Género

Género (381)

Por Sara Lovera 
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, septiembre (SEMlac).- Un grupo de mujeres activistas que se organizaron para buscar familiares desaparecidos, denominado Colectivo Solecito, encontró el miércoles 7 de septiembre 75 fosas clandestinas en diversas localidades del Estado mexicano de Veracruz, informó Lucía de los Ángeles Díaz, presidenta del grupo..
Veracruz es considerada la segunda entidad de este país con mayor cantidad de personas desaparecidas, según los reportes de la Procuraduría General de la República, y una de las más violentas en la persecución de la libertad de expresión y de mayor ingobernabilidad.
El presidente municipal de Xalapa, la capital de Veracruz, Américo Zúñiga, dijo que cuando llegó a su puesto en 2014, el problema de las desapariciones y de las fosas clandestinas ya existía, "lo heredamos", afirmó al incluir a las autoridades de la Fiscalía estatal.
El Colectivo Solecito que ha hecho el trabajo que debían realizar las autoridades, al hallar 75 fosas clandestinas -hasta 2014 se habían localizado solo seis- es una expresión de la toma de postura de familiares, principalmente mujeres, en busca de desaparecidos y desaparecidas, como los casos de los estados de Morelos y Sinaloa, documentados extensamente en diversos medios de comunicación y televisiones digitales.
Entre abril y agosto de este año, en apenas cinco meses, grupos de mujeres organizadas han encontrado 90 fosas clandestinas con cientos de restos humanos.
Lucía de los Ángeles Díaz, dirigente del colectivo, destacó que estos hallazgos fueron realizados por familiares de desaparecidos, quienes realizan actividades de búsqueda desde el pasado 8 de agosto.
Esta brigada o colectivo Solecito está compuesto por 50 madres de familia que buscan a sus hijos e hijas desaparecidas, en vista de que las autoridades no lo hacen.
Díaz agregó que es necesario que las autoridades estatales expliquen sobre esas fosas clandestinas.
Así el colectivo encontró 28 "cuerpos enteros", algunos con signos de tortura. Ocho fosas ya fueron procesadas y corroboradas por la División Científica de la Policía Federal que fueron localizadas en Colinas de Santa Fe, y falta revisar qué hay en el resto de fosas.
Los hallazgos registrados hasta la fecha son un avance parcial en un predio que tiene una extensión de unas 10 hectáreas, el cual ya había sido intervenido hace dos años por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), con un saldo final de cinco personas inhumadas. Dichas fosas se descubrieron en San Rafael Calería, una comunidad rural del municipio de Córdoba, y en Amatlán de los Reyes, localidad conurbada a Córdoba.
La Policía aseguró que estaba trabajando para acceder a las 67 fosas aún no exploradas. De esas fosas, la Policía Científica junto con la Fiscalía General del Estado han extraído los restos de 28 personas, en ocho de ellas.
El alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga, admitió que existen irregularidades en el uso del cementerio, pero aclaró que tanto él como las actuales autoridades de la Fiscalía asumieron sus cargos en 2014 y heredaron esa situación. En los últimos cuatro años, la Policía Federal sólo ha podido confirmar el hallazgo de seis fosas clandestinas con restos humanos en el estado de Veracruz.

Por Dixie Edith
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, septiembre (SEMlac).- En los próximos 15 años, los hogares cubanos tendrán cada vez menos personas como promedio y las mujeres, poco a poco, capitalizarán su jefatura, según una reciente investigación demográfica divulgada en La Habana.
Aun cuando el número total de hogares crecerá en el país de casi 3,9 millones a 4,2 millones, a un ritmo de poco más de 20.000 por año, en todas las provincias disminuirá el promedio de personas por hogar en el período 2015-2030, anunció el Centro de Estudios de Población y Desarrollo (Cepde), de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (Onei).
A lo largo de esa década y media habrá un aumento en la proporción de hogares con uno y dos miembros, aseveran las "Proyecciones de los Hogares Cubanos 2015 - 2030".
El Cepde reconoció el apoyo del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (Celade) y del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa para la elaboración de las proyecciones, una investigación experimental cuyos resultados calificó de "inéditos" y "válidos para el período inter censal (2012 - 2022)".
Según los cálculos de este centro de investigaciones demográficas, los hogares cubanos formados por una sola persona crecerán hasta 19,7 por ciento del total y los integrados por dos personas alcanzarán 27,9 por ciento.
En tanto, los compartidos por tres integrantes disminuirán hasta 24 por ciento, desde 25,5 por ciento que representan actualmente. Igualmente, disminuye el peso de los hogares con cuatro integrantes, que en 2015 representaban 17,5 por ciento del total y para 2030 deben ser 16 por ciento.
Sin embargo, de acuerdo con la investigación, se mantiene más o menos estable la relación de los que cuentan de cinco a siete y más miembros, aunque de forma absoluta su número es minoritario y, en general, su presencia es relativamente baja en cualquier contexto.
En resumen, al final del período que abarca la indagación, en 88,1 por ciento del total de hogares convivirán entre una y cuatro personas.

Crece la jefatura femenina
Según la reciente investigación del Cepde, el número de mujeres al frente de hogares en Cuba también irá en ascenso en los próximos 15 años.
Así, si en 2015 aún se registraba un predominio de hogares con jefes del sexo masculino, con 53,8 por ciento, esta proporción va disminuyendo a lo largo del período de la proyección y para año 2024 prácticamente se igualarán las tasas de jefatura femenina y masculina.
A partir de ese momento, se registrará un predominio femenino que llega a alcanzar, para el 2030, 52,5 por ciento de los hogares, con lo cual esta nueva investigación confirma una tendencia que otras indagaciones demográficas venían anticipando.
El Censo Nacional de Población y Viviendas de 2012 reveló que 44,9 por ciento de los hogares cubanos estaba dirigido por mujeres. La cifra venía en ascenso desde 1981, cuando se reportó 28,2 por ciento de hogares con jefatura femenina.
Para Juan Carlos Alfonso Fraga, director del Censo y del Cepde, lo más significativo no es el dato en sí, sino que después de tres censos ya se puede hablar de una tendencia evidente.
La cifra de mujeres al frente de los hogares incluye a las adultas mayores y viudas que quedan dueñas solitarias de sus casas, o las mujeres propietarias oficiales de las viviendas.
Pero "en buena medida también parte del reconocimiento de esa realidad por parte de los hombres, que fueron declarantes ante los enumeradores, en muchos casos", explicó Alfonso Fraga a SEMlac en 2013, a raíz de la presentación de los resultados del último censo.
"Es de esperar que la reducción del tamaño promedio de los hogares se convierta en un factor que favorezca el mejoramiento en las condiciones de vida de las personas de la tercera edad, al mismo tiempo que estimule el incremento en el número de nacimientos", precisan las "Proyecciones de los Hogares Cubanos 2015 - 2030".
Tal reflexión muestra la preocupación que existe en el país de cara a los desafíos que representa el agudo proceso de envejecimiento que signa la coyuntura demográfica actual. También se trata de una situación anunciada.
"Los cambios esperados en la estructura por edades deberán tener una fuerte incidencia en las familias cubanas, con un aumento del grado de dependencia y un incremento en el número de ancianos", alertaban las doctoras Aida Rodríguez y Luisa Álvarez en su artículo "Repercusiones del envejecimiento de la población cubana en el sector salud".
"Es de esperar que, dada la sobre mortalidad masculina en las edades avanzadas, se incremente el número de hogares con la presencia de mujeres ancianas solas, lo que exigirá de una mayor atención a la familia por parte de los diferentes actores sociales de la comunidad", agrega el texto publicado en 2006 en la Revista Cubana Salud Pública.
Según el Cepde, las más recientes "Proyecciones…" constituyen una novedad desde el punto de vista científico, así como del servicio estadístico que ofrece, por ser "un aporte cubano a la metodología de las proyecciones demográficas, en particular sobre los hogares".



 

Por Julia Vicuña Yacarine
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Lima, septiembre (SEMlac).- "Toda la sociedad tiene que movilizarse en defensa de la Amazonía, de cuyos recursos depende la vida de nuestros pueblos andinos, amazónicos y costeros", invocó Norma Canales, del Grupo Impulsor Mujeres y Cambio Climático, organización que integra el Comité Nacional del VIII Foro Social Panamazónico (Fospa) y el Grupo Sectorial Mujeres, Diversidades y Diálogos Interculturales.
En conferencia de prensa, realizada el último 31 de agosto, el Comité Nacional del Fospa anunció los objetivos de esta cita regional que, por primera vez, tendrá lugar en Perú, y que surgió como una iniciativa al interior del Foro Social Mundial, espacio de articulación anual de los movimientos sociales del planeta identificados con la visión de un mundo sin explotación ni discriminaciones. 
Canales explicó la importancia de la Amazonía, territorio de más de siete millones de kilómetros cuadrados que comparten las poblaciones de ocho países, donde 34 millones de mujeres y hombres desarrollan sus proyectos de vida, incluidos 390 pueblos indígenas.
Las organizaciones de mujeres que son parte del proceso de organización hicieron sentir su voz como parte del "llamado del bosque", lema que acompaña la organización de este evento regional, donde se espera la participación de 1,500 representantes de Perú, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Guyana Francesa, Surinam y Venezuela.
Para Canales, el deterioro de la Amazonía avanza por los impactos del modelo de desarrollo capitalista extractivista y la expansión de los mercados globales que han generado el cambio climático, una de las principales amenazas para la existencia humana.
El cambio climático -explicó- acentúa las desigualdades y opresión generadas por este sistema, que golpea más a quienes menos tienen y pone en riesgo los medios de vida de las mujeres amazónicas y andinas, exacerba las violencias contra ellas, invisibiliza y usufructúa su trabajo de cuidado en hogares y comunidades, y criminaliza sus luchas en defensa de su tierra, agua y bosques.
Asimismo, advirtió sobre la necesidad de vincular la defensa que hacen las mujeres de sus cuerpos como territorio individual y de sus tierras y comunidades como territorio colectivo. 
"Demandamos que en ambas dimensiones se respete nuestro derecho a decidir con libertad y autonomía, eso es parte de nuestra agenda panamazónica", remarcó.
Las propuestas del Grupo Sectorial de Mujeres, Diversidades y Diálogos Interculturales giran en torno a la realidad de la violencia y discriminación, seguridad y soberanía alimentaria, participación política y fortalecimiento organizativo, cambio climático y economía sostenible, y gestión de la tierra y territorio. 
"Nosotras queremos hacer oír nuestras voces diversas y plurales exigiendo a nuestros Estados la garantía del pleno ejercicio de nuestros derechos como mujeres amazónicas y andinas", dijo.
El VIII Fospa, a realizarse en abril de 2017 en la ciudad de Tarapoto (San Martín), a 970 kilómetros de la capital peruana, abordará temas como: territorio e identidad, cambio climático y soberanía alimentaria, mujeres panamazónicas y andinas, modelo neocolonial e impacto en los derechos de los pueblos de la panamazonía andina, y paradigmas alternativas y procesos de resistencia.
Ketty Marcelo López, presidenta de la Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP), resaltó que el VIII Fospa permitirá colocar la visión de desarrollo de los pueblos indígenas y dar visibilidad a sus agendas en aspectos como los territorios y el cuidado de los bienes de la naturaleza.
El presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), Henderson Rengifo, afirmó que sin territorios los pueblos indígenas "no somos nada" y demandó la titulación de 20 millones de hectáreas "donde queremos vivir una vida plena". 
"El bosque está en peligro -dijo- los megaproyectos están pelando la Amazonía y no lo vamos a permitir".

Por Gabriela Ramírez
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, septiembre (SEMlac).- Yo respaldo la igualdad de género y la Universidad toda respaldará la igualdad de género, porque la entendemos como una forma de convivir en sociedad con justicia, en igualdad de oportunidades y en paz, afirmó el rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Enrique Graue.
Durante la firma de convenio de adhesión a la campaña He ForShe, Grau, dijo que se unen a esta acción de ONU Mujeres como una herramienta para responsabilizarse y comprometerse en la lucha por la igualdad de género.
"Lo vamos a hacer porque la universidad como gestora del conocimiento es responsable de la educación de las nuevas ciudadanías y la igualdad de género en todas sus dimensiones", indicó el rector.
Recalcó que es intolerable que en la UNAM existan manifestaciones de violencia de género hacia las mujeres y dijo "la violencia sexual en todas sus manifestaciones, debe ser erradicada de una vez y para siempre de nuestra universidad".
Como muestra de esta voluntad, en el acto fue presentado el Protocolo para la presentación de casos de violencia de género, que ya fue publicado en la Gaceta Universitaria.
En sentido, Ana Güezmes, representante de ONU Mujeres en México, dijo que la violencia contra las mujeres es inaceptable, se puede prevenir y tenemos la obligación de sancionarla.
Con esta firma, agregó, la UNAM reitera su voluntad para cumplir 27 compromisos que hagan de la igualdad entre hombres y mujeres una realidad.
En el acto realizado en el auditorio del edificio de Rectoría de la máxima casa de estudios, la representante de ONU Mujeres destacó que la UNAM es una de las primeras universidades en sumarse a esta campaña, lo cual -apuntó- "debe servir de inspiración para otras".
Señaló que con esta firma, la UNAM deberá hacer todo cuanto esté a su alcance para alcanzar la igualdad de género y mandar un mensaje claro de tolerancia cero a la violencia contra las mujeres.
Las expectativas son muy altas, pero aseguró estar convenida de que la UNAM será una inspiración no solo en México, sino en el resto del mundo para alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres.
En este evento estuvieron presentes también Leonardo Lomelí, secretario general de la UNAM; Mónica Gonzáles Contró, abogada general de la UNAM; Ana Buquet, directora del Programa Universitario de Estudios de Género, entre otras personalidades.

Por Juana María Nava Castillo

(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Tepic, México, septiembre (SEMlac).- Pese a ser la entidad que ocupa el segundo lugar nacional en matrimonios de niñas menores de 18 años y contar desde marzo con una ley reciente para prohibirlos, no hay una sola política pública o programa para hacerla efectiva en este territorio mexicano.
Nayarit, localizada en la región del Pacífico mexicano, tiene 30 por ciento de población indígena. Ahí las uniones en su mayoría son de hecho, no ante registro civil, por eso no se tiene una estadística real. Entre las menores de edad de las zonas urbanas casi siempre los matrimonios son consecuencia de un embarazo temprano.
La directora del Instituto para la Mujer Nayarita, Gloria Núñez Sánchez, asegura que no es cuestión de políticas públicas, sino de que los padres entiendan y eduquen a sus hijas.
Las legisladoras afirman que hace falta educación y que se difunda la nueva normativa, mientras las autoridades indígenas en las comunidades y el gobernador de la comunidad huichola de La Zitakua, Eliseo Díaz, consideran importante que se concientice a los y las jóvenes de que deben esperar a casarse, y no hacerlo a los 12 o 13 años, cuando "aún no saben cómo vivir".
En Nayarit, en 2015, se registraron 5.287 matrimonios, de los cuales 241 fueron entre un hombre mayor y una menor. Pero esto no es lo importante, dice Núñez Sánchez, sino las uniones que se dan sin estar casados, de lo cual no hay registro.
Y para que cambie esta situación tan arraigada, en la que las niñas son las principales afectadas y violentadas, dice el investigador de comunidades indígenas, Jesús Amaro, no basta con una ley porque es "más fuerte la creencia que la ciencia".
Hay que llegar a las figuras clave de las comunidades, a quienes tienen confianza entre la población para convencerla de las desventajas físicas, sociales, psicológicas y económicas de que las y los jóvenes se junten a tan corta edad, e ir incidiendo en que las niñas no deben ser "regalo", ni "piquete" de los adultos en esas regiones.
La directora del Instituto de las Mujeres en Tepic, Noemí Ramírez Bucio, señaló que la modificación legal es un acierto de la actual legislatura para eliminar los matrimonios forzados, pero faltará una política pública que impacte realmente en las uniones que se dan de hecho entre niñas y hombres mayores.
¿Se va a denunciar?, cuestionó. El tema no es fácil, expresó, pues falta educación y concientización, porque no es sencillo desarraigar una cultura. Además, se propiciará la unión libre con una total desprotección social y legal para las niñas.

Los cambios en la ley: la prohibición
El pasado 8 de marzo se reformó el Código Civil y de Procedimientos Civiles del Estado de Nayarit, eliminando la dispensa para que las y los niños contrajeran matrimonio a los 16 años y más, y con ello hacer visible lo que podría ser estupro, que se maquillaba con el matrimonio, señaló la diputada Sofía Bautista, presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez.
"Estamos conscientes de que no solo se da el matrimonio por la vía legal, pero esta es una forma de desmotivar las uniones y de evitar consecuencias de violencia para las niñas", señaló la diputada.
"Lo que toca ahora es trabajar con las resistencias culturales y los mitos de que las niñas, cuando se embarazan, quedan desprotegidas o se producen más padres desobligados", expresó.
En esa entidad, de acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social, tres de cada 10 madres son adolescentes.
Para la legisladora que representa una de las comunidades huicholas, Fidela Pereyra, es fundamental el acercamiento con la población indígena, con las autoridades de las comunidades, para sensibilizar. Las principales comunidades de coras, huicholes, tepehuanos y mexicaneros deben tener claro que los usos y costumbres en materia de derechos humanos de la niñez no funcionan.
Aunque hay eventos y pláticas, en realidad no existe una clara política pública para hacer cambios auténticos; no se ve por dónde se va a actuar en este tema.
Ivideliza Reyes, diputada presidenta de la Comisión de Equidad de Género, mencionó que el punto está en terminar con las uniones forzadas, principalmente en las regiones indígenas.
Hace falta, señaló, una buena coordinación en todos los órganos de gobierno para que se concientice que el matrimonio de las niñas no debe ser "normal".

Las cifras

De acuerdo con el "Diagnóstico situacional de mujeres indígenas y violencia en el municipio de Tepic, 2014", realizado por el Instituto de las Mujeres en el municipio de Tepic y la Universidad Autónoma de Nayarit, 67 por ciento de las indígenas tuvieron su primer hijo antes de los 18 años; de las cuales 21,6 por ciento fue madre antes de los 15 años.
Revela que 14,5 por ciento de las mujeres indígenas señalaron que la elección de su pareja se realizó por la madre, el padre, o por arreglos entre la familia y el esposo.
Según los datos, 29,02 por ciento de las mujeres de 20 a 24 años se casaron antes de los 18 años, y 4,1 por ciento antes de los 15; 37,2 por ciento de los casamientos de las menores de 18 años se registra en la zona rural y 22 por ciento en la urbana; 77,6 por ciento de las niñas que se casan solo tienen la primaria o menos; 57,3 por ciento la secundaria y 15,4 por ciento la preparatoria; y casi la mitad (49,7 %) de las niñas casadas, provienen de un estrato socioeconómico muy bajo.
La Dirección de Registro Civil del estado reportó en el año 2014, 100 matrimonios entre hombres mayores de edad y niñas menores de 18. Un año después aumentó a 214, y en el primer trimestre de este año eran 37, antes de que se reformara la ley en marzo de este año.
La mayoría de las menores que se casan lo hacen entre los 16 y 17 años, dice el director del Registro Civil, Eduardo Naya Vidal, y ejemplifica con dato del año 2014, el único que tenía desagregado, según el cual, 47 de ellas tenían 17 años y 30, tenían 16.

Esposas de los jornaleros
La socióloga feminista e investigadora en la Universidad Autónoma de Nayarit, Lourdes Pacheco, señaló que de noviembre a junio, en este estado llegan los y las jornaleras agrícolas para el corte de caña y de tabaco.
"Los jornaleros traen a sus hijas pequeñas mientras van a la escuela, ya que son recibidos en espacios adaptados para ello; pero cuando ya no hay escuela, la secundaria básicamente, dejan de traer a las niñas, pues se convierte en una boca más para alimentar.
"Lo que pasa aquí entonces es que las niñas se convierten en parejas o esposas de un jornalero, con la consecuencia de los embarazos tempranos, que es lo más común del mundo", explicó la investigadora, quien dice que es un problema serio, pero las niñas no tienen otra manera de ver la vida que no sea la reproducción.
Venir a Nayarit es como una fiesta y cuando se les dice "tú ya no vienes", las niñas se convierten en esposas, agrega Pacheco, al precisar que no todas son migrantes de los estados de Guerrero, Oaxaca y Chiapas, sino de las mismas comunidades de huicholes y coras de la entidad.
En las comunidades indígenas nayaritas, explicó, persiste el apartado de niñas para el matrimonio.
"Ya la tengo dada, es una frase tan natural en esos sistemas, cuyas normas propias les han dado funcionalidad, y aunque no nos guste, y no compartamos esas ideas, así operan negándoles a las niñas la libertad de elegir su vida.
"A las niñas les rompen otro futuro posible; la instalan en un sistema decidido. Se las "dan" a hombres con poder en la localidad y, al recibir una esposa, el señor será atendido, no será abandonado y, a su vez, la niña estará protegida, tendrá la posibilidad de obtener bienes", expresó.

Agripina y Victoria
"Ay, se casan con corona y todo para separarse luego, luego", expresó espontánea Agripina, quien nunca se casó, pero se unió a su pareja a los 15 años; él tenía 25.
Nunca hubo un pelado más bueno, dice con gran orgullo esta mujer de ahora 75 años, residente El Botadero, localidad situada en el municipio de Santiago Ixcuintla, quien estuvo unida por 52 años con su pareja, fallecida hace seis.
Tiene nueve hijos e hijas. Batalla para hacer el conteo de cuantos nietos y nietas tiene, "parece que son 15". Tampoco recuerda claramente a las bisnietas y bisnietos. Lo que sí recuerda es que nunca se arrepintió de haberse unido tan chica, "pues eso se usaba".
"Tuve una vida muy bonita, él era muy acarreador", dice. "Mis hijos nunca desearon una fruta o carne. Llegaba con bosas y bolsas de comida. Era muy trabajador y todos mis hijos tienen estudios".
Ella, Agripina Valdez Ramos, estudió hasta tercero de primaria, suficiente, dijo para "defenderse y hacer cuentas".
En la plaza principal de Tepic, Victoria espera a su marido. Ella tiene 18 años, y hace tres está "junta" con Emilio. Tienen dos hijos, uno de dos y medio y el otro está por "completar el año". Lo mece mientras ve juguetear al mayorcito.
Estudió hasta segundo de secundaria. En la escuela conoció a Emilio, y antes de acabarla, quedó embarazada. Entonces decidió irse a vivir con Emilio, pues su madre le dijo que el bebé tenía que tener un padre.
"Yo sí quería vivir con él y si me respondía, pues mejor". Y así fue, desde entonces Emilio se hace cargo de la familia. Ya no estudió, tampoco ella. Él se dedica a vender dulces y frituras, ella a cuidar de los niños.
Para Victoria, es muy normal estar joven y con dos hijos. De hecho, quisiera tener también una niña y, aunque le emociona la idea de casarse, dice que es muy caro, entonces "así estoy bien", concluye.

Por Alicia Mendoza Guerra
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, septiembre (SEMlac).- Mariana duda que el matrimonio sea fuente de realización personal. En casa siempre escuchó historias de las mujeres del grupo familiar que no se casaron y que han tenido una vida más estable y satisfactoria que las que sí lo hicieron.
Mientras tanto, en su pequeña tienda del barrio de La Lagunilla, arropada por los colores vivos de los vestidos de XV años y el blanco de los vestidos de novia, Inés recuerda, con cierto pesar, que hace apenas cinco años cada fin de semana le compraban seis vestidos de novia; pero desde hace un par de años, cuando vende, vende solo uno o dos. Ella se ha dedicado por 18 años a la venta de ajuares de novia en este tradicional mercado de la capital mexicana.
En México el matrimonio marca una tendencia a la baja de 18 por ciento en un lapso de 15 años.
De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 2000 se registraron 707.422 matrimonios y en 2014 se realizaron solo 577.713 uniones conyugales, cifra que incluye matrimonios entre personas del mismo sexo.
Pero ¿por qué no se casan las mexicanas?
Mariana es socióloga y tiene 33 años. Ella no se vio casada nunca, pues decidió concluir sus estudios universitarios. Opina que una mujer casada en este país se enfrenta a muchas desigualdades, ya que "ahora tenemos que poner nuestro salario al ingreso familiar, pero igual tenemos que llegar a hacer el trabajo del hogar, a diferencia del hombre que no tiene que llegar a la casa a trabajar".
Además, este año viajará a Francia a realizar estudios de maestría e imaginarse con este nuevo futuro siendo casada "sería un yugo", confiesa. Así que nunca pensó en casarse ni cuando tuvo a su hijo, pues dice que "para tener hijos y mantenerlos ya no necesitas estar casada y la situación se aclara si el hombre no es responsable."
La información de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) d 2014 indica que, en el país, 41 por ciento de las mujeres de 15 años y más está casada y 16,2 por ciento vive en unión libre. La población de mujeres solteras representa 25,9 por ciento, mientras las separadas, divorciadas o viudas tienen una proporción de 16,9 por ciento.

Consecuencias para la industria del vestido de novia
Esta disminución en el matrimonio se refleja en la industria de vestidos de novia en México.
Entre casaderas de todas las edades acompañadas por sus amigas y familiares, José relata que ha trabajado por 30 años en el corredor de las novias en el centro de la Ciudad de México.
Cuenta, además, que en la temporada alta de 2015 los números de las 17 tiendas de la empresa para la que trabaja actualmente registraron una caída de 25 por ciento, comparado con temporadas anteriores. José prefiere usar otro nombre y no mencionar la marca para la que trabaja, por seguridad.
Rosa toma su tiempo para hablar con entusiasmo de su experiencia en la industria, tiempo durante el cual su tienda permanece desierta. Relata que ha trabajado desde hace seis años en las tiendas de la calle de República de Chile y confirma la tendencia negativa, pues dice que en la última temporada alta, que va de octubre a diciembre, la tienda donde trabaja solo vendió 50 vestidos, cuando en años pasados "se llegaron a vender hasta 70".
La industria del vestido de novia del sector de lujo en México también ha visto una disminución de futuras esposas frente a sus aparadores. Alejandra Cal y Mayor Awad, senior buyer de la marca española Rosa Clará en México, considera que sí "se nota una disminución del mercado en México, pero en Europa la caída es mayor".
Pese a que México es el segundo mercado en importancia para Rosa Clará a nivel mundial, su representante en el país dice que en los últimos 10 años ha cambiado mucho el mercado de novias, lo mismo que la vida de las mujeres.
"Antes la mayoría de las mujeres estaba en su casa hasta que se casaba, el papá le pagaba la boda, el novio le pagaba el vestido y de esta forma más tradicional se repartían los gastos de las bodas.
"Ahora muchas de las mujeres trabajan, se independizan, viven solas, después comienzan a vivir con sus novios y ya cuando llega el momento de la boda comparten los gastos, tanto de la boda, el vestido, la luna de miel, todo. Ya no tienen el soporte económico de los papás y por lo mismo su presupuesto es más bajo, buscan hacer eventos más chicos, más casuales, más informales".
La industria del vestido en general en México tiene un alto valor social, emplea fundamentalmente a mujeres y está integrada por 20.000 empresas que representan 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) manufacturero, de las cuales 90 por ciento son pequeñas y medianas Empresas (Pymes).
La Cámara Nacional de la Industria del Vestido (CANAIVE) registró en el primer semestre de este año un crecimiento de 4,5 por ciento en la totalidad del sector productivo. En 2012 la industria textil y del vestido marcó una fuerte caída, ante la cual en 2014 el gobierno federal anunció medidas para impulsar la industria textil-vestido y la Secretaría de Hacienda estableció mecanismos para impedir la importación de productos subvaluados.
El pasado mes de junio, directivos de la CANAIVE auguraron que este año la industria mexicana del vestido crecería al doble de la económica mexicana en general, afirmaron que la industria se encuentra entre los sectores productivos más dinámicos y de mayor expansión en el país.
Pese a los datos de la CANAIVE, la industria del vestido de novias en México sigue registrando todavía un menor número de ventas en los aparadores.
Es el caso de Maricarmen, quien desde hace 16 años vive entre telas, encajes, diseños, máquinas y vestidos. Antes de dedicarse a diseñar y confeccionar estos trajes, solo vendía telas de gran calidad hechas en Tlaxcala, México, hasta que hace 15 años la fábrica cerró, por "los precios de telas chinas contra las que no podía competir".
Las amigas y clientas de Maricarmen la animaron a hacer vestidos, pues ya que tenían las telas y no sabían con quién llevarlas, entonces se decidió a diseñar y confeccionar vestidos de novia. Así que después de que la fábrica de Tlaxcala cerrara, ella tuvo que buscar por todo el país telas de excelente calidad, pero solo las encontró en el extranjero: España y Estados Unidos.
Maricarmen considera que ha bajado muchísimo la venta de ropa en general, porque los precios de la ropa importada china que se vende en tiendas en México son irrisorios, y "no podemos competir con esos precios, porque nuestras telas y prendas son mejores".
Esos precios, dice, "acortan nuestras posibilidades de vender nuestro producto de calidad."
En la boutique de Maricamen se confecciona al mes un vestido de novia, pero confiesa que vive con la angustia diaria de saber si va a salir para pagar la luz y la renta.
Ante este escenario, la industria del vestido de novia se está diversificando, reinventando y perfeccionando para poder competir.

Estrategias de la industria nupcial
En el mercado de la Lagunilla, Inés y su hija Laura mantienen la empresa familiar, Novedades Lupita. Juntas diseñan y confeccionan, además de los vestidos de novia, los atuendos de las quinceañeras. Hace tres meses redujeron el espacio de exhibición de vestidos de novia en su tienda para aumentar el espacio de vestidos de XV años, porque se venden más.
Las quinceañeras, dice Laura, quien estudia diseño y confección de ropa, "todavía tienen la ilusión de vestirse de princesas, las chicas de ahora ya no se casan y las que vienen en busca de vestidos para su boda son chicas de otros estados, porque ellas tienen más arraigada la costumbre de casarse de blanco".
Tanto para Inés como para Laura, su proyecto de vida está en los vestidos. Hace cinco años lograron abrir su establecimiento propio "para poder competir", dicen. Al compartir los altibajos que han tenido en el negocio, les emociona mostrar sus nuevos diseños y contar el tiempo que les toma satisfacer a un cliente, "varios meses y largas jornadas de trabajo". Aunque ambas coinciden en que necesitan más apoyos financieros del gobierno, "para que nuestro negocio familiar pueda crecer".
En la boutique de Maricarmen ella y otras 10 mujeres hacen, además del vestido nupcial, los vestidos de las damas de honor, de la mamá de la novia, de las hermanas, es decir, el paquete completo, pues así lo han pedido las clientas hace muchos años. "Cuando ellas ven la calidad de nuestras telas y diseños, se convencen y mandan a hacer todos los vestidos para la familia de la novia".
Al igual que Inés, Maricarmen opina que le ha sido difícil encontrar financiamientos y apoyos gubernamentales para poder hacer su negocio más rentable.
Con un mercado mermado, Rosa Clará se prepara con precios más bajos para poder llegar más a la población de mexicanas de posición socio económica alta, pero también para llegar al mercado de posición socio económica media.
La oferta en "el mercado es muy competitivo, las novias buscan las promociones, las facilidades de pago, meses sin intereses, un porcentaje de descuento por pagar al contado o poder pagar en dos partes."
La representante de la marca española, que en México sabe que las posibilidades de crecer son limitadas y también que la oferta de marcas de lujo ha crecido y seguirá creciendo en este país, pues "ahora en el corredor de Masaryk se puede ver más tiendas de las que había hace 10 años", dice.

¿Qué buscan en sus vestidos las novias mexicanas?
Selene se casó el año pasado. Ella encontró su vestido ideal en "la calle de las novias", después de dos días de visitar tiendas. Para ella es importante destacar que la experiencia de elegir vestido "no necesariamente fue agradable, porque hay una parte muy dura que tiene qué ver con las expectativas de los otros, el cuerpo y la belleza".
Recuerda que se probó varios vestidos hasta encontrarse en una tienda donde le trataron mejor que en otras, ahí encontró y eligió esa prenda de importación española que le sentó mejor y que para ella representa "lo especial y único que es el día de nuestra unión, lo ceremonial e irrepetible".
De acuerdo con Maricarmen, hoy en día llegan a su boutique mujeres de 27 años, con poder socio económico alto, "ya no llegan tan jovencitas".
De igual forma, Alejandra Cal ha percibido que Rosa Clará atiende un mayor número de mujeres independientes y que "la edad de las novias va en aumento, antes era como de 25 a 30 años, ahora vemos que tienen entre 28 a 35 años".
El matrimonio como institución social, aún está muy presente en México y "las mujeres que quieren seguir la tradición de llegar a la iglesia lo quieren hacer con un vestido de moda, no con cualquier vestido", opina Mariana Rodríguez, también representante de Rosa Clará.
"La novia que paga su vestido es un cliente con más exigencia y quiere tener un abanico más amplio de opciones, quiere ver las 15 opciones que hay antes de decidirse por una. Buscan calidad y excelencia en su vestido, pero también piden un servicio especializado y asesoría de imagen", comparte Alejandra Cal.
De acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor y su estudio "Brújula de Compra", las mexicanas invierten en sus vestidos de novia en promedio 6,2 por ciento del total de los gastos de la fiesta; es el segundo gasto más significativo después de la renta del salón.

Por Dixie Edith
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, agosto (SEMlac).- Presentes entre las primeras cinco causas de muerte en Cuba desde hace más de tres décadas, los accidentes, sobre todo de tránsito, siguen acaparando titulares de prensa, pero especialistas llaman a mirar con lupa las interioridades de un asunto que impacta de maneras diferentes a las personas, según su edad y sexo.
Al cierre de 2015 se produjeron en la isla 5.421 defunciones por accidentes de todo tipo y se estima que esta causa de muerte es responsable de que haya 5,3 años de vida potencialmente perdidos por cada 1.000 habitantes, según datos del Anuario Estadístico de Salud de Cuba correspondiente a 2015, publicado este año por el Ministerio de Salud Pública (Minsap).
El mayor impacto sigue siendo para los hombres. La tasa de mortalidad por esta razón para la población masculina es de 50,5 fallecimientos por cada 100.000 cubanos, frente a 46,1 en el caso de las mujeres.
Sin embargo, las diferencias se van acortando. Si en 2006 los datos del Minsap registraban 1,5 hombres fallecidos por cada mujer, en 2015 esa proporción se redujo a 1,1.
Hay diferencias también en cuanto al comportamiento por grupos de edades: hasta los 25 años, los accidentes oscilan entre la primera y la segunda causa de muerte, un comportamiento similar al del resto del planeta.
Esto no es casual. Entre las personas más jóvenes se registra una tendencia a "adoptar comportamientos de riesgo" y a actuar bajo presión del grupo de amistades, confirma el "Informe sobre la situación mundial de la seguridad vial", publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015.
Sin embargo, es la diferencia entre el impacto de los accidentes en hombres y mujeres la que demanda análisis más detallados, pues revela claras inequidades de género, según han alertado desde hace más de una década expertas como las doctoras y especialistas en temas de género y salud Leticia Artiles Visbal e Ileana Castañeda Abascal.
"La salud de mujeres y hombres es diferente y desigual. Diferente porque hay factores biológicos (genéticos, hereditarios, fisiológicos) que se manifiestan de forma distinta entre los sexos y muchas veces se mantienen invisibles para los patrones androcéntricos de las ciencias de la salud", precisa Castañeda Abascal en su artículo "Diferencias relacionadas con la salud de mujeres y hombres adultos mayores".
A juicio de esta experta, las inequidades se producen a partir de dos fuentes: la desigualdad de derechos y la de oportunidades, pero también por los roles que mujeres y hombres desempeñan en la vida pública y la doméstica.
Por ello, "la forma de vivir y, por tanto, las oportunidades de ser saludables, son diferentes para cada sexo", precisa en el texto publicado en 2013 en la Revista Cubana de Medicina General Integral.
Así, mientras ellos mueren más por accidentes de tránsito, ahogamiento y sumersión; ellas lo hacen por obra y gracia de caídas y exposición al humo, el fuego y las llamas.
Y si la OMS ha catalogado a los accidentes de tránsito como una "epidemia oculta" o silenciosa, ¿qué decir de esos otros que ocurren puertas adentro del hogar?
"Los riesgos físico-mentales que las tareas domésticas provocan usualmente se tornan irrelevantes, debido a la invisibilidad física y social de este trabajo y por el desconocimiento que existe acerca de la repercusión del mismo en la salud humana", asevera la socióloga Magela Romero Almodóvar en su artículo "La repercusión del trabajo doméstico en la salud femenina". 
"El tiempo invertido frente a cocinas y hornos, con sus humos y calores, puede acarrear enfermedades respiratorias y alérgicas como bronquitis y asma", advierte Romero Almodóvar, profesora del Departamento de Sociología de la Universidad de la Habana.
Pero también "la adopción sistemática de determinadas posturas inadecuadas para la realización de las actividades domésticas incide en el origen y desarrollo de afecciones osteomusculares como: artrosis, osteoporosis, contracturas y dolores musculares frecuentemente vistas en las mujeres", agrega la socióloga.
Artiles Visbal, por su parte, ha alertado sistemáticamente del riesgo de malnutrición y desnutrición que sufren las mujeres en su afán de privilegiar en asuntos de alimentación a hijos, hijas, esposos, padres, madres y otros familiares, un comportamiento que tiene mucho que ver con los mandatos patriarcales.
Para Romero Almodóvar, urge "profundizar en las consecuencias de estas labores para la salud femenina, en función de elaborar propuestas que contribuyan a una redistribución social más justa y eficiente de las tareas del hogar, y conseguir el logro de una mayor igualdad entre géneros en el ámbito de la salud".

De la Redacción
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, agosto (SEMlac).- Organizaciones de la sociedad civil demandaron a las y los Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación cumplir con el principio constitucional de paridad entre hombres y mujeres en la nueva conformación de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.
En una carta pública, las organizaciones proderechos de las mujeres expresan que esperan -como una acción afirmativa para seguir avanzado en el logro de la igualdad sustantiva-, que la SCJN conforme dos de las siete ternas solo con mujeres.
De esta manera, afirman, se garantizará que al menos dos de las Magistradas del máximo órgano de impartición de justicia electoral en México sean mujeres.
Organismos como Católicas por el derecho a Decidir, el área de Derechos Sexuales y Reproductivos del CIDE, Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad de Género y Ciudadanía, Trabajo y Familia, destacan el papel que el TEPJE ha tenido para dirimir conflictos electorales y garantizar el acceso a la justicia en nuestro país.
Asimismo, su labor ha sido clave para frenar la violencia política contra las mujeres y garantizar la igualdad sustantiva en el ejercicio de sus derechos políticos.
Por esta razón, la renovación de quienes integran la Sala Superior nos parece fundamental, puntualiza la misiva.
Y es que el pasado martes, se divulgó la lista de 21 aspirantes, quienes conformarán las siete ternas que el Senado analizará para elegir a los integrantes de la Sala Superior, de ese total solo seis son mujeres, "todas con una trayectoria que las avala para cumplir a cabalidad con las funciones exigidas por el cargo".
Las otras organizaciones que firman esta carta pública son: EQUIS: Justicia para las Mujeres, Grupo de Información en Reproducción Elegida y el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, que aseguran que México cuenta con una legislación electoral de vanguardia que garantiza el principio de paridad entre hombres y mujeres en las candidaturas.
Por ello, demandan extender este principio constitucional para la conformación del máximo órgano de impartición de justicia electoral en el país es lo mínimo que se puede exigir.
"Estamos seguras que, como en otras ocasiones, la SCJN seguirá siendo un referente en materia de protección de los derechos humanos de las mujeres y la igualdad de género".

Por Alicia Mendoza
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, agosto (SEMlac).- Amalia García, secretaria del Trabajo y Fomento al Empleo de la Ciudad de México, afirmó que las mujeres viven un futuro económico más dramático, ya que la mayoría que ahorra no piensa en su retiro, sino para usarlo en necesidades urgentes e inmediatas, debido a que los salarios son insuficientes y no les permiten guardar para su futuro.
Durante el segundo día de la Primera Convención Nacional de Afores se llevó a cabo la mesa "Género y Pensiones", en la cual también participaron Lorena Cruz, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres); Vanessa Rubio Márquez, subsecretaria de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), y Edna Jaime, directora del Centro de Estudios México Evalúa.
La titular del Inmujeres expuso la urgencia de "fortalecer las políticas laborales e introducir cambios urgentes en los sistemas de pensiones para garantizar la igualdad de género" y "solucionar de raíz sus deficiencias". Porque, explicó, "89 por ciento de las mujeres no tiene acceso a una jubilación", y "sólo el 3,7 por ciento de las mujeres está pensionada".
Por su parte, Edna Jaime consideró que en México "ser mujer y vivir bien es difícil en el presente y será casi imposible en el futuro", y resaltó que 60 por ciento de las mujeres siente incertidumbre económica al momento de su retiro, de acuerdo con datos de la "Encuesta 2015 Ahorro y futuro: una perspectiva de género" de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore).
Según datos de ese estudio, ocho de cada 10 mujeres no tienen una cuenta bancaria. El 52 por ciento de las mujeres no ahorra para el futuro, porque prefiere resolver sus necesidades actuales. Además, 57 por ciento ahorra en su casa y ello explica el bajo rendimiento del ahorro. De las mujeres que ahorran, 71 por ciento no piensa en juntar para su retiro sino para otros imprevistos o gastos de las familias. Y seis de cada 10 piensan que el gobierno o sus hijos deben ayudarles cuando llegue el momento del retiro.
"Con estas cifras es claro que México vivirá una transición demográfica muy compleja, con mujeres que enfrentarán vulnerabilidad económica en su vejez", aclaró Jaime.
De igual forma, la subsecretaria de la SEDESOL, Vanessa Rubio, dijo que a las mujeres les cuesta más trabajo ahorrar para el retiro, por lo que se debe aspirar a la equidad para mejorar la calidad de vida de las mujeres. Y es que, expuso, "en México son aún 34.8 millones de mexicanas las que no tienen acceso a la seguridad social".
Lorena Cruz afirmó que el reto que tiene México es incrementar la participación de este sector poblacional en el mercado laboral formal, porque actualmente sólo 43 por ciento de las mujeres en edad de trabajar participa en el mercado laboral.
Eso significa, explicó la titular de Inmujeres, que México "está desperdiciando un importante bono de género", y si las mujeres no están en el mercado de trabajo formal es porque tienen triples cargas de trabajo, situación que les orilla a ingresar al mercado laboral informal y a aceptar condiciones de trabajo "no igualitarias por miedo a perder el empleo".
Por ello, dijo Lorena Cruz "es un reto para el gobierno crear infraestructura para facilitar la conciliación entre la vida laboral y la familiar".
Finalmente, Amalia García puntualizó que la mejor política social es el empleo y que "es un derecho de las mujeres tener un trabajo digno con salario digno, como lo marca la Organización Internacional del Trabajo".

Por Lirians Gordillo Piña
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, agosto (Especial de SEMlac).- La apertura del trabajo por cuenta propia ha estimulado la inventiva de muchas cubanas. Aunque no resulta sencillo encontrar un nicho en el mercado de las actividades aprobadas para ejercer por cuenta propia, algunas mujeres han creado negocios reconocidos por la calidad de su servicio y originalidad.
Al clásico taller de reparación de bicicletas, la ingeniera cubana Nayvis Díaz Labaut le sumó cultura de servicio, capital humano preparado y una mirada empresarial. A Díaz Labaut le gusta romper con esquemas y se propuso, además, que Velocuba -el nombre que lleva la pequeña empresa- estuviera integrada por mujeres, una manera de romper con los prejuicios que conciben al mundo del ciclismo como un espacio exclusivo de hombres.
"Al principio éramos Dayli Carvó Interian y yo haciendo todo el trabajo. Dayli es licenciada en cultura física y ciclista por muchos años. Yo tuve que aprender del mundo de las bicicletas y empecé embarrándome las manos de grasa. Hacía de todo: limpiaba, atendía a los clientes, repartía sueltos promocionales en la calle, llevaba la administración y la contabilidad", dijo Díaz Labaut a SEMlac.
Un estudio de mercado le mostró a esta licenciada en Ingeniería Industrial que los talleres de reparación de ciclos en la capital eran pocos y con servicios limitados. Así Velocuba amplió su oferta y, además de reparación de bicicletas, ofrece arrendamiento, asistencia técnica a ciclistas en la vía, servicio a domicilio y rutas por zonas de interés turístico en la capital.
"En septiembre de 2014 inauguramos el primer taller. Estuvimos sin clientes solo tres días, las personas llegaban con curiosidad y poco a poco contamos con la mejor herramienta de mercadotecnia que se puede tener en este país, que es "de boca en boca". Las personas comenzaron a dar a conocer nuestros servicios y la seriedad con que trabajamos", recuerda Díaz Labaut.
A solo dos años de creado, Velocuba cuenta con dos talleres; su ubicación privilegiada es práctica y atractiva para la clientela nacional y extranjera que frecuenta los locales emplazados en la barriada del Vedado y en el Centro Histórico de la capital, respectivamente.
La protección al cliente es una clave en este emprendimiento económico. Hacer crecer la clientela y mantenerla es un reto que afrontan con calidad, servicios de garantías, atención individualizada y alta profesionalidad. 
"Buscamos que el cliente siempre se vaya complacido. Ese tipo de concepto creo que falta en el mundo empresarial cubano y es lamentable porque un cliente bien atendido se convierte en un cliente fiel y no va a buscar el servicio a otro sitio. Incluso. Yo tengo clientes que vienen de Habana del Este y de Matanzas", comenta la licenciada en ingeniería industrial.

Formación de recursos humanos…un valor añadido

Díaz Labaut cuenta con más de 15 años de experiencia en la rama de recursos humanos del sector empresarial estatal cubano. Es por ello que ha decidido que el concepto de su negocio se diferencie por una cultura de servicio de excelencia. Para ello, la formación del personal que contrata es fundamental.
"Busco, principalmente, educación y valores personales. No me importan tanto los conocimientos técnicos, acá les enseñamos todo lo concerniente al mundo de las bicicletas. Por eso el proceso de selección es vital. Una adecuada entrevista y una buena selección garantiza el 60 por ciento del éxito", opina la ingeniera.
La empresaria reconoce que cuenta con un equipo de trabajo y no solo personas que trabajan por un salario. A su formación dedica horas y pequeños programas sobre conocimientos técnicos y atención al cliente que ella misma prepara e imparte.
Comunicación horizontal, trabajo constante en la imagen y aprovechamiento de conceptos de mercadotecnia son otras de las herramientas que Díaz Labaut valora como fundamentales.
"Una buena comunicación interna se refleja en la atención al cliente directamente. Nosotros defendemos la atención personalizada y hemos tomado medidas para que sea factible. En ambos talleres tenemos libros de incidencia, por lo que un cliente puede venir con su bicicleta y, si al siguiente día lo atiende otra persona, no tiene que hacer el cuento una vez más porque todo se registró en ese libro", comenta Díaz Labaut, de 40 años de edad.

De vuelta a la comunidad
Nayvis Díaz Labaut defiende el precepto de que al negocio privado no le es ajeno el compromiso social y ambiental. En sus talleres las sillas de ruedas se arreglan gratis y hay descuentos de 50 por ciento para niñas y niños y de 30 por ciento para estudiantes universitarios y personas jubiladas.
"Ese trabajo se paga a los trabajadores y, aunque signifique un descuento de las ganancias, es nuestra manera de apoyar a la comunidad. Esta es una práctica que existe en el mundo, aunque no todas las personas comprenden lo beneficioso que es para todos. Los vecinos de nuestros locales perciben nuestro compromiso con la comunidad y además van a cuidar nuestros negocios y los van a promover", reflexiona.
Velocuba ha presentado proyectos de colaboración para actividades comunitarias al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder) y a la Oficina del Historiador de la Ciudad, iniciativas que buscan incentivar el uso de bicicletas, una práctica que fue casi masiva en Cuba durante la crisis económica de la pasada década de los noventa.
"La gente le ha cogido terror a las bicicletas porque les recuerda el período especial. Pero la bicicleta tiene tres beneficios fundamentales que hoy en el mundo entero se valoran: ayuda a disminuir la polución en las principales ciudades, reduce los gastos económicos de las personas por transporte y, sobre todo, ayuda a mantenerse saludable porque montar bicicleta es un ejercicio muy completo. Quisiéramos que en Cuba retomemos esa cultura", afirma la dueña de Velocuba.

Sorteando los baches del camino…
Al igual que otros negocios privados que existen en el país, Velocuba sufre la carencia de un mercado mayorista donde adquirir equipos, herramientas y piezas. 
La posibilidad de importar grandes cantidades de estos insumos es exclusiva actualmente de las cooperativas, que cuentan con la personalidad jurídica indispensable para hacer este tipo de operaciones.
Nayvis Díaz Labaut quisiera cobrar a mitad de precio las piezas con las que hoy repara las bicicletas, pero es casi imposible, pues tiene que "hacer cola para comprar una goma cuando la sacan en la tienda" y gastar más recursos en restaurar "piezas de bicicletas desahuciadas".
"También hace falta que se agilicen los trámites burocráticos. Por ejemplo, es muy difícil hacer una cooperativa en este tipo de servicio, aunque no imposible. Ya tenemos dos talleres, podríamos ser perfectamente una cooperativa y tener la posibilidad de hacer la importación. El principal beneficiario serían los clientes, que es el pueblo" opina.
Pero esta emprendedora no piensa en los límites, ni reduce la velocidad. Aspira a "abrir cuanto taller pueda en la ciudad y, si existe la posibilidad, en otras provincias".
En las próximas semanas la página Velocuba estará disponible en internet, principalmente ofreciendo un servicio a turistas que viajen a la isla del Caribe. Su nombre veloencuba.com anuncia a viajantes la posibilidad de encontrar en el país las bicicletas con las que pueden hacer recorridos por la ciudad. 

 

Página 7 de 28
Volver