Género

Género (349)

Por Redacción SEMMéxico
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
)

México, junio (SEMlac).- Fundar, Centro de Análisis e Investigación señaló que en el estado mexicano de Oaxaca la falta de abasto en medicamentos ha llevado al personal de salud a declararse en paro en 30 hospitales generales y 200 clínicas rurales.
En un boletín de prensa, Fundar explica que "se sabe también que dentro del recorte presupuestario efectuado en el año 2015 se afectó el Programa de Salud Materna y Perinatal en Oaxaca, pues se ejerció sólo el 57 por ciento del presupuesto, de lo que originalmente el Congreso Federal aprobó para dicho programa y entidad".
Un recorte de esa magnitud se traduce en menos recursos para el traslado de las mujeres, otorgarles albergues y alimentación, medicinas, personal de salud e insumos para la atención de éstas durante el embarazo, el parto y el pos parto, y para responder ante situaciones de emergencia obstétrica, puntualiza la organización.
Lo anterior lo explicó en el marco del recordatorio de los 15 años desde que Irene, una mujer oaxaqueña, quedara con discapacidad permanente a causa de la mala atención recibida durante su parto por los servicios de salud públicos en Oaxaca.
El organismo señala que actualmente no existen las garantías de que lo vivido por Irene no volverá a suceder, lamentablemente.
El Estado Mexicano no ha construido las condiciones para que las terceras demoras que derivan en casos de morbilidad y mortalidad no sucedan, explica el Centro de Análisis e Investigación Fundar.
En ese sentido, solicitaron que las medidas de no repetición propuestas en el caso Irene sean implementadas, pues ello es lo que permitirá generar un sentido integral de justicia, tras la serie de violaciones a derechos humanos cometidas en su contra.
"Por tanto, exhortamos a los gobiernos federal y de Oaxaca, a cumplir a cabalidad con su obligación de garantizar el derecho a la salud de las mujeres y de la población en general, implementando mejoras visibles y concretas que aseguren que los servicios para la atención a la salud estén disponibles, accesibles, y sean de calidad", dice el documento informativo.
El texto también explica el emblemático caso de Irene, y señala que se trataba de un caso particular de morbilidad materna prevenible, debido a lo que las expertas llaman la "tercera demora", es decir, un retardo que ocurre dentro de los establecimientos de salud cuando la mujer no recibe atención oportuna, adecuada y de calidad.
En la historia de Irene, la tercera demora marcó su trágico destino.
Como lo argumenta el Centro de Derechos Reproductivos, la ocurrencia de estas terceras demoras es indicativa de débiles sistemas de salud, causadas por insuficiencia de personal calificado o de insumos, redes de referencias inadecuadas, mal manejo clínico y actitudes negativas en contra de las mujeres.
Fundar exige al gobierno federal y de Oaxaca garantizar el derecho a la salud, con mejoras visibles y concretas, que aseguren que los servicios para la atención a la salud estén disponibles, accesibles y sean de calidad, políticas públicas que ya tienen, pero que aún están pendientes de atenderse o mejorarse.
Hasta la fecha, el Centro de Salud de la comunidad de Morelos, municipio de Santa Cruz Itundujia, aún se encuentra en precarias condiciones de recursos humanos e insumos para la atención de la salud materna y de la salud en general de la población. 
También exhortaron a que se destinaran recursos para asegurar el traslado de las gestantes a los centros de atención, y para su alimentación y la de sus acompañantes.
Fundar propuso la contratación de traductores-intérpretes de lenguas originarias, dado que dicha región es territorio de varios pueblos y comunidades indígenas.
Hemos pedido a la Secretaría de Salud de Oaxaca que se contratara personal permanente en el Centro de Salud de la comunidad de Morelos, en lugar del personal pasante que actualmente labora en dicho centro, dado que ello permitiría construir una relación de confianza entre la población usuaria y su personal médico, y daría pie a otras formas de coordinación para el mejoramiento de la atención a la salud.
Fundar, representante legal del caso Irene, también ha propuesto medidas puntuales que buscan el mejoramiento de los servicios de salud, en específico para la atención a la salud reproductiva de las mujeres de la región de donde Irene es oriunda.
"Hemos solicitado que el personal de salud del Hospital del IMSS Prospera de Tlaxiaco, donde se atendió Irene, se capacite en la atención de emergencias obstétricas dentro del Programa 'Pronto', del Instituto Nacional de Salud Pública, que ha producido evidencia favorable sobre su eficacia en contextos rurales".

Por Karina Escalona 
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Quito, junio (SEMlac).- Estudiantes y docentes de la Facultad de Comunicación Social (FACSO), de la Universidad Central del Ecuador llevan adelante desde hace poco más de dos años un proyecto para visibilizar los derechos de la comunidad LGBTI y el tema de la igualdad desde una perspectiva de género.
Creado en 2014, el colectivo Universidad Púrpura surgió como un grupo de lectura, y en la actualidad ya tiene espacios propios en redes sociales, radio y realiza acciones de sensibilización mediante conversatorios en los que participan expositoras de reconocida trayectoria en temas de género y derechos.
Como resultado de su labor resaltan productos audiovisuales, que difunden en la propia Facultad, entre los estudiantes y a través de plataformas web y su fanpage de Facebook, así como campañas e investigaciones.
Sus integrantes se sumaron a la campaña "No más violencia contra la mujer", y cuentan con un repositorio digital videos, textos y otros productos destinados a ampliar la mirada desde el género, de acuerdo con Raizza Pavlova, integrante del colectivo, y a punto de terminar su carrera de Comunicación Social.
Entre los resultados más importantes, además de la aceptación que han logrado entre los estudiantes, se encuentra la investigación Identidades LGBTI en la FACSO.
Este estudio, coordinado por la docente Mariana Alvear, permitió visibilizar el espacio académico como reproductor "de procesos de discriminación naturalizados y evidenciadas en el lenguaje, la mirada y las formas de trato hacia las personas con distintas orientaciones sexuales", precisó Pavlova en entrevista con SEMlac.
"Los estudiantes LGBTI están en constante estado de alerta, por temor a agresiones debido a sus orientaciones sexuales", destacó, y remarcó además que las conclusiones de esta indagación podrían servir de base para el trabajo en protocolos acerca de derechos en la Universidad Central del Ecuador.
Otro de estos resultados del colectivo es Radio Púrpura, una iniciativa dirigida por la profesora Sandy Chávez, que permite extender el alcance de sus acciones en el ámbito universitario.
Su equipo de trabajo está integrado por estudiantes, quienes diseñan y sacan al aire una programación variada, pensada para un público entre los 12 y 45 años, y enfocada en temas de sexualidad, género y derechos.
El colectivo Universidad Púrpura, bajo la dirección de Milena Almeida, docente de la facultad de Comunicación, desarrolla diversas estrategias de sensibilización, charlas y presentaciones para promover el respeto a las diferencias.
En el futuro próximo esperan poder establecer alianzas con otros grupos que trabajan estos temas en la universidad, en las facultades de Economía, Trabajo Social y Odontología con el propósito de crear un proyecto más amplio, concluyó Raizza Pavlova.

 

Por Karina Escalona 
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Quito, junio (SEMlac).- Los derechos sexuales y reproductivos de la mujer fueron uno de los temas a debate en el primer Congreso Ecuatoriano de Derechos Humanos, que del 15 al 17 se realizó en esta ciudad.
Bajo el lema "Nuevos tiempos, nuevos desafíos", investigadores, activistas, docentes y estudiantes participaron en el encuentro, organizado por la Comisión Ecuménica de Derechos Humanos (CEDHU), y con el apoyo de la Universidad Central del Ecuador y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador.
Durante el evento, entre otros importantes ejes temáticos, se presentó la conferencia "Salud mental y su afectación en contextos restrictivos al ejercicio de los derechos reproductivos de las mujeres y las niñas", a cargo de Martha Rondón, experta peruana en cuestiones de género.
Paralelamente a cuestiones relacionadas con derechos fundamentales de toda la sociedad, se trataron asuntos puntuales como la identidad, la discriminación, las violencias y la situación de las poblaciones LGBTI y la vulneración de sus derechos.
El espacio, que sirvió de tribuna para una vez más recalcar los numerosos retos que quedan pendientes en este sentido, permitió que actores diversos de la sociedad civil, académicos y activistas analizaran estrategias de trabajo y experiencias valiosas, como es el caso de la investigación presentada por investigadoras de la Universidad de las Américas, enfocada en la violencia obstétrica.
Resulta imprescindible buscar alternativas a esta situación, pues "nos enfrentamos a viejos y nuevos problemas: la criminalización de la lucha social, el espionaje y la violación de la libertad de expresión, el crecimiento de los casos de feminicidio, los ataques a los derechos a la educación y la salud", destacó Elsie Monge, presidenta de CEDHU, en entrevista con el informativo Notimundo Al Día.
Unos 70 ponentes nacionales y extranjeros participaron en este encuentro, que entre sus ejes temáticos, dio especial importancia al debate en torno a las acciones por la igualdad de género, la discriminación, las formas de violencia y los derechos en su más amplio sentido.

Por Helen Hernandez Hormilla
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, junio (Especial de SEMllac).- Desde el ciberespacio, una nueva herramienta busca sacar del silencio el aporte de mujeres negras y mestizas a la historia, la cultura y la ciencia en Cuba.
El Directorio de Afrocubanas, una especie de diccionario virtual que recopila fichas biográficas, enlaces y contactos de mujeres, apareció hace seis meses en la web por iniciativa de la bloguera y activista Sandra Álvarez.
El proyecto data de casi cinco años, según declaró en entrevista con SEMlac la también autora del blog Negra Cubana Tenía que Ser. Las primeras fichas se alojaron como una sección de esta bitácora, líder en la difusión de discusiones feministas dentro del ciberespacio.
De acuerdo con Álvarez, la génesis estuvo en sus conversaciones con la fallecida intelectual Inés María Martiatu (Lalita), después de percatarse ambas de la ausencia sistemática de mujeres afrocubanas en las publicaciones y espacios de reflexión científica.
"Ella fue mi mentora en temas de género y raza. Una de las labores importantes de Lalita fue conectarme con intelectuales que me ayudaron con la información. Tejió para mí una red de colaboradores que hasta el momento me han seguido ayudando", rememora.
Álvarez reside en Alemania hace un tiempo, y desde su llegada buscó aprovechar las condiciones de conectividad para desarrollar proyectos colaborativos feministas, usando la tecnología.
Logró hospedar su proyecto en un servidor del colectivo feminista Infobreras, y trabaja junto a la programadora Alejandra Aravena, una feminista lesboterrorista chilena residente en Brasil.
Esta herramienta digital pretende hacer visible el legado de las mujeres negras y mestizas en la cultura cubana y demostrar que la participación de las afrocubanas en la historia de la isla no se circunscribe solo al período posterior a la Revolución, sino mucho antes.
La elaboración de la fichas y la elección de quiénes estarán en el Directorio está a cargo de Álvarez, pero recibe ayuda de intelectuales en la isla y de personas que colaboran directamente desde internet.
Así ha llegado a 185 fichas biográficas, la mayoría con texto, video y fotografías en casi 40 categorías. Las fuentes principales han sido la ECUREDAgencia Literaria Latinoamericana y AfroCubaweb, pero también familiares y amigos de las reseñadas.
El Directorio se financia a través de una Campaña de microdonaciones por internet y, hasta el momento, unas 43 personas han contribuido para mantener el dominio, la compra del hosting, el diseño y la programación.
Con ese apoyo, también llega la versión offline que será distribuida en Cuba este 21 de junio, durante la presentación del Directorio de Afrocubanas en la librería Alma Mater de La Habana. Antes de viajar a La Habana para compartir su trabajo con aquellas mujeres que lo inspiraron, Álvarez abundó sobre su proyecto con SEMlac.

¿Cómo funcionó el proceso de creación del Directorio?
La idea ya estaba concebida desde antes. Solo se trató de hacerlo más accesible y presentarlo de manera independiente. Muchas de las fichas ya estaban preparadas porque había aparecido en mi blog Negra Cubana tenía que Ser. Poco a poco, aparecieron personas que de manera voluntaria me daban nombres y datos para incluir, creció y se convirtió en una herramienta que se nutre de la interacción con usuarias y usuarios, también creadores.

¿Quiénes están en el Directorio y por qué?

La selección de las mujeres del Directorio no solo se basa en el color de la piel. En Cuba tenemos tantas divisiones para nombrar a las personas por este motivo, que en ningún momento me propuse medir la cantidad de melanina que lleva en la piel una persona.
Ellas son mujeres negras y mestizas que han desarrollado labores reconocidas en sus ámbitos de desarrollo. Tanto en la cultura, la medicina, el deporte, la ciencia y la ingeniería. La selección es bastante amplia. Incluye, desde figuras históricas y artistas, hasta una joven estudiante que hizo un proyecto relacionado con la belleza negra. O sea, también sumamos activistas destacas por su aporte al tema racial.
La idea es reconocer a nuestras predecesoras, pero también a esas mujeres que se fueron de Cuba a otros países, muchas veces por el racismo. Es como saldar una deuda con ellas, porque han labrado un camino del cual yo me siento heredera.

¿Dónde obtienes la información?
La fuente principal es internet. Por tanto, muchas veces faltan datos porque en Cuba hay poca cultura digital. Cuando estoy reseñando la vida de personas nativas de internet, es muy fácil encontrar la información. Pero cuando se trata de alguien que no lo es, a veces no tengo casi ningún elemento que mostrar.
Algo curioso es que en la confección del Directorio me he dado cuenta quiénes son las mujeres que están teniendo más legitimación sobre otras en los sitios de información como ECURED, la enciclopedia digital cubana.
Me he dado cuenta de lo importante de que las afrocubanas tengan listos sus productos para insertarlos en el mundo digital y ser más conocidas. 

¿Qué resultados esperas?
Quiero que las afrocubanas sean visibles. Me llama la atención que cuando en Cuba se organiza un panel para tratar cualquier tema, es muy difícil que te encuentres con alguna mujer que no es blanca. Lo mismo en antologías o publicaciones.
Siempre me pregunto por qué no aparecen, cuando existen mujeres negras en todos los ámbitos. Las academias invisibilizan a las mujeres, y más si son mujeres negras. Los circuitos de legitimación de la ciencia también lo hacen.
El Directorio puede funcionar entonces como una manera de decir basta, y mostrar que hay mujeres negras talentosas en todos los espacios.
También está funcionando como una red de intercambio entre esas mujeres y entre quienes estudian sus obras…
Sí. Desde que comencé con mi blog me he dado cuenta de que las personas necesitan tener sus contactos visibles en internet. Constantemente me escriben preguntándome correos electrónicos o manera de comunicarse con artistas o investigadoras afrocubanas. Por eso trato de ubicar las redes sociales de quienes las tengan, o sus correos personales.

A pesar de vivir hace años fuera, sigues muy activa dentro del activismo afrofeminista cubano. ¿Cambió tu perspectiva? ¿Cómo aprecias el feminismo dentro de Cuba hoy?
Me sigo sintiendo parte de las Afrocubanas que están dentro del activismo cubano, aunque esté fuera del país. Desde que surgió el grupo Afrocubanas entre 2011 y 2012, han surgido espacios muy interesantes, como la Tertulia "Reyita" que coordinan Yulexis Almeida y Daisy Rubiera. También proyectos comunitarios como el del Taller de Transformación Integral del Barrio Balcón Arimao, en Marianao. Está a punto de publicarse el libro Afrocubanas II, más centrado en la historia, y hay otros grupos de afrocubanas. O sea, hoy existen más proyectos y personas interesadas en el feminismo que hace unos años atrás. 
Pero, en otro orden, siento que el feminismo en Cuba está detenido, muy cargado de cuestiones teóricas que ya no importan tanto. Falta innovación, diversidad y, lo peor de todo, continúa el divorcio entre el activismo racial, el feminista, el ecologista, el cuidado de animales, LGBTI.
En lo personal, he experimentado cierta evolución, porque soy más radical en mis convicciones que antes de irme. Ser una mujer migrante te enseña que, sobre todas las cosas, lo más importante es el ser humano. Y en lo que tenía una posición intermedia antes, ahora estoy más segura de lo definitivo, porque me va la vida en eso.
Cuba sigue siendo, siempre, mi principal alimento espiritual y lo que más me preocupa y me duele.

Por Gabriela Ramírez
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, junio (SEMlac).- Miles de mujeres que laboran como trabajadoras en hogares, jornaleras agrícolas, trabajadoras migrantes temporales y maquiladoras son víctimas de reiteradas violaciones a sus derechos humanos laborales, situación que limita su desarrollo y profundiza las brechas de desigualdad.
Pese a su contribución a la economía nacional, estos sectores siguen marginalizados e invisibilizados, lo cual obliga a estas mujeres a trabajar en condiciones inhumanas, de largas jornadas, sin prestaciones y con sueldos raquíticos.
Por ello, muchas de estas mujeres han impulsado procesos organizativos con la finalidad de poner un hasta aquí a estas violaciones. Muestra de ello fue la Cuarta Reunión Coordinadora Nacional de Defensoras de Derechos Humanos Laborales, que tuvo lugar en la Ciudad de México los días 3 y 4 de junio.
Convocado por la organización Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Prodesc), al encuentro acudieron defensoras de derechos laborales, de organizaciones de base de estos cuatro sectores, con la finalidad de reflexionar, compartir experiencias y construir un mecanismo de incidencia política que pueda verse reflejado en el cambio de sus condiciones laborales.
Según Prodesc, 71 por ciento de las trabajadoras en México son madres. El 97 por ciento de las mujeres que trabajan realizan también labores del hogar y 13 por ciento solo han estudiado hasta la secundaria.
En la ciudad de México, cuatro de cada 10 mujeres dejan su empleo o son despedidas por acoso y hostigamiento sexual; y solo una de cada 10 ocupa un puesto directivo.
Datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) indican que las mexicanas ganan salarios entre 15 y 20 por ciento en promedio, menos que los varones, por realizar la misma actividad.
Estas desigualdades se acentúan en los sectores marginados de la economía. Así lo explica Norma Cacho, organizadora de Prodesc y responsable de seguimiento a la coordinadora.
"Muchas de estas mujeres trabajan más de ocho horas, algunas están todo el día en el rayo del sol, hincadas, sin la posibilidad de comer, sin seguro médico, sin prestaciones. Tienen sueldos escasos, y muchas son madres y jefas de familia".
Por ello, precisa Cacho, este espacio de la Coordinadora surge como una iniciativa de articulación, de reflexión colectiva, para mejorar condiciones laborales de las trabajadoras.
En esta cuarta reunión se dieron cita mujeres de 17 organizaciones de Chiapas, Guerrero, Morelos, Chiapas, Guerrero, Sinaloa y Coahuila.

Las trabajadoras temporales

María de los Ángeles Soto, una de las asistentes, forma parte de la Colación de Trabajadores y Trabajadoras temporales de Sinaloa. Ella viajaba hasta dos veces al año a Estados Unidos. Trabajó en una empresa que enlata camote y en la pela de cangrejo de río (crawfish).
"Llevamos ya algún tiempo trabajando por nuestros derechos. Estamos buscando que los reclutadores no nos pidan dinero para llevarnos, que podamos allá tener un espacio digno para vivir, para comer, que no estemos 15 personas en un tráiler, que vivamos y trabajemos en igualdad de condiciones que aquellas que son amigos o parientes de los reclutadores".
María de los Ángeles explica que, gracias a la ayuda de Prodesc y a la organización de su Coalición, ya han logrado entablar dos demandas en contra de reclutadores que les exigían dinero para llevarlos trabajar.
"No ha sido fácil, a mí hace dos años que no me dan trabajo, pero no importa, yo voy a seguir porque no puede ser que nos traten mal. Nosotras vamos a trabajar y vamos a hacerlo bien, no merecemos vivir en condiciones denigrantes. Nosotras vamos para poder tener dinero que mandar a nuestras familia, es algo digno y aquí o allá necesitamos que se respeten nuestros derechos".

Las trabajadoras domésticas
Justina Hermillo Martínez es trabajadora doméstica desde los 9 años. Vive en Chilpancingo, Guerrero, y ha impulsado la formación de la Red de Mujeres Empleadas del Hogar de esa entidad.
"Buscamos que nos respeten, que no nos discriminen, que valoren nuestro trabajo. ¿Cuántas personas no podrían hacer su trabajo sin nosotras? Merecemos que respeten nuestros derechos, que no nos den las sobras de la comida, que nos permitan usar los baños, que no nos acusen de robo solo para despedirnos sin más razón. Nosotras hacemos nuestro trabajo, con gusto, nos encariñamos con la gente, dejamos de cuidar a nuestros hijos por cuidar los de otras mujeres".
Justina dice que la lucha por sus derechos no ha sido fácil, pero que poco a poco va generando cambios. Esta red, integrada por 258 mujeres, busca que las trabajadoras puedan tener seguro, vacaciones, aguinaldo, entre otras cosas.

Las jornaleras agrícolas
Minerva Marín es jornalera agrícola, se dedica a pelar zanahorias. Ella vive en el Valle de San Quintín y es la secretaria de Igualdad de Género del Sindicato Independiente, Nacional, Democrático de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas. Es madre de tres hijos. Hoy día trabaja desde su casa.
"Las que trabajamos en el campo no tenemos buenas condiciones, igual pasa cuando trabajamos en los empaques. Sufrimos discriminación, trabajamos muchas horas al día, hasta 12 horas toda la semana, a veces nos obligan a laborar los domingos y todo por 130 pesos al día y sin derecho a nada" (6,8 dólares al día).
Minerva acudió a esta reunión porque quiere ayudar a las mujeres de este sector. Explica que está muy ilusionada de que Prodesc pueda apoyarla con mucha capacitación para poder hacer más por las y los trabajadores agrícolas.

Las maquiladoras
Julia Quiñones trabaja en la maquila de costura donde hacen los asientos para los autos. Forma parte del Comité fronterizo de Obreras y Obreros.
"En el Comité estamos en diferentes estados, y abordamos diversa problemáticas, los bajos salarios y el hostigamiento sexual que enfrentan las trabajadoras. La jornada es de 48 horas, pero algunas personas trabajan hasta 60 horas a la semana sin el pago de horas extra y el promedio de salario es de 35 dólares a la semana".
Julia explicó que es indispensable la organización del sector porque en algunos lugares no existen sindicatos, ni organizaciones laborales y las y los trabajadores quedan a merced de los derechos que quieran darles las empresas.

Madrid, 31 de mayo de 2016. AmecoPress/SEMlac. El deporte femenino vuelve a ser noticia, precisamente, por no suscitar interés entre los medios de comunicación. Ninguna plataforma –papel, radio, televisión o digital- se acercó a la rueda de prensa convocada por el Athletic Club Femenino. El equipo vasco tuvo que tomar la determinación de suspender su rueda de prensa del pasado 27 de mayo.Este viernes, la realidad del deporte femenino ha vuelto a ver la luz. El Athletic Club, primer equipo femenino, se ha visto obligado a cancelar una rueda de prensa previa al antepenúltimo partido de la temporada. El choque enfrentaba al líder, el Athletic, con el tercero de la clasificación, el Atlético de Madrid Féminas, por lo que podría ser calificado como un duelo por todo lo alto de la tabla. Sin embargo, ningún medio de comunicación español lo ha considerado lo suficientemente relevante como para asistir a la convocatoria. El club transmitió la decisión a través de la cuenta de Twitter oficial del club y los comentarios no se hicieron esperar.

Desde la asociación de Mujeres Deportistas Canarias comentan a AmecoPress que es una “falta de respeto hacia el deporte y las deportistas; su trabajo no es reconocido por unos medios de comunicación que deberían ser igualitarios en cuanto a contenidos”. Según su criterio, este tipo de acciones “deben estar sancionadas por algún tipo de comité superior de periodismo”. Además, respecto a la profesión, reclaman que se implante, dentro del código deontológico, “una normativa para cumplir con el requisito de la igualdad de información”.

Joseba Agirre, entrenador del equipo, ha tenido que enfrentarse a la realidad de encontrarse frente a una sala vacía. Y eso que es un título liguero lo que está en juego. A falta de dos jornadas, la liga femenina aún no ha entregado su trofeo. Con un punto de ventaja sobre el FC Barcelona, las rojiblancas encabezan la clasificación. El futuro de la Liga está en las manos –y en las botas- de ambos equipos. El desenlace tendrá lugar, probablemente, en la última jornada.

La asociación cuenta que hay equipos que lo hacen bien, pero que "deben plantarse y pronunciarse ante lo ocurrido, porque es necesario que haya más apoyos". Su opinión respecto al tema concluye con la reflexión de que “las cadenas, periódicos, periodistas y medios, así como la propia Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), deberían estar obligados a firmar un acuerdo sobre la igualdad de la mujer en el deporte”.

Nada nuevo

La invisibilidad del deporte femenino ya fue reflejada en un informe de 2013 que elaboró y difundió, precisamente, el Gobierno Vasco. En Presencia y tratamiento del deporte femenino en la prensa generalista vasca y en periódicos de información deportiva se ratifican unas conclusiones que podrían ser perfectamente aplicables a este mismo año, indicando que el avance en este sector ha sido más bien escaso. El análisis afirmaba que “la cobertura mediática del deporte femenino es generalmente inadecuada y selectiva”. Respecto al papel de las mujeres, se dice que “muchas veces son representadas o bien reforzando los estereotipos de género o bien subestimando sus logros”.

Durante la presentación de dicho informe, el director de Juventud y Deportes, Jon Redondo, mostró su preocupación con la “mercantilización del cuerpo de las mujeres, las connotaciones sexuales, para aumentar su presencia en los medios, desviando la atención del rendimiento y de los resultados deportivos”. Cuando se trata de mujeres deportistas, el foco no se pone en sus logros.

Los datos del estudio no son nada positivos para las deportistas. Solo en el 8,56 por ciento de las informaciones se menciona a equipos, deportistas o categorías femeninas. Además del ínfimo número, cuando aparecen suele ser en un párrafo o frase final de la noticia. Las noticias exclusivamente femeninas no llegan ni al 5 por ciento del total.

 

 

Por Gloria Analco
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, junio (SEMlac).- El 88 por ciento de las personas encuestadas sostienen que la violencia "es parte de la vida familiar" y 62,8 por ciento de los hombres opinan que las mujeres deben ser castigadas cuando "se portan mal".
Estos son resultados de la Encuesta Nacional de Género, realizada por la historiadora Patricia Galeana, quien se mostró "altamente preocupada" porque una porción importante de la población ve la violencia como "algo natural".
Al presentar el libro: Géneros asimétricos, representaciones y percepciones del imaginario colectivo, que forma parte de la colección Los mexicanos vistos por sí mismos, que publica la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Senado de la República, su autora dirigió una encuesta nacional que se ha plasmado en esa obra en particular.
Galeana dijo que gran parte de las personas encuestadas --sobre todo del sur del país, aunque también en algunas entidades del centro y del norte--, siguen pensando que "la mujer nació para obedecer y el hombre para mandar".
La apertura de la conferencia, celebrada en las salas 3 y 4 del Senado de la República, la hizo la senadora Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del recinto parlamentario, quien subrayó que esa Encuesta Nacional de Género arroja que se requieren grandes cambios que garanticen una sociedad más equilibrada y una democracia genérica.
Al abundar sobre los resultados del sondeo, la historiadora Galeana dijo que en el tema de la participación política de las mujeres, en un principio, los hombres declararon que ellas tienen las mismas capacidades que ellos, pero que la aprobación fue decreciendo en la medida en que el cargo al que accedían las mujeres era más alto.

¿Una presidenta?
Sólo 7,7 por ciento de los hombres encuestados aceptaron que las mujeres pueden llegar a ser presidentas de la República, dijo.
Galeana precisó que, al dirigir la encuesta, buscó saber qué es lo que piensan los mexicanos de ser hombre o ser mujer.
He aquí en términos generales los resultados que ofreció en la presentación del libro que, dijo, nos dan los parámetros para conocer la verdadera forma de pensar de las y los mexicanos para ver "dónde hemos avanzado como país y qué nos falta por avanzar".
El 32 por ciento de las y los encuestados declararon el embarazo adolescente como un problema nacional.
En la vida sexual prevalece la idea de que los hombres tienen un deseo sexual irrefrenable y que las mujeres no; 59 por ciento de los hombres usan condón, mientras que 20 por ciento sigue con el "ritmo".
El ser mujer se sigue identificando con la característica de que su mayor realización es ser madre, más que ciudadana, y el hombre se sigue pensando como el proveedor y el ser racional.
Las mujeres aceptan que parte de las desventajas que tienen es que son denigradas, que sufren acoso y maltrato; en cambio, los hombres no encontraron ninguna desventaja por ser hombres, si acaso la única que aceptaron es que no pueden procrear ni quedar embarazados.
"Hemos avanzado en el reconocimiento sobre la diversidad sexual", dijo la Galeana, pero agregó que ellos aprueban más la homosexualidad en los hombres que en las mujeres.
También, tanto hombres como mujeres, siguen identificando en mayoría al hombre homosexual con la pederastia, y por ello hay un fuerte rechazo a que trabajen en instituciones educativas o que puedan adoptar menores.
Además, consideran que si un niño está muy apegado a su mamá es señal de que será gay y, según la encuesta, sigue patente la idea de que "sería preferible que el primogénito sea varón", y que hay que educar a las niñas para las tareas domésticas, pues en el caso de los hombres está bien que saquen la basura o cambien un foco.
Tanto mujeres como hombres piensan, mayoritariamente, que los ingresos deben ser manejados por ellos, aun cuando ellas ganen más, pues se deja a las mujeres el gasto cotidiano, "para las tortillas", pero si se trata de comprar un televisor el hombre es el que tiene "la última palabra".

Por Julia Vicuña Yacarine
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Lima, junio (SEMlac).- Para llamar la atención de las ministras de Estado de los países de América Latina y el Caribe, sobre la necesidad de proteger los derechos sexuales y reproductivos de la población, activistas de diversos colectivos realizaron un plantón frente a la sede de la 37ª Asamblea General de la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM).
Con el lema "Todas las voces por nuestros derechos sexuales y derechos reproductivos", el plantón se llevó a cabo el martes 24 de mayo, a las 10 de la mañana, cuando se inauguraba esta cita interamericana de la que el Perú es el país anfitrión en la persona de la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Marcela Huaita.
La acción pública fue impulsada por la Campaña por una Convención Interamericana sobre Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, que busca el compromiso explícito de los países que integran la Organización de Estados Americanos para alcanzar un instrumento jurídico de carácter vinculante que reconozca y proteja estos derechos. 
"Esperamos que las ministras reunidas en esta Asamblea General de la CIM conozcan la realidad de riesgo y amenaza en que nos encontramos las mujeres si afrontamos un embarazo no deseado, si somos lesbianas, si vivimos con el VIH o si ejercemos el trabajo sexual", afirmó Mónica Coronado, coordinadora regional de esta campaña.
Q´antu Madueño, coordinadora nacional, explicó que mujeres y hombres en su amplia diversidad no pueden ejercer plenamente sus derechos sexuales y derechos reproductivos debido a políticas públicas y leyes restrictivas que no los reconocen. 
"Desde la Campaña demandamos que en el Perú y países de la región se garantice el Estado laico para evitar que las creencias particulares de quienes gobiernan se impongan a una nación", dijo.
Entre las demandas que levantaron figuran el aborto legal, seguro y gratuito; el libre acceso a los métodos anticonceptivos y a los servicios de salud sexual y reproductiva; la prevención y sanción del acoso sexual callejero; por una educación sexual integral en todos los colegios; la regularización del trabajo sexual, la sanción efectiva de las violaciones correctivas a lesbianas; una ley de identidad de género y otra que penalice los crímenes de odio por orientación sexual e identidad de género, y al respeto hacia las mujeres con VIH.
Representantes de la Campaña estarán presentes en la próxima Asamblea General de la OEA, en República Dominicana, entre el 13 y 15 de junio, donde plantearán se ponga a debate una Resolución sobre los derechos sexuales y derechos reproductivos, para seguir incidiendo en la necesidad de contar con una Convención Interamericana en esta materia.
La CIM fue constituida en 1928 por resolución de la Sexta Conferencia Internacional Americana y es el primer organismo de carácter intergubernamental creado para luchar por los derechos civiles y políticos de la mujer en el continente.



 

Por Lirians Gordillo Piña
(
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, junio (Especial de SEMlac).- Eneyda Díaz Díaz es la dueña del salón infantil Jardín del Edén, en el municipio Cárdenas, en la occidental provincia de Matanzas. Como muchas otras cubanas, esta licenciada en Filosofía e Historia apostó por un negocio particular "cuando apareció la necesidad económica", asegura.
"Todos mis problemas económicos estaban resueltos hasta que llegó el divorcio y el fin de un matrimonio de 30 años. Él es gastronómico desde hace más de 40 años y teníamos una vida holgada. Cuando me vi sola, con un salario de 500 pesos (poco menos de 20 dólares estadounidenses), me pregunté: ¿cómo pago la corriente con 3 aires acondicionados? ¿Cómo explicarles a mis dos hijos que ya no será igual?", recuerda Díaz.
Como maestra, su experiencia en el sector educativo le dejó siempre deseos de hacer más, pero nunca pensó que la aprobación de nuevas licencias para el trabajo por cuenta propia le abriría la puerta a uno de sus sueños: la educación y el cuidado de infantes.
"A raíz de la separación, estuve casi un año en cama con una crisis depresiva exógena muy fuerte. Pero gracias a Dios y a todas las cosas aprendidas, percibí que había llegado el momento de poner en práctica mis conocimientos para darles a mis hijos una vida digna. Apareció la idea de enseñar, pero de una manera diferente", afirma Díaz a SEMlac.

¿Cómo elaboraste y pusiste en marcha tu proyecto?
Yo no tenía dinero, solo una infraestructura básica con un patio muy grande y un cuarto para trastos. Mi hermana Yudith me prestó sus ahorros y pude hacer acondicionar de manera básica aquel espacio. 
Además de mi fe en Dios, las palabras de mi hermana Yudith fueron el primer aliento que recibí. Me dijo "Yo sé que me los va a reintegrar rápido y con creces. Porque sé el talento que tienes y lo vas a hacer muy bien".
Sin saber de marketing, de dirección de empresas y negocios, comencé a entrevistarme con padres y madres. Sabía que las primeras entrevistas eran muy importantes, pues les estaba presentando un proyecto intangible. Entonces comencé a hablarles de "invertir en la educación de los hijos", un término que nació en mi corazón, pero que luego supe existe en otros países. 
Comencé con dos niños, el 19 de noviembre de 2012, y el primero de enero de 2013 tenía el salón terminado y con 10 niños. 
No me gusta llamarle guardería, ni círculo infantil. Guardería es un término que surgió en Escocia y en ella se agrupan a niños de 1 a 3 años, que es la edad temprana. Y círculo infantil es la manera establecida por el Estado. Se llama salón infantil Jardín del Edén. 
Busco ofrecer una educación integral. Trabajamos mucho la inteligencia emocional y hacemos actividades para estimularla. La idea es ofrecer un trato diferenciado, por eso hacemos una caracterización psicológica de cada infante y también trabajamos con la familia en Escuelas de Padres, sistemáticamente.
Para este concepto, la selección del personal ha sido fundamental. Yo pedí una asesoría en el Centro de Reflexión y Diálogo de Cárdenas y ellos me pusieron en contacto con un señor que tiene más de 40 años de experiencia en recursos humanos. Con él hicimos un sistema de entrevistas y a partir de una convocatoria se presentaron varias candidatas. Con una psicóloga amiga sacamos el perfil de cada candidata, hasta elegir a las que tenían aptitudes para trabajar con infantes, habilidades manuales y de comunicación, adecuada expresión corporal, etc.

Entre tantas tareas ¿cómo has manejado la administración y la contabilidad?
Cuando yo comencé, no tenía la menor idea de cómo hacer las cosas. Pertenecer al Grupo de Negocios que existe en Cárdenas me ayudó muchísimo, porque nos han preparado en todos los temas que tienen que ver con el trabajo por cuenta propia.
La contabilidad ha sido mi talón de Aquiles porque, realmente, es lo que menos me gusta. Como has podido ver, yo soy una soñadora y estoy enamorada de mi negocio. Pero tiene que ser rentable y generar ganancias, o no es negocio. Yo me aplico mucho y, aunque busco asesoría, quien saca las cuentas soy yo. 

¿Cómo cuida las garantías laborales de las trabajadoras?

El tema de recursos humanos me toca muy de cerca, porque lo que se mueve en mi negocio son recursos humanos, yo trabajo con personas y el servicio que oferto es de cuidados.
Generalmente, las personas que busco para trabajar son mayores de 30 años porque a las personas más jóvenes a veces les cuesta escuchar y este es un trabajo de mucho rigor.
En mi caso, las personas que trabajan conmigo llevan mucho tiempo y nos hemos convertido en una familia. En estos momentos trabajan tres educadoras y yo también soy una educadora en el salón, tengo mis actividades específicas con los niños. Conformamos un equipo. Cuido los momentos en los que debo estar en el salón y también aquellos en los que debo mirar desde fuera para ver lo que falta. 
Cuando hay alguna novedad o enfermedad en la familia de mis trabajadoras o ellas se enferman, no se les descuenta la semana y yo asumo sus tareas. Cuando es un problema que puede extenderse, les guardo su plaza y tenemos una persona que cubre vacaciones y eventualidades. Además, mis trabajadoras tienen derecho a un mes completo de vacaciones.
También, en la medida que logré llevar la matrícula hasta donde quería, pues he podido aumentar el salario, incluso contratar a una artesana que nos ayuda a elaborar juguetes. La práctica es lo que nos da la medida de cómo debe funcionar todo. Los primeros tres años son muy difíciles, pero ya a partir del cuarto año una comienza a ver los resultados. En el futuro sueño con poder contratar a otras personas, por ejemplo, para que den clases de música y danza. 

¿Cuáles son los principales retos para ser sostenible y crecer?
Son muchos los retos. Ahora en Cárdenas están abriendo muchos negocios de este tipo. Por tanto, la competencia crece. Pero yo tengo mi meta clara: mi objetivo es el trabajo diferenciado. Mi reto es ser diferente, hacer algo que cambie realmente la vida de los niños y la familia. 
Eso requiere horas de estudio y mucho esfuerzo; no solo para aplicar el programa de estudios estatal, sino también para enriquecerlo e integrarlo a nuestra visión. Es mi prestigio lo que yo tengo que cuidar. Un cliente satisfecho trae a 10, pero uno insatisfecho se lleva a 20. ¡Son tantas las disciplinas que hay que tener en cuenta para que ese niño tenga una educación integradora! 
Otro reto es seleccionar y mantener al personal adecuado porque los niños imitan nuestro comportamiento y la educadora tiene que ser una persona positiva, empática, con una adecuada expresión y lenguaje corporal.

¿Qué necesitas para que tus sueños se hagan realidad?
Dinero. Me han ofrecido préstamos, pero tengo un poco de temor. Quisiera hacerlo por mis propios esfuerzos. Cada dos o tres meses puedo hacer una inversión. Y pienso que las cosas saldrán poco a poco.

¿Cómo ha cambiado tu vida? 
El salón abre a las 7 de la mañana y cierra a la 5 de la tarde. Al inicio yo era la persona que elaboraba los alimentos. Me acostaba muy tarde preparándolo todo. Además de que debía estar lista a la 7 de la mañana para recibir a los niños, pues siempre trato de que los padres me vean cuando dejan a su bebé en el salón; eso les brinda confianza y seguridad. Como imaginarás, todo esto requería un esfuerzo sobrehumano de mi parte. 
Para mis dos hijos fueron difíciles aquellos primeros momentos, pues ellos estaban acostumbrados a que yo fuera la persona que se encargaba de todas sus cosas. Tuve que contratar una repasadora para que nos apoyara en las tareas. Hubo momentos en que pensé no poder. Pero poco a poco fui enamorándome del proyecto. A medida que ha crecido, he podido contratar a otras personas y cuento con la ayuda de mi madre y mis hermanas. 
Hoy una de mis hermanas se encarga de la elaboración de los alimentos, ella es enfermera intensivista y está también al tanto de la salud de los niños. 
He tenido que establecer un horario de atención en el trabajo porque, de no ser así, no tuviera vida privada. Y para cuidar a otras personas una tiene que cuidarse primero. Este es un trabajo muy delicado y yo tengo que estar bien, estar estable emocionalmente. Yo soy una persona importante en este lugar, que tiene que tomar las decisiones y no se pueden tomar decisiones con la cabeza caliente, tengo que estar serena para entender todo lo que sucede a mi alrededor. 
Además, mis dos hijos están en edades difíciles; uno tiene 20 años y está en el servicio militar, el otro tiene 10 y me demanda muchísimo. Ahora tengo más tiempo para ellos, puedo cuidarme y hacer ejercicios. 
Hoy soy la mujer más feliz de la Tierra porque encontré mi lugar. Yo siempre deseé ser maestra. Lo que más disfruto en el mundo es ser útil.

¿Qué les recomendarías a mujeres que como tú pueden encontrar en la pequeña empresa privada una vía para recomponer su vida?

El miedo nos anula. Hay muchas dudas que están establecidas en nuestras mentes. Para las que somos madres, es razón suficiente ver en el emprendimiento una vía para darles mejor calidad de vida a nuestros hijos. 
Pero, además, es infinito el placer de saber que lo que tengo es fruto de mi esfuerzo y no dependo de ningún hombre. El mérito propio es el trofeo más grande que una mujer puede tener. 
A las mujeres les diría que revisen su voluntad. ¡Sí se puede! Nosotras tenemos saberes y poderes como cualquier ser humano. Con deseo, con voluntad, con fuerza y con metas se logran cosas increíbles. Hoy le doy gracias a Dios por lo que me tocó vivir, porque nunca me había probado a mí misma.

De la Redacción
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, junio (SEMlac).- En el nuevo paradigma de desarrollo que se discutió en la 36 sesión de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), organizaciones de la sociedad civil, empresas y representantes de la academia analizaron su papel y llamaron a establecer alianzas, definir acciones y responsabilidades para implementar la agenda 2030.
Durante el Día Nacional, como se llamó a este primer día de análisis organizado por el Gobierno mexicano, tuvo lugar la mesa "Participación social en la implementación de la Agenda 2030", durante la cual los asistentes al panel coincidieron en que la agenda 2030 no se puede construir solo desde los gobiernos, sino que debe incluir la participación del sector empresarial, de la sociedad civil y la academia.
"Los países necesitan dejar de poner prioridades al presupuesto y comenzar a ponerle presupuesto a las prioridades", dijo en el panel Daphne Cuevas, de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, durante su explicación del papel de las organizaciones en la implementación de la Agenda 2030.
Consideró una obligación que las organizaciones civiles estén presentes en cada espacio y en cada parte del proceso de la implementación de esta agenda, tal como lo propone el texto Horizontes 2030: la igualdad en el centro del desarrollo sostenible.
Señaló que la Agenda de Acción de Addis Abeba fue un fracaso que no puede repetirse.
"La idea era que repensáramos las estructuras económicas globales, pero se perdió. Volvimos a una mirada de ayuda para el desarrollo y dejamos de lado el financiamiento para el desarrollo y esto no puede pasar una vez más".
Respecto a la participación del sector privado, Diana Chávez, directora del Centro Regional para América Latina y el Caribe en apoyo al Pacto Mundial de Naciones Unidas, explicó que las empresas han transitado de un concepto de filantropía, al de responsabilidad social y que hoy es sostenibilidad.
"A la luz de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tenemos un nuevo llamado porque ya han dejado atrás la etapa de responsabilidad social y hemos entrado a la sostenibilidad per se y las empresas vemos que tenemos un rol más activo".
Dijo que las empresas están deseosas de trabajar de la mano con la sociedad civil y los gobiernos.
Explicó que los sindicatos también deberán cambiar de paradigmas, que deberán "subirse a esta nueva práctica de transparencia, objetivos compartidos y corresponsabilidad".
Finalmente, Juan Pablo Prado, profesor-investigador en Cooperación Internacional de la Universidad Autónoma de Puebla, abogó por implementar un modelo de gobernanza global más incluyente.

Página 7 de 25
Volver