Género

Género (349)

La Habana,19 de octubre (SEMlac).- ¿Tiene sentido diferenciar el emprendimiento femenino de aquel que nace impulsado por hombres? ¿Ser mujer imprime un sello particular a un negocio? ¿Enfrentan ellas las mismas dificultades que sus congéneres a la hora de decidirse a trabajar por cuenta propia?
Interrogantes como esas condujeron el debate sobre emprendimientos culturales femeninos del último "Jueves de la Embajada", un espacio de encuentro cultural promovido por la sede diplomática de España en Cuba desde hace dos años y cuya última edición se enmarcó en el III festival "Ellas crean", que organiza la Consejería Cultural de esa sede diplomática en la isla.
Susana Pous, bailarina y coreógrafa española residente en Cuba y parte del elenco de la compañía Danza Abierta; Alina Menéndez, dueña del restaurante "Hecho en Casa"; Claudia Calviño, productora de audiovisuales e integrante de "Producciones 5ta. Avenida", y Cynthia Garit, coordinadora de producción de la tienda de diseño "Clandestina", compartieron sus respuestas, experiencias y preocupaciones derivadas de su decisión de ser mujeres emprendedoras.
"Me encantaría que no existiera un festival llamado "Ellas crean", porque querría decir que no hace falta diferenciar la creación femenina de la masculina, pero esa no es la realidad hoy mismo. Lo que sí es cierto es que las cuatro mujeres que estamos hoy aquí somos la prueba de que se pueden montar emprendimientos femeninos de éxito", aseguró Pous.
La respuesta de la bailarina abrió un debate que partió de reconocer las posibilidades que aporta la coyuntura económica actual de Cuba, en medio de un proceso de ajustes y actualización de su modelo económico, que abre espacio a iniciativas privadas diversas.
Ante las preguntas de Guillermo Corral, consejero cultural de España en La Habana, las cuatro mujeres reconocieron que, generalmente, las ideas de emprendimientos privados encuentran muchos tropiezos para hacerse realidad, pero la tenacidad, en el caso de las mujeres, suele ser clave del éxito en muchos casos.
"Algunas personas hablan de la suerte, pero yo creo que está sobreestimada. El éxito tiene que ver más con el esfuerzo y en ponerle, por ejemplo, cinco años a una película que tal vez nunca se haga, pero que uno soñó y cree que es posible", opinó Calviño.
"Cuando comienzas algo, te enfrentas a códigos viejos, y en Cuba se están abriendo muchas puertas y opciones que obligan a adaptar tus ideas a normas, a códigos. Pero si una tiene claro lo que quiere, consigue hacer esos ajustes, Y a menudo te rodeas de personas que creen en tu proyecto y eso ayuda a seguir adelante", destacó Menéndez, quien abrió el restaurante "Hecho en Casa" para rescatar la culinaria cubana "de las abuelas", que se estaba perdiendo.
Para Garit, de la tienda de diseño Clandestinas, "todo proyecto que se emprende es una suerte dework in progres, muy cambiante por todas las situaciones culturales y de la realidad misma. Hay que estar muy atentos a lo que acontece para poder adaptar las propuestas a los gustos, a los públicos".
Pous, en tanto, insistió en la tenacidad: "Mi manera de crear y vivir se resume en pensar siempre que sí lo voy a lograr. Empiezo a hacer el proyecto, aunque no tenga seguro el financiamiento. Pero pensando que hay que seguir adelante, aprovechar todas las oportunidades y poner mucha imaginación",
Como ejemplo, Pous señaló una escenografía de una de sus obras, que formó parte de la exposición artística que ambientó el encuentro, realizada sobre material de desecho de alguna de las exposiciones de la pasada Bienal de La Habana.
Como acompañamiento visual, además, se proyectó el videoclip Se puede ser, de la realizadora cubana Ana Margarita Moreno, que reinterpreta desde una propuesta feminista el conocido tema del cantautor Gerardo Alfonso que ha sido durante años la música de presentación del programa televisivo "Cuando una mujer".
"Estos proyectos existen porque hace10 años, un grupo de personas comenzó a mover la cerca un poco más allá", apuntó Calviño, la productora de cine, quien también destacó el valor de las alianzas.
"En un mundo como el del cine, donde no hay muchas mujeres directoras o fotógrafas, hemos creado alianzas entre nosotras. Yo sé que hay colegas productoras a las que puedo llamar a cualquier hora del día o la noche y me van a apoyar en lo que sea", aseguró.
Las cuatro coincidieron en que, más allá de las dificultades e incluso de la remuneración que obtienen por sus trabajos, sienten mucho placer en lo que hacen y eso "da impulso".
"Me encantaría que la idea que quedara flotando en el aire es que sí, que las mujeres podemos, y que quizás un día no sea necesario hacer un Festival Ellas crean", insistió Pous.

Recuadro
El III Festival Ellas Crean incluyó en su programa el estreno del documental Mujeres, el alma profunda. Las hijas de las estrellas, de la joven realizadora Ingrid León; una retrospectiva de la obra de la documentalista Lizette Vila, creadora del Proyecto Palomas; exposiciones de material gráfico e interactivo.
También la presentación del libro Emprendedoras, realizado por nuestra agencia Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac) y el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), con la colaboración de la Oficina Técnica de Cooperación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.
En tanto, el sábado 17 de octubre el concierto Ángel y habanera cerró las jornadas, con la cantautora Liuba María Hevia y sus invitadas: Luna Manzanares (Cuba), Laura Sánchez (República Dominicana), Georgina Hassan (Argentina) y María Marta (Brasil).

La Habana,19 de octubre (SEMlac).- ¿Tiene sentido diferenciar el emprendimiento femenino de aquel que nace impulsado por hombres? ¿Ser mujer imprime un sello particular a un negocio? ¿Enfrentan ellas las mismas dificultades que sus congéneres a la hora de decidirse a trabajar por cuenta propia?
Interrogantes como esas condujeron el debate sobre emprendimientos culturales femeninos del último "Jueves de la Embajada", un espacio de encuentro cultural promovido por la sede diplomática de España en Cuba desde hace dos años y cuya última edición se enmarcó en el III festival "Ellas crean", que organiza la Consejería Cultural de esa sede diplomática en la isla.
Susana Pous, bailarina y coreógrafa española residente en Cuba y parte del elenco de la compañía Danza Abierta; Alina Menéndez, dueña del restaurante "Hecho en Casa"; Claudia Calviño, productora de audiovisuales e integrante de "Producciones 5ta. Avenida", y Cynthia Garit, coordinadora de producción de la tienda de diseño "Clandestina", compartieron sus respuestas, experiencias y preocupaciones derivadas de su decisión de ser mujeres emprendedoras.
"Me encantaría que no existiera un festival llamado "Ellas crean", porque querría decir que no hace falta diferenciar la creación femenina de la masculina, pero esa no es la realidad hoy mismo. Lo que sí es cierto es que las cuatro mujeres que estamos hoy aquí somos la prueba de que se pueden montar emprendimientos femeninos de éxito", aseguró Pous.
La respuesta de la bailarina abrió un debate que partió de reconocer las posibilidades que aporta la coyuntura económica actual de Cuba, en medio de un proceso de ajustes y actualización de su modelo económico, que abre espacio a iniciativas privadas diversas.
Ante las preguntas de Guillermo Corral, consejero cultural de España en La Habana, las cuatro mujeres reconocieron que, generalmente, las ideas de emprendimientos privados encuentran muchos tropiezos para hacerse realidad, pero la tenacidad, en el caso de las mujeres, suele ser clave del éxito en muchos casos.
"Algunas personas hablan de la suerte, pero yo creo que está sobreestimada. El éxito tiene que ver más con el esfuerzo y en ponerle, por ejemplo, cinco años a una película que tal vez nunca se haga, pero que uno soñó y cree que es posible", opinó Calviño.
"Cuando comienzas algo, te enfrentas a códigos viejos, y en Cuba se están abriendo muchas puertas y opciones que obligan a adaptar tus ideas a normas, a códigos. Pero si una tiene claro lo que quiere, consigue hacer esos ajustes, Y a menudo te rodeas de personas que creen en tu proyecto y eso ayuda a seguir adelante", destacó Menéndez, quien abrió el restaurante "Hecho en Casa" para rescatar la culinaria cubana "de las abuelas", que se estaba perdiendo.
Para Garit, de la tienda de diseño Clandestinas, "todo proyecto que se emprende es una suerte dework in progres, muy cambiante por todas las situaciones culturales y de la realidad misma. Hay que estar muy atentos a lo que acontece para poder adaptar las propuestas a los gustos, a los públicos".
Pous, en tanto, insistió en la tenacidad: "Mi manera de crear y vivir se resume en pensar siempre que sí lo voy a lograr. Empiezo a hacer el proyecto, aunque no tenga seguro el financiamiento. Pero pensando que hay que seguir adelante, aprovechar todas las oportunidades y poner mucha imaginación",
Como ejemplo, Pous señaló una escenografía de una de sus obras, que formó parte de la exposición artística que ambientó el encuentro, realizada sobre material de desecho de alguna de las exposiciones de la pasada Bienal de La Habana.
Como acompañamiento visual, además, se proyectó el videoclip Se puede ser, de la realizadora cubana Ana Margarita Moreno, que reinterpreta desde una propuesta feminista el conocido tema del cantautor Gerardo Alfonso que ha sido durante años la música de presentación del programa televisivo "Cuando una mujer".
"Estos proyectos existen porque hace10 años, un grupo de personas comenzó a mover la cerca un poco más allá", apuntó Calviño, la productora de cine, quien también destacó el valor de las alianzas.
"En un mundo como el del cine, donde no hay muchas mujeres directoras o fotógrafas, hemos creado alianzas entre nosotras. Yo sé que hay colegas productoras a las que puedo llamar a cualquier hora del día o la noche y me van a apoyar en lo que sea", aseguró.
Las cuatro coincidieron en que, más allá de las dificultades e incluso de la remuneración que obtienen por sus trabajos, sienten mucho placer en lo que hacen y eso "da impulso".
"Me encantaría que la idea que quedara flotando en el aire es que sí, que las mujeres podemos, y que quizás un día no sea necesario hacer un Festival Ellas crean", insistió Pous.

Recuadro
El III Festival Ellas Crean incluyó en su programa el estreno del documental Mujeres, el alma profunda. Las hijas de las estrellas, de la joven realizadora Ingrid León; una retrospectiva de la obra de la documentalista Lizette Vila, creadora del Proyecto Palomas; exposiciones de material gráfico e interactivo.
También la presentación del libro Emprendedoras, realizado por nuestra agencia Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac) y el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), con la colaboración de la Oficina Técnica de Cooperación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.
En tanto, el sábado 17 de octubre el concierto Ángel y habanera cerró las jornadas, con la cantautora Liuba María Hevia y sus invitadas: Luna Manzanares (Cuba), Laura Sánchez (República Dominicana), Georgina Hassan (Argentina) y María Marta (Brasil).

La Habana,19 de octubre (SEMlac).- ¿Tiene sentido diferenciar el emprendimiento femenino de aquel que nace impulsado por hombres? ¿Ser mujer imprime un sello particular a un negocio? ¿Enfrentan ellas las mismas dificultades que sus congéneres a la hora de decidirse a trabajar por cuenta propia?
Interrogantes como esas condujeron el debate sobre emprendimientos culturales femeninos del último "Jueves de la Embajada", un espacio de encuentro cultural promovido por la sede diplomática de España en Cuba desde hace dos años y cuya última edición se enmarcó en el III festival "Ellas crean", que organiza la Consejería Cultural de esa sede diplomática en la isla.
Susana Pous, bailarina y coreógrafa española residente en Cuba y parte del elenco de la compañía Danza Abierta; Alina Menéndez, dueña del restaurante "Hecho en Casa"; Claudia Calviño, productora de audiovisuales e integrante de "Producciones 5ta. Avenida", y Cynthia Garit, coordinadora de producción de la tienda de diseño "Clandestina", compartieron sus respuestas, experiencias y preocupaciones derivadas de su decisión de ser mujeres emprendedoras.
"Me encantaría que no existiera un festival llamado "Ellas crean", porque querría decir que no hace falta diferenciar la creación femenina de la masculina, pero esa no es la realidad hoy mismo. Lo que sí es cierto es que las cuatro mujeres que estamos hoy aquí somos la prueba de que se pueden montar emprendimientos femeninos de éxito", aseguró Pous.
La respuesta de la bailarina abrió un debate que partió de reconocer las posibilidades que aporta la coyuntura económica actual de Cuba, en medio de un proceso de ajustes y actualización de su modelo económico, que abre espacio a iniciativas privadas diversas.
Ante las preguntas de Guillermo Corral, consejero cultural de España en La Habana, las cuatro mujeres reconocieron que, generalmente, las ideas de emprendimientos privados encuentran muchos tropiezos para hacerse realidad, pero la tenacidad, en el caso de las mujeres, suele ser clave del éxito en muchos casos.
"Algunas personas hablan de la suerte, pero yo creo que está sobreestimada. El éxito tiene que ver más con el esfuerzo y en ponerle, por ejemplo, cinco años a una película que tal vez nunca se haga, pero que uno soñó y cree que es posible", opinó Calviño.
"Cuando comienzas algo, te enfrentas a códigos viejos, y en Cuba se están abriendo muchas puertas y opciones que obligan a adaptar tus ideas a normas, a códigos. Pero si una tiene claro lo que quiere, consigue hacer esos ajustes, Y a menudo te rodeas de personas que creen en tu proyecto y eso ayuda a seguir adelante", destacó Menéndez, quien abrió el restaurante "Hecho en Casa" para rescatar la culinaria cubana "de las abuelas", que se estaba perdiendo.
Para Garit, de la tienda de diseño Clandestinas, "todo proyecto que se emprende es una suerte dework in progres, muy cambiante por todas las situaciones culturales y de la realidad misma. Hay que estar muy atentos a lo que acontece para poder adaptar las propuestas a los gustos, a los públicos".
Pous, en tanto, insistió en la tenacidad: "Mi manera de crear y vivir se resume en pensar siempre que sí lo voy a lograr. Empiezo a hacer el proyecto, aunque no tenga seguro el financiamiento. Pero pensando que hay que seguir adelante, aprovechar todas las oportunidades y poner mucha imaginación",
Como ejemplo, Pous señaló una escenografía de una de sus obras, que formó parte de la exposición artística que ambientó el encuentro, realizada sobre material de desecho de alguna de las exposiciones de la pasada Bienal de La Habana.
Como acompañamiento visual, además, se proyectó el videoclip Se puede ser, de la realizadora cubana Ana Margarita Moreno, que reinterpreta desde una propuesta feminista el conocido tema del cantautor Gerardo Alfonso que ha sido durante años la música de presentación del programa televisivo "Cuando una mujer".
"Estos proyectos existen porque hace10 años, un grupo de personas comenzó a mover la cerca un poco más allá", apuntó Calviño, la productora de cine, quien también destacó el valor de las alianzas.
"En un mundo como el del cine, donde no hay muchas mujeres directoras o fotógrafas, hemos creado alianzas entre nosotras. Yo sé que hay colegas productoras a las que puedo llamar a cualquier hora del día o la noche y me van a apoyar en lo que sea", aseguró.
Las cuatro coincidieron en que, más allá de las dificultades e incluso de la remuneración que obtienen por sus trabajos, sienten mucho placer en lo que hacen y eso "da impulso".
"Me encantaría que la idea que quedara flotando en el aire es que sí, que las mujeres podemos, y que quizás un día no sea necesario hacer un Festival Ellas crean", insistió Pous.

Recuadro
El III Festival Ellas Crean incluyó en su programa el estreno del documental Mujeres, el alma profunda. Las hijas de las estrellas, de la joven realizadora Ingrid León; una retrospectiva de la obra de la documentalista Lizette Vila, creadora del Proyecto Palomas; exposiciones de material gráfico e interactivo.
También la presentación del libro Emprendedoras, realizado por nuestra agencia Servicio de Noticias de la Mujer de Latinoamérica y el Caribe (SEMlac) y el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), con la colaboración de la Oficina Técnica de Cooperación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.
En tanto, el sábado 17 de octubre el concierto Ángel y habanera cerró las jornadas, con la cantautora Liuba María Hevia y sus invitadas: Luna Manzanares (Cuba), Laura Sánchez (República Dominicana), Georgina Hassan (Argentina) y María Marta (Brasil).

La Habana,  19 octubre (SEMlac).- Esfuerzos, fracasos, perseverancia, conocimiento, estudio, osadía, vocación, necesidad, oportunidad y éxito se mezclan en Emprendedoras, un libro que reúne testimonios de 33 cubanas de diferentes regiones del país que se abren paso y buscan su autonomía desde ocupaciones y oficios diversos en la Cuba actual.
El volumen, resultado del trabajo conjunto del Servicio de Noticias de la Mujer, (SEMlac), el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), fue presentado el pasado 16 de octubre en la capital cubana como parte del festival "Ellas crean", que organiza la Consejería Cultural de la Embajada de España en Cuba.
"Este festival, dedicado a la cultura, las mujeres y la creatividad, es especialmente propicio y oportuno para abordar iniciativas desarrolladas en el ámbito del emprendimiento, el cuentapropismo y las nuevas actividades económicas, por mujeres que están poniendo en marcha sus propios proyectos", expresó Francisco Montalbán, embajador de España en la isla.
Se inscribe, añadió, en una línea especial de trabajo de la cooperación española, de introducir de manera transversal la perspectiva de género y propiciar mayor equidad en las acciones económicas, sociales y culturales, así como en los proyectos que desarrolla.
El proceso de realización del libro conllevó varios esfuerzos, entre ellos encontrar una definición de emprendimiento que abordara la innovación, tanto desde lo público como lo privado, señaló Gemma García Oliva, responsable de Género de la Aecid.
"Además, implicó cruzar la línea de la economía tradicional, que involucra los flujos monetarios, para considerar también una economía que no está remunerada, generalmente se hace al interior de las casas y protagonizan mayoritariamente las mujeres", agregó.
Ir más allá de lo visible y aparente e indagar en zonas pocas veces exploradas de la vida de estas mujeres fue la tarea que acometieron periodistas y fotógrafos, precisó la periodista Sara Más, corresponsal adjunta de SEMlac y editora del volumen.
¿Cómo llegan y deciden sus emprendimientos?, ¿parten de las mismas condiciones de las que parten los hombres?, ¿tienen ellas el mismo acceso, uso y control de los recursos?, ¿sigue siendo un punto de conflicto para ellas la conciliación laboral y familiar?, ¿puede ser esta una opción para otras mujeres?, ¿puede serlo para otras personas y mujeres de sus familias?
"A esas y otras preguntas responden las entrevistadas, cuyos relatos se acompañan de la reflexión y la mirada aguda de dos investigadoras, la economista Teresa Lara y la socióloga Dayma Echeverría, en una combinación complementaria de análisis académico e historias de vida reales", agregó la corresponsal de SEMlac.
Para Lara, constituyó un gran reto y una experiencia novedosa poder enfocar el análisis de la situación económica y social cubana con la nueva mirada que propone la economía feminista, constatada en los relatos de cada entrevistada.
"Creo que es un libro hecho a mano, que nos permitió encontrarnos a nosotras mismas como emprendedoras, en un momento cubano especial, de cambios a veces mucho más profundos de lo que los percibimos, porque definitivamente están impactando nuestras vidas cotidianas y nuestras relaciones", sostuvo Echevarría.
"Cada una de esas mujeres levantaron su emprendimiento con mucho esfuerzo, trabajando duro. Han sabido combinar capacidades y oportunidades, y ello implica muchas veces cambiar la vida que tenían para empezar otra completamente diferente", opinó la periodista Dixie Edith, una de las entrevistadoras que participó en el proyecto.
Ello lo confirma Melvis Sarduy, igualmente periodista de profesión, pero devenida arrendadora de habitaciones para turistas, sobre todo, por un imperativo económico. Ello no ha sido obstáculo para ella, quien ha ganado autonomía económica con su nuevo trabajo, con el apoyo de sus hijos y parte de su familia, según relató Sarduy durante el breve intercambio que acompañó a la presentación del libro.
En tanto, la perseverancia y la superación constante han sido pilares para que Hilda Maricela Zulueta haya logrado avanzar mucho en su negocio como talabartera y abrir --al menos arrendado por ella-- un local de venta para sus carteras Zulu, en el centro histórico de La Habana, algo que apenas era un deseo cuando fue entrevistada. 
Muchas de las entrevistadas agradecieron también la oportunidad que el libro les brinda para contar estas historias, que son parte de su vida cotidiana y un sentido valioso para ellas, que así se sienten reconocidas en lo que hacen.

Santo Domingo, 19 de octubre (SEMlac).- Educar a una niña es educar una nación, reconocía Iria Bokova, director general dela Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en un informe de dicha organización difundido el pasado 12 de octubre por el periódico dominicano Listín Diario.
"Este acto desencadena un efecto expansivo que cambia el mundo, sin duda en sentido positivo. Recientemente nos hemos fijado una nueva y ambiciosa agenda para lograr un futuro sostenible. Este empeño no tendrá éxito si las niñas, las jóvenes y las madres no llegan a ser mujeres instruidas y empoderadas", explicaba Bokova.
El contenido del citado informe resalta, además, que menos de la mitad de los países han conseguido la paridad de género en la educación y hay cerca de 62 millones de niñas excluidas.
En tal sentido, enfoca la violencia de género en el contexto escolar, "una de las peores manifestaciones de la discriminación de género", que "retrasa la consecución de los logros educativos. De manera similar, el matrimonio precoz sigue siendo una barrera pertinaz para la educación de las niñas. En 2012, casi una de cada cinco mujeres que contrajeron matrimonio tenía entre 15 y 19 años de edad", añade.
En República Dominicana, 20 por ciento de las estudiantes abandona la escuela debido a un embarazo no deseado; una de cada cinco, entre 15 y 19 años, ha tenido descendencia o ha estado embarazada; el 36,5 por ciento de las mujeres de 20 a 24 años se casó o unió antes de cumplir los 18 y 54 por ciento tuvo su primera relación sexual antes de cumplir los 18 años, según expone en Internet la Encuesta Demográfica y de Salud de 2013.
El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señala en su Informe sobre Desarrollo Humano 2013, publicado en el sitio Web, que "la pobreza de ingresos solo cuenta una parte de la historia", lo cual implica, "que quienes viven por encima de la línea de la pobreza extrema monetaria pueden aún sufrir privaciones en educación, salud y condiciones de vida".
La nación dominicana ha reducido el nivel de pobreza de 16,6 por ciento a 5,8, informó el pasado 26 de septiembre el presidente Danilo Medina en la Cumbre de la ONU para la Adopción de la Agenda de Desarrollo Post 2015.
Sin embargo, el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef),dio a conocer en su investigación "Análisis de Situación de la Infancia y la Adolescencia en la República Dominicana", que la mitad de su población menor de 18 años vive en la pobreza, pasa apuros para obtener suficiente alimento y tiene dificultades para acceder al agua potable y una vivienda adecuada, pese a que la economía del país caribeño ha crecido constantemente desde 1996.
En mortalidad materna, el país ocupa el cuarto sitio con la mayor tasa en América Latina y el Caribe, solo superada por Bolivia, Guyana y Haití, de acuerdo con el Informe de Desarrollo Humano (IDH) 2013, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, donde se refleja que por cada 100.000 nacidos vivos, 150 mujeres mueren; de ellas el 16 por ciento son adolescentes.
Las estadísticas muestran que, mientras más pobres, el porcentaje de jóvenes embarazadas es muchas veces más alto que entre las más pudientes. Mientras, quienes tienen un nivel básico de instrucción o primario presentan una tasa de embarazos mayor a las que obtienen en educación universitaria.
El problema de "la multidimensionalidad" del tema y sus diversas facetas lo aborda con acierto el departamento de investigaciones de la Oficina Nacional de Estadística, con un informe divulgado en junio de 2011, bajo el título "Maternidad adolescente en República Dominicana: un problema que desconcierta".
"Por una parte, tiende a reproducir la pobreza y la falta de oportunidades de una generación a la siguiente; por otra, está vinculado a la deserción escolar de las adolescentes coartando sus posibilidades de insertarse posteriormente en el mercado laboral; y por último, supone mayores riesgos de mortalidad y morbilidad materno-infantiles, aumentando las probabilidades de desnutrición infantil, así como de problemas y complicaciones obstétricas y en el puerperio para las jóvenes madres", se argumenta en el documento.

Más universitarias, pero…
En las universidades dominicanas el número de mujeres matriculadas (65%), supera a los hombres (35%) en las aulas. Un artículo publicado por Amaurys Florenzán en DominicanosHoy, el 15 de octubre, muestra el Gráfico de la Semana, de la firma Deloitte, donde aparece este dato como media nacional.
No obstante, pese a que la población femenina ha intensificado su preparación académica e intenta desarrollarse como ente productivo en la sociedad, su representación en el plano político partidario e institucional es mínima.
Ello es evidente en los diferentes estamentos del Estado. En el Tribunal Superior Electoral (TSE), por ejemplo, solo una magistrada, Mabel Féliz Báez, integra el pleno de esa alta corte, e igualmente sucede en la Junta Central Electoral (JCE): de una matrícula de cinco titulares, solamente forma parte la jueza Rosario Altagracia Graciano de los Santos.
En el Poder Legislativo, de 190 asambleístas que posee la Cámara Baja, 40 mujeres ocupan esa posición, mientras que 150 son hombres y en el Senado de la República, de 32 congresistas, cuatro mujeres ostentan esa distinción.
En su reportaje, Florenzán ofrecen los testimonios tres legisladoras: Minou Tavárez Mirabal, también presidenta del Partido Opción Democrática (POD); la representante del Partido Alianza por la Democracia (APD), Guadalupe Valdez, y Magda Rodríguez, presidenta de la Comisión de Género de la Cámara de Diputados.
A criterio de Tavárez Mirabal, los partidos políticos concentran la mayor resistencia para aceptar la participación de las mujeres: "Lamentablemente son los más machistas de la sociedad", sostiene.
Cuando se discutió la Ley de Partidos y de Agrupaciones Políticas, las organizaciones tradicionales estaban opuestas a la paridad que establece la Carta Magna, la cual ordena una contribución equilibrada en los estamentos electivos del Estado dominicano, reflexiona.
Por su parte, Guadalupe Valdez valora que "las instituciones están pensadas y dirigidas en esa cultura patriarcal. Se requieren propuestas de políticas públicas afirmativas y destinadas a la participación de la mujer, así como disponer de recursos en el Presupuesto General del Estado, con el objetivo de que se garanticen sus derechos", subraya.
Magda Rodríguez, por su parte, defiende la integración activa e igualitaria de las mujeres en los puestos políticos, "que es una tarea pendiente en los cambios que deben generarse en la sociedad dominicana", dice.
"No hay duda de que nosotras hemos avanzado en la preparación académica, profesional y laboral, pero estamos en franco retroceso en lo que tiene que ver con la toma del poder político y la representación; aún abogamos porque las leyes de Partidos y Agrupaciones Políticas y la Electoral consignen la paridad como fija en la Constitución dominicana", concluye la presidenta de la Comisión de Género de la Cámara de Diputados.

Reclaman respaldo
Tras manifestar su preocupación por los temas de violencia e inseguridad, calidad de la educación, alto costo la vida y la impunidad reinante en el país, centenares de mujeres profesionales vinculadas a diversas actividades de la vida nacional, del Movimiento de Mujeres Unidas por el Cambio, anunciaron su decisión de apoyar al candidato presidencial por el opositor Partido Revolucionario Moderno, Luis Abinader, "para impulsar un cambio de rumbo en las elecciones del 2016", declararon.
El diario El Día publicó este 14 de octubre que dicha agrupación "proclamó la necesidad de que el liderazgo femenino del país asuma posiciones y se atreva a exigir cambios para asegurar un Estado de derecho en un país organizado, donde las instituciones públicas estén al servicio de los ciudadanos y no de la cúpula gobernante".
El Director del equipo encargado del Informe de Seguimiento de la Educación Para Todos EPT en el Mundo (GMR por sus siglas en inglés), Aaron Benavot, expresa en el informe de la Unesco antes mencionado, retoma e valor de la educación en estos procesos.
"A falta de otros medios para medir la igualdad de género, nos hemos centrado en la tarea de lograr que asista a la escuela el mismo número de niñas que de niños. Pero este objetivo nunca se alcanzará si no actuamos sobre las raíces del desequilibrio: las barreras sociales y los usos discriminatorios arraigados. A menos que empecemos a concebir la igualdad con un criterio mucho más amplio, las niñas y las mujeres nunca podrán cosechar todas las ventajas de la educación", señala.
Entre las recomendaciones del texto se hallan la incorporación de las cuestiones de género a todos los aspectos de la planificación y las políticas, con la necesaria "combinación de cambios legislativos, promoción y movilización comunitaria".
Si República Dominicana no salda la inexplicable inferioridad en la representación de las mujeres en la política, la economía y en otras esferas de poder, tampoco podrá cumplir sus compromisos con los objetivos sostenibles, tal y como lo exigen los nuevos tiempos consideran analistas.

La Habana, octubre (SEMlac).- El sexismo contenido en mitos, prejuicios y estereotipos de la cultura patriarcal se traduce muchas veces en malestares que experimentan las mujeres, al sentirse a veces sobre exigidas, marginadas o subestimadas en los espacios laborales, reconocieron especialistas de diversas disciplinas.
"Aunque se trata de prácticas que condicionan la aparición de enfermedades y padecimientos diferentes para hombres y mujeres, los riesgos psicosociales tienen un mayor impacto para ellas", precisó a SEMlac Lucía García Ajete, especialista de capacitación de la Empresa de Proyectos para Industrias Varias (Eprogiv).
Entre las tensiones que afectan la salud de las cubanas están las asociadas a la sobre carga de la doble jornada laboral, dentro y fuera de casa, argumentó la experta durante el taller "Gestión empresarial con perspectiva de género: salud, riesgos y protección laboral", realizado el 12 de octubre en la capital cubana, convocado por la Empresa de Gestión del Conocimiento y la Tecnología (Gecyt).
"Muchas sienten una gran presión al querer cumplir con calidad ambas demandas: estar al tanto y cumplir las tareas que les asignan en su puesto laboral, ser competentes, acceder a cargos de dirección y hasta avanzar en el área académica y científica; y a la vez no fallar en el ámbito familiar", sostuvo García Ajete a SEMlac.
Sin embargo, esas situaciones no siempre se tienen en cuenta en el escenario laboral e incluso se refuerzan, en detrimento de un mejor desempeño, cuando en verdad "debieran considerarse y preverse en el ámbito de la salud y la seguridad del trabajo, pues dan al traste con una lista de enfermedades y padecimientos diferentes para hombres y mujeres, con repercusión en su productividad", agregó la especialista.
Algunas de esas prácticas se manifiestan en frases comunes y repetidas en el universo del empleo, como: "por eso me gusta trabajar con hombres, que no faltan ni se enferman", o "ese informe lo quiero para hoy y si no puedes quedarte después de hora, pide la baja", expuso como ejemplos.
"Estos procederes tienen un impacto en la vida laboral y provocan malestares, pero casi nunca se tienen en cuenta entre los factores de riesgo, sino que se minimizan o subestiman" reitera a SEMlac.
Los riesgos psicosociales se refieren a la concepción, organización y gestión del trabajo, así como su contexto social y ambiental, con posibilidad de crear daños físicos, sociales y psicológicos en quienes trabajan, definió la experta.
De ese modo, abarcan aspectos relativos al diseño y contenido del trabajo, la carga mental, la organización del tiempo y factores estructurales de la empresa, agregó.
"Lo peor es que se naturaliza el exceso de trabajo y no se visibilizan esos riesgos. Por ello, hace falta deconstruir esas prácticas. Es un tema que necesita una vigilancia en el ámbito laboral, de las empresas, y también personal, del autocuidado", considera.
El estrés, la fatiga crónica, el síndrome de Burnout y las distintas formas de violencia, incluido el acoso laboral y el sexual, se incluyen en la lista de riesgos citados por García Ajete con una alta prevalencia en la población trabajadora femenina, que suma a la carga laboral fuera de casa, las de cuidados y labores domésticas dentro del hogar.
El síndrome de Burnout es un padecimiento que, a grandes rasgos, consiste en la presencia de una respuesta prolongada de estrés en el organismo ante los factores estresantes emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo, que incluye fatiga crónica e ineficacia, entre otros.
"Más que compartir, todavía al interior de la familia se maneja la idea de ayudar a las mujeres. Si desde el punto de vista familiar se empiezan a compartir y asignar tareas al resto de sus integrantes, pudiera llegarse a un equilibro entre los dos espacios y lo que se entrega laboralmente a cada uno", puntualiza García Ajete a SEMlac.
Muchas, además, postergan el cuidado de su propia salud para dar atención, primero, a otros integrantes del grupo familiar, lo que finalmente provoca la aparición de enfermedades en estadios avanzados.
Ellas viven igualmente grandes tensiones por el cuidado de familiares y personas adultas mayores, dificultades en la concentración y una excesiva carga emotiva que se somatiza en dolores, inflamaciones y padecimientos óseos y articulares.
Entre otras acciones, la experta recomienda la realización de estudios de carga y adaptación del trabajo a las personas y establecer la vigilancia de la salud de las mujeres, considerando las diferencias biológicas y sociales.
Igualmente, sugiere poner énfasis en las enfermedades relacionadas con el trabajo, como las cardiovasculares, la depresión, la ansiedad y otras; analizar los riesgos laborales con perspectiva de género y de forma diferenciada; así como realizar estudios de salud y seguridad en el trabajo, desde esa mirada.
"No siempre coindicen políticas públicas con buenas prácticas", subraya. "Tanto las direcciones empresariales como las trabajadoras deben ir más allá de lo que están viendo como riesgo en el plano físico y biológico, para distinguir otras cuestiones que también las afectan".
En opinión de Sara Artiles, consultora de Gecyt, en las organizaciones faltan conocimientos y cultura de género que permitan transversalizar estrategias relacionadas con la salud y el trabajo, con repercusión para mujeres y hombres.
"Los riesgos que en su mayoría se contemplan son los físicos, pero el estrés, la carga psicológica y hasta el acoso laboral no suelen valorarse", apunta a SEMlac.
"El área de seguridad y salud del trabajo también necesita de la mirada de género, para poder valorar todos los riesgos. Por eso hemos empezado a llevar estos temas al escenario empresarial", sostiene.

México, octubre (SEMlac).- 2015.- Cerrar las brechas de desigualdad y erradicar la pobreza extrema, que en América Latina y el Caribe afecta a 71 millones de personas, y respetar los derechos humanos y la libertad de las mujeres "no será fácil" por la compleja situación económica y social de la región, advirtió la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Alicia Bárcena.
Bárcena planteó que para romper con la reproducción de la desigualdad y la pobreza se necesitan medidas y políticas públicas porque, dijo. "el único número aceptable en materia de pobreza extrema es cero".
En materia de igualdad de género hay que lograr la autonomía de las mujeres en los ámbitos físico, económico y de la toma de decisiones; crear un sistema integral de economía del cuidado; acceso universal a la salud sexual y reproductiva y romper el silencio estadístico que oculta a la mitad de la población. Urge eliminar todas las formas de disciriminación y violencia contra las mujeres.
La Secretaria Ejecutiva de CEPAL dijo que se debe dar prioridad al embarazo en adolescentes y apurar medidas que aprovechen lo que se llama el bono demográfico, que siendo una oportunidad podría revertirse.
En México, datos oficiales señalan que 11 millones de personas viven pobreza extrema; no obstante, las tasas de mortalidad materna han disminuido de 74 a 38 mujeres por cada 100.000. Todavía es un desafío, como dijo el presidente Enrique Peña Nieto, al hablar de los desafíos de la transición demográfica.
La funcionaria internacional y Peña Nieto hablaron durante la inauguración de la Segunda Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, efectuada del 6 al 9 de octubre.
Más de mil personas de 33 países de la región discutieron alí una guía para hacer efectivos los acuerdos que en 2013 se adoptaron en Montevideo, Uruguay, entre los que destaca hacer universal el derecho a la salud sexual y reproductiva y discutir cambios legales para la Interrupción legal del embarazo.
En esta segunda reunión, inaugurada por el presidente Peña Nieto en el salón Octavio Paz de la Biblioteca de México, Bárcena dijo que en la senda del crecimiento sostenible hay que lograr reformas institucionales y políticas, donde lo económico y lo productivo no riñan, evitando que "haya ciudadanos reducidos a consumidores, que no puedan acceder a bienes públicos como la educación, la salud o la seguridad social de buena calidad.

La Habana, 5 de octubre (SEMlac).- Promover la equidad de género y la transformación social son principios que unen a integrantes de la red ecuménica Fe por Cuba, en sus dos años de existencia formal.
"Si trabajas la participación y las relaciones de poder, no hay forma humana de no incluir el género como categoría. Por eso hemos trabajado fuertemente con la teología y la hermenéutica feminista" dijo a SEMlac Kirenia Criado, integrante de Fe por Cuba.
Formación y participación son ejes que mueven a esta joven organización civil, presente en todo el país y constituida en su mayoría por mujeres.
"La mayoritaria presencia de mujeres nos llevó a intencionar mucho más la presencia de los hombres en nuestros talleres, porque estos temas deben ser de interés de todos", comenta la también coordinadora del Programa de Formación-Reflexión Socioteológica y Pastoral del Centro Memorial Martin Luther King, Junior (CMMLK).
Además de la existencia de espacios específicos, la teóloga apoya la utilización, como categorías transversales de los temas de género, la orientación sexual, el color de la piel, entre otros.
"Hay que desmontar el machismo y la cultura patriarcal que tenemos en la sociedad, familia e iglesia cubanas. Por eso queremos poner esa intención en la discusión, en todos los espacios posibles", comenta Kirenia.
La idea de colaborar con la transformación de la realidad y la promoción de relaciones humanas justas y equitativas llevó a personas de varias congregaciones religiosas del país a unirse en una red que promueve la acción social desde los afectos.
El trabajo comunitario es el escenario principal de la red ecuménica Fe por Cuba, iniciativa que propone acompañar experiencias locales y promover el diálogo entre la iglesia, autoridades políticas y la sociedad civil.
"Comprendemos la iglesia como actor social. Hasta que la sociedad cubana no entienda que la iglesia es un espacio de transformación social, será un ente aparte", opina Criado.
Talleres, encuentros regionales y boletines mantienen unida a esta comunidad, cuya base para el trabajo es la educación popular y la vocación ecuménica.
En su documento programático, la red expresa el deseo de una iglesia que "afirma el amor, la misericordia, el respeto a las diversidades, la justicia, equidad de género e integridad de la creación como valores del Reino".
La teóloga cubana reconoce que aún hay resistencias frente a la teología feminista y alerta sobre la presencia de movimientos ultraconservadores al interior de algunas iglesias cubanas, en particular neopentecostales. 
"Estas iglesias condenan el aborto y la diversidad sexual y cuestionan el liderazgo de las mujeres", refiere Criado. 
"El tema de las relaciones de género es uno de los más complejos porque tiene que ver con estructuras de poder y el androcentrismo está privilegiado al interior de la iglesia. También hay mujeres líderes en las congregaciones que reproducen modelos hegemónicos patriarcales", reflexiona la teóloga.

 

Puebla, México, abril (SEMlac).- La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en México (RNDDHM) solicitó al presidente Enrique Peña Nieto la implementación inmediata de medidas de protección efectivas que salvaguarden la vida e integridad física de la defensora Rita Amador López, de su familia y de su organización.
Explican que, el 28 de marzo pasado, la dirigente de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) "28 de Octubre" fue amenazada de muerte, por lo que exigen se garanticen acciones eficaces de protección para la defensora de derechos humanos.
La RNDDHM solicitó una investigación pronta, completa y expedita, a fin de sancionar a los autores materiales e intelectuales de las agresiones contra la defensora y su organización.
Además de la instalación de mesas de diálogo entre la defensora, su organización y autoridades de alto nivel estatales y federales, con el objetivo de poner fin a la escalada de agresiones y criminalización que actualmente mantiene en prisión a cuatro integrantes de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de octubre; así como la existencia de averiguaciones previas contra la defensora e integrantes de su organización.
Amador López recibió mediante una llamada a su teléfono celular una amenaza en la que, una mujer desconocida, le advirtió: "Rita desde el viernes te andan siguiendo ¡aguas! ya le pusieron precio a tu cabeza".
Ante la evidente amenaza de muerte contra la defensora, las 189 defensoras de derechos humanos que integramos la RNDDHM, pertenecientes a 103 diversas organizaciones no gubernamentales, responsabilizamos al Gobierno Federal y al Gobierno del Estado de Puebla de cualquier agresión contra la defensora o cualquier integrante de su familia y organización", señalan en la carta pública difundida hoy.
Esta es la segunda amenaza de muerte que la defensora recibe en lo que va de año, ya que el pasado 18 de febrero recibió una amenaza también vía telefónica, en la que la voz de una mujer le sentenció: "Rita cuídate, van por ti y Sergio".
Refieren que, a pesar de las denuncias realizadas y las reuniones con autoridades estatales y federales, no se ha desarrollado una investigación que identifique a los autores materiales e intelectuales de dichas amenazas, pues es la segunda vez que ocurre; y prevalece la inacción de las autoridades de los tres niveles de gobierno y la impunidad, lo cual propicia la continuidad de las agresiones contra la defensora y su organización.

México, 4 de abril (SEMlac).- El 5 de junio al menos nueve mujeres buscarán una gubernatura, en cinco de las 12 entidades en contienda ya están registradas; más de 30.000 buscarán un puesto de elección popular en ayuntamientos, cámaras de diputados.
Este año en México se realizan elecciones en 13 estados. En Baja California se elegirán ayuntamientos y diputaciones, tanto de mayoría relativa como de representación proporcional. 
En Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas, además, se elegirá al jefe o jefa de gobierno. En Veracruz las elecciones serán para renovar el Congreso local y la gubernatura, en tanto que en Puebla solo esta última. Todo ello en el marco de la paridad.
Las aspirantes participan en un contexto complejo, con brotes de violencia política de género producto de las resistencias machistas, dentro y fuera de los partidos políticos. Una de ellas irá como independiente.
Hasta ahora, en 196 años desde que se pidió el voto ciudadano para las mujeres en Zacatecas y 62 de haber logrado el derecho a ser votadas, México solo ha tenido siete gobernadoras, una en funciones en Sonora, cinco electas por el voto directo de la ciudadanía y dos de ellas en suplencia. Todo entre 1979 y 2015, cuando fueron electas la primera en Colima y la actual gobernadora de Sonora.
Las elecciones más reñidas de la contienda 2016 se vislumbran en Aguascalientes y Puebla. Lorena Martínez Rodríguez fue ratificada como candidata del Partido Revolucionario Institucional (PRI), el 11 de marzo pasado, para buscar la gubernatura en Aguascalientes. 
Respaldada por las mujeres de su partido, se enfrenta a la disputa de una entidad de enorme potencia económica, donde el Partido Acción Nacional (PAN) se apresta a ganar con un hombre, claro.
Distinto parece el escenario en Puebla, donde Blanca Alcalá Ruiz está apuntalada por la Confederación de Trabajadores de México (CTM), antigua fuerza en esta entidad de viejo cuño obrero. 
Pero ha sido la primera hostigada por ser mujer. Le ayuda, según analistas, el desaseado gobierno de coalición encabezado por el panista Rafael Moreno Valle Rosas, cuya impunidad ante el crecimiento de feminicidios contra mujeres tiene a la entidad en un vilo.
También en Puebla habrá una candidata independiente; se trata de la ex panista Ana Teresa Aranda. Por el Partido de la Revolución Democrática fue registrada Roxana Luna Porquillo, en la misma entidad. 
Sobre la candidata independiente que logró su pre-registro pesa hoy una denuncia por falsificación de firma, según información de la corresponsal Kara Castillo; en el caso de la candidata del PRD, las pugnas internas ponen en riesgo sus aspiraciones y la candidata priista enfrenta acusaciones por supuesto financiamiento ilegal.
Los golpeteos, aún antes del comienzo de campañas, están a la orden del día. En Hidalgo, por ejemplo, según el reporte de nuestra corresponsal Tania Meza, está el caso de Guillermina Melo Vargas, quien buscaba la presidencia municipal de Atitalaquia y quien, por amenazas del incendio de su casa, decidió retirarse.
También se apresuran las encuestas cuya tendencia, todavía el fin de semana, hablan de dificultades para el PRI en Aguascalientes y Puebla, donde para las dos mujeres que compiten por la gubernatura, una para un gobierno de un año y ocho meses y otra en reñida competencia por el sexenio completo, podría suceder, dicen sus correligionarios, lo de Nuevo León en 2015, cuando ganó un candidato independiente.
En estas dos entidades, dijo a SEMlac en entrevista la diputada Carolina Monroy, Secretaria general del tricolor, que las dos abanderadas de su partido podrían hacer la diferencia, pero que lo urgente es que ganen.
La diputada mexiquense aseguró que las candidatas del tricolor en Puebla y Aguascalientes van a requerir amplia solidaridad de las mujeres. Afirmó que ellas garantizan una forma distinta de gobernar y que en el PRI, desde el año pasado, se acordó que van a todas la contiendas en completa paridad, de ahí que 1.300 mujeres competirán en las gubernaturas, las diputaciones locales, los municipios, las sindicaturas y las regidurías.
De las candidatas a los gobiernos de Aguascalientes y Puebla, apuntó que se trata de dos mujeres honorables y con una carrera política y profesional que las avala. Además, comprometidas con la política de género. En Puebla la demanda contra el feminicidio es central.
Este es un problema a resolver de la mayor trascendencia, reconoció, pero recordó que la responsabilidad no es solo de los gobiernos. "Hoy nos enteramos que es el hogar el lugar más peligroso para una mujer", de ahí la importancia de empujar políticas hacia el cambio cultural, la seguridad de que la igualdad solo será posible si se hace conciencia. Derechos, dijo, también entrañan obligaciones.
Sin nombrar quién, Carolina Monroy afirmó que hay dirigentes o funcionariado que se resisten a la igualdad, a la no discriminación y a reconocer los derechos de las mujeres. En ello hay que insistir, afirmó.
Si los obstáculos no logran eliminar a las mujeres, en 2016 podrían llegar otras cinco gobernadoras, sería historia. 
Además de Aguascalientes y Puebla, en Tlaxcala, por los antecedentes partidarios podría ser elegida una de las tres contendientes: Adriana Dávila Fernández, Lorena Cuéllar Cisneros y Martha Palafox Gutiérrez, las tres fueron senadoras, de origen priista y experimentadas políticas.
Mayores dificultades, según analistas, vivirán Leticia Herrera en Durango, postulada por el Partido Encuentro Social, luego de haber intentado su postulación por su partido de origen, el PRI; Alba Leonila Herrera, que como ciudadana fue registrada el 20 de marzo por el Partido del Trabajo (PT) en Veracruz.
Habría una décima candidata en Quintana Roo, con Gelmy Candelaria Villanueva Bojórquez, quien buscó la candidatura independiente, que no logró por no alcanzar las 33.000 firmas que requería para su postulación.

Aprender la paridad
Para Carolina Monroy el tema de la paridad será llegar al ideal de compartir efectivamente en igualdad con los hombres por los espacios de poder. 
Dijo que las campañas teñidas de la participación femenina marcarán una nueva era de crear conciencia del valor de las mujeres, empeñadas, recalcó, en colaborar con el desarrollo del país, como ha sido demostrado.
Lamentó los hechos de violencia en Hidalgo y lo sucedido con Alcalá Ruiz en Puebla, recientemente.
Sobre esta última, Silvia Tanús Osorio, Coordinadora del grupo legislativo del PRI, demandó a la alianza Sigamos Adelante frenar "la violencia política" emprendida en contra de la candidata priista al gobierno de Puebla.
En entrevista, lamentó que en este proceso de sucesión gubernamental los adversarios políticos del PRI hayan decidido atacar a la ex alcaldesa de la capital, a través de las redes sociales y el reparto de propaganda negativa por una cuestión de género.
Declaró que esta estrategia revela el "nerviosismo" de los otros candidatos y partidos políticos, por el buen posicionamiento que tiene Alcalá Ruiz entre los electores y sus amplias posibilidades de ganar la elección el próximo 5 de junio.
"La violencia política hacia las mujeres se está dando y se está dando muy fuerte", señaló.
Monroy consideró que el protocolo para la erradicación de la violencia política tendrá que funcionar en toda la contienda.
En el mismo sentido y con objeto de promover y difundir lo que es el protocolo y lograr la erradicación de la violencia política contra las mujeres, el PRD iniciará una cruzada de información y formación para darlo a conocer.
Se hará en todo el país, pero principalmente en las entidades en contienda, informaron a SEMlac las Secretarias de Derechos Humanos, Paloma Monserrat Castañón, y de Comunicación, Ana Montaño.
Paloma Castañón se refirió al Protocolo para Atender la Violencia Política Contra las Mujeres que presentó el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en el que definen líneas básicas de acción para resguardar la integridad de las candidatas a cualquier cargo de elección popular y con ello prevenir la transgresión de sus derechos políticos.
Hasta ahora están por definirse en todos los partidos políticos las listas electorales de diversas candidaturas. Para la Constituyente en la ciudad de México, el pasado fin de semana se acordó una lista paritaria empezando por una mujer, la analista Katia D'Atigues, y en los puestos 3, 5, 7 y 9 están Marcela Lagarde, Yeltzin Mendoza, Ifigenia Martínez y Regina Tamés.

Página 9 de 25
Volver