales y no como muertes maternas.

Así lo demuestra un estudio realizado por la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Buenos Aires y la Dirección General de Estadistas y Censos de la Ciudad de Buenos Aires, según el cual el subregistro es "de dos muertes maternas no registradas por cada una registrada".

fivSan José, mayo (SEMlac).- El próximo 31 de mayo vence la segunda prórroga solicitada por el gobierno de Costa Rica a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para la aprobación de la polémica ley que otorgaría el derecho a las mujeres y sus parejas a procrear por la vía de la fertilización in vitro, cuando ellas no puedan quedar embarazadas por otros medios.

La iniciativa, que responde a una recomendación de la CIDH , ha generado una polarización de opiniones en la propia Asamblea Legislativa y la sociedad costarricense que ha impedido su adopción por el organismo competente, obligado ya a solicitar dos prórrogas al órgano internacional, la segunda de ellas próxima a vencer.

De no existir un acuerdo legislativo que adopte la mencionada legislación, el vencimiento del plazo podría significar eventualmente una sanción en la Corte Interamericana para Costa Rica por violar derechos humanos fundamentales.

El debate ha sido sin cuartel y ha involucrado a muchos actores. La principal polémica sobre el proyecto y sobre la FIV en general tiene que ver con el destino de los óvulos fecundados in vitro.

Embarazada5La Habana, mayo (Especial de SEMlac).- Susana Roque tiene 35 años. Es Licenciada en Derecho y está en pleno proceso de investigación para su doctorado, todo lo demás es secundario. Aunque dice que quiere tener un bebé, cada día aplaza la maternidad porque su expectativa de ser una profesional con alto grado científico, por ahora, pesa más que la cuna vacía.

De nada sirven las promesas de ayuda de su suegra, ni las garantías que le ofrece su esposo de estar a su lado en todo momento. "Él ya se hizo doctor en ciencias y nada se lo impidió, yo no quiero ser menos", comenta, pese a saber que el reloj biológico no esperará eternamente por ella.

Su caso no es único. Forma parte de un fenómeno que vive la población femenina profesional de Cuba, país con una muy baja tasa de fecundidad. Al cierre de 2009, se registró una Tasa Global de Fecundidad (TGF) de 1,7 hijos por cada mujer, una de las más altas en 20 años.

Desde hace 30 años las cubanas no cubren el nivel de reemplazo poblacional -al menos una hija por mujer- y se ha acentuado la expectativa de familia pequeña.

pubertadLa Habana, mayo (Especial de SEMlac).- Considerado el medio de comunicación a través del cual adolescentes y jóvenes reciben mayor cantidad de información, las ofertas dramatizadas de la televisión cubana no están ayudando a muchachas y muchachos a entender sus conflictos cotidianos o a definir sus comportamientos sexuales.

Con las pantallas saturadas de series juveniles foráneas y telenovelas o policíacos igualmente producidas en otros contextos culturales y sociales, adolescentes interrogados por SEMlac confirmaron que necesitan ver audiovisuales que se parezcan a sus vidas y les ayuden a entender sus conflictos.

Yanabel Naranjo y Sandro Rodríguez cursan su octavo grado, el segundo del nivel secundario, y reconocen necesitar más orientación efectiva sobre su sexualidad desde los medios televisivos.

"Todas mis amigas ven telenovelas y series pero en ellas no se explican las dudas que una tiene en torno a las relaciones sexuales, las ponen y ya. Durante mucho tiempo yo pensé que era muy sucio tocarme algunas partes de mi cuerpo y luego, cuando pusieron los muñequitos de Pubertad, descubrí que eso era normal", rememoró Naranjo con SEMlac.

Página 4 de 6
Volver