Coberturas especiales


COBERTURA ESPECIAL

Beijing+20

       
13 DE MARZO DE 2015


Mujeres y representación en contextos democráticos
Siempre hay causas por conocer... esta vez: las mujeres agrícolas de California
Presentan estadísticas de género y seguridad alimentaria


Mujeres y representación en contextos democráticos
Por Norma Loto
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Nueva York, marzo (SEMlac).- "Los hombres deben tomar conciencia de la necesidad de incluir a las mujeres como líderes positivas". Estas palabras de Njeri Kabeberi, representante de Kenia, resumen el espíritu de lo que se trató en la mesa discusión sobre la participación de las mujeres en la democracia. La actividad estuvo organizada por CM-Kenia, IDEA International y el Instituto Neerlandés por una Democracia Multipartidaria.
Durante este encuentro se enfatizó sobre la importancia de trabajar por los derechos políticos de las mujeres, pues si bien existen muchas leyes nacionales e internacionales que protegen y fomentan esos derechos, lo cierto es que el posicionamiento de las mujeres en los partidos políticos "es limitada y su participación y representación en la política sigue siendo moderada", indicó el Instituto Neerlandés por una Democracia Multipartidaria.
La mencionada organización también refiere que esta situación se cimienta en "factores legales, socioeconómicos y culturales que impiden la participación y el liderazgo de las mujeres en política al mismo nivel que los hombres".
Njeri Kavebeberi, de Kenia y en representación del Centro Multipartidario para la Democracia, se refirió a la situación de su país, donde las mujeres llegaron a puestos de liderazgos en el plano político "por accidente y no por iniciativa de los hombres de los partidos".
En tanto que Pilar Tello, representante de IDEA, manifestó que las mujeres dentro de los partidos políticos de América Latina acostumbran a "replicar actividades vinculadas a las tareas de la vida familiar-doméstica, por ejemplo, organizar la fiesta de Navidad en el vecindario. Esto no está mal, pero no puede ser lo único", dijo.
Destacó, además, la necesidad de trabajar junto a los partidos políticos en la promoción de las mujeres y remarcó la necesidad de hacer trabajo sinérgico entre los partidos políticos, los parlamentos, la sociedad civil, entre otros actores.
También subrayó que es "necesario fortalecer las unidades de mujeres dentro de los partidos políticos, pues si bien las cuotas han sido aceleradoras del ingreso de la mujer a la vida política, aún no son suficientes".
Para Donia Ben Romdhane, también representante de IDEA, en los partidos políticos existen aún prácticas discriminatorias que fomentan violencias y dijo que la violencia verbal es muy habitual. Aludió también a la necesidad de hacer un trabajo de promoción de género. "Pero debe ser continuo; no solamente en épocas electorales", sostuvo. 


Siempre hay causas por conocer... esta vez: las mujeres agrícolas de California
Por Norma Loto
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Nueva York, marzo (SEMlac).- A veces la agenda de género poco mira a las realidades que están más allá del cemento y las luces citadinas. Otras veces, cuando las mira, termina por caer -sin quererlo- en estereotipos. 
Fue al salir de una sala de conferencia de la sede de Naciones Unidas cuando esta corresponsal tuvo la fortuna de toparse con un grupo de mujeres que representan la Alianza Nacional Campesina de Estados Unidos de América.
Solo un tímido empujón para preguntarles sobre sus reclamos y la sacudida por una plétora de enseñanzas fueron suficientes para hacer sentir a esta comunicadora desayunándose de otras realidades. Están en el 59 período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) para preguntarse y contar hasta dónde llegaron desde aquel Beijing 95.
La Alianza Nacional de Campesinas tiene como objetivo unificar la lucha para promover el liderazgo de las mujeres agrícolas en un movimiento nacional, con vistas a crear una visibilidad más amplia y abogar por cambios que garanticen sus derechos humanos.
Se trata, ni más ni menos, de generar liderazgos en las mujeres rurales mediante la educación. SEMlac conversó con su presidenta, Mily Treviño Sauceda, una mujer que nació en Estados Unidos, pero "mis padres eran mexicanos", cuenta.
Mily relata que gracias a César Chavez (sic) "hubo más conciencia política" y a continuación interrogó a esta corresponsal: "¿lo conoces?, si no lo conoces tienes que ver la película".
César Estrada Chávez fue un líder activista en favor de los derechos civiles para campesinos estadounidenses, quien junto a Dolores Huerta organizó la Asociación Nacional de Trabajadores del Campo (NFWA, por sus siglas en inglés), que luego se nombré Unión de Trabajadores Campesinos (UFW). 
Se destacó por haber restringido la inmigración de trabajadores ilegales en el campo, la protección del mejor pago y los derechos de los campesinos estadounidenses sindicalizados.
Mily Treviño Sauceda y la Alianza Nacional de Campesinas operan en diversas áreas de Estados Unidos. Ella vive en California y desde allí despliega sus objetivos. Cuenta que la educación y el arte son de las principales herramientas que implementan para fomentar el liderazgo de las campesinas. 
"Hacemos teatro, arte en general para ayudar a la comunidad a que expresen sus problemas, por ejemplo: la violencia doméstica. Lo hacemos en ocho regiones de California y los exhibimos en las iglesias, parques".
En diálogo con SEMlac, Mily comentó como un logro de la Alianza el poder revisar el Acta de Violencia contra la Mujer.
Ese documento tiene como objetivo: proporcionar nuevas protecciones a las víctimas de violencia doméstica, incluyendo la confidencialidad del domicilio, y también cambió las leyes de migración para permitir a un cónyuge extranjero maltratado solicitar una green card.
Antes de ser revisada esta disposición, "las mujeres migrantes no podían calificar en ella; muchas no podían hacerlo porque no podían aplicar en los primeros cinco años (de migrante) y la mujer debía estar casada con el abusador (sea porque era ciudadano o tenía la green card) ¿Cómo podía ser eso? ¡Entonces, peleamos!"
Actualmente, el acoso sexual lo sufren "el 90 por ciento de las mujeres agrícolas, también hay discriminación por causa de embarazos y solo alcanzamos el 30 por ciento de los salarios de los hombres", detalla.
Para la planificación familiar "hay pocos recursos. Lo que pasa es que no son suficientes los médicos, hay largas filas para ser atendidas. Todo queda lejos de las comunidades y no hay transporte", describe Mily.
Hasta acá el panorama es similar al de otros lugares, pero "en California las mujeres sabemos que aplicar químicos (en los campos) afecta el sistema reproductivo". 
Por ello, junto a otros grupos han creado leyes de protección. "Aplican químicos cerca de las escuelas y, cuando esto pasa, se debe saber qué hacer". El modo de auxiliar a la población que soporta fumigaciones era algo desconocido por el sistema médico y por los bomberos. "Acostumbraban a tirar agua a toda potencia con la manguera, esto lo hacían sobre la persona que estaba envenenada!", relata Mily.
Entonces la Alianza de Mujeres Campesinas, junto a otros actores civiles, llegaron hasta Washington DC y fueron a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), con sus reclamos de mejorar la protección ante los plaguicidas.
En Estados Unidos las trabajadoras y los trabajadores rurales constituyen la columna vertebral de la economía agrícola y muchos se exponen regularmente a los plaguicidas. "A nivel nacional están las Normas de Protección de Trabajadores Agrícolas para prevenir el envenenamiento y proponía un entrenamiento a trabajadores agrícolas cada cinco años, pero hemos conseguido que la capacitación se realice cada tres años", relata Mily.
¿Y qué es lo que desean mirando al Post 2015?, interrogó SEMlac. "Más apoyo, no hay suficientes programas para nosotras. Queremos más oportunidad en todas las áreas y queremos a mujeres como oficiales públicos, porque sabrían gestionar soluciones a nuestros problemas".
Este diálogo, que invitó a un acercamiento a otra realidad, finalizó con el saludo de rigor. Pero, antes de girar para tomar otra salida del lobby, se escuchó a Mily Troviño Saucedo: "en nuestra organización, la Alianza, también hay mujeres de otros países, muchas de Colombia y otras de Argentina, ¿sabes?". Seguro que este aviso tenía un mensaje especial para esta periodista argentina.


Presentan estadísticas de género y seguridad alimentaria
Por Gabriela Ramírez
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Nueva York, marzo (SEMlac).- En el 58 por ciento de los países de América Latina y el Caribe las mujeres tienden a sufrir inseguridad alimentaria severa en mayores proporciones que los hombres. En África esta situación se reporta en 47 por ciento de los países y en Asia en 24 por ciento. 
Esto fue dado a conocer durante el CSW59 por Chiara Brunelli, experta en estadísticas de seguridad alimentaria de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). 
Brunelli explica que esta situación en la región de América Latina se debe, principalmente, a que por lo general las mujeres velan primero por el bienestar de sus familias que por el de ellas mismas. 
Durante una reunión, especialistas de la FAO y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) explicaron que han desarrollado estadísticas desagregadas por género que pueden contribuir al desarrollo de políticas públicas en mejora de la vida de las mujeres rurales. 
La FAO habló sobre el Sistema de Datos sobre Seguridad Alimentaria que ha desarrollado y que hasta el momento cuenta con información estadística desagregada por sexo en cuatro áreas principales: consumo alimenticio, pobreza, análisis nutricional en la ingesta y fuentes de alimento. Esta información puede en consultada por país, por región o mundialmente. 
Brunelli explicó que hasta el momento hay datos de 111 países, pero en breve se dispondrá de información para 150. 
Explicó que es de suma importancia contar con estadísticas en materia de agricultura que permitan medir los avances y sirvan de herramienta a las organizaciones civiles para impulsar cambios en beneficio de las mujeres. 
En tanto, María Hartl, especialista de FIDA, dijo que "lo que se hace se debe medir y lo que se mide se hace" y habló sobre una metodología que han implementado, principalmente en países africanos, para medir la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres rurales en relación con la disminución de la pobreza. 
Esta medición toma en cuenta cuatro aspectos relacionados con el empoderamiento de las mujeres: producción, autonomía y toma de decisiones; recursos, propiedad de la tierra, compra, venta o renta de insumos, acceso a financiamientos; ingresos; liderazgo; y uso del tiempo. 
Por otra parte, especialistas señalaron que las mujeres hacen contribuciones cruciales en el campo de la agricultura. Trabajan como productoras, trabajadoras, vendedoras o distribuidoras pero enfrentan una serie de situaciones que reducen su productividad. 
Señalan que si se redujera la brecha de desigualdad en la agricultura, las mujeres tendrían mayores recursos y esto tendría un impacto positivo en la seguridad alimentaria, nutrición, educación y salud de niños y niñas.

 



La Plataforma de Acción de Beijing cumple 20 años


COBERTURA ESPECIAL

Beijing+20
       
16 DE MARZO DE 2015

 


Chile: Organizaciones respaldan crítica realizada a declaración CSW59
Por Tamara Vidaurrázaga Aránguiz
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Santiago de Chile, marzo (SEMlac).- Las organizaciones chilenas asistentes al 59 período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW), en Nueva York, se adhirieron a la declaración de las asistentes de Latinoamérica y el Caribe, criticando la ausencia de participación de las organizaciones de mujeres y feministas de la sociedad civil.
Corporación Humanas, Red autónoma contra la violencia y Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio firmaron la carta que reveló la falta de transparencia con que se aprobó la Declaración Política de los Estados en la CSW59, "desconociendo que desde Beijing han sido las organizaciones feministas y de mujeres las que lograron la incorporación de nuestros derechos, dieron seguimiento a la Plataforma de Acción y apoyaron a los gobiernos en su implementación", señalaron en el documento.
La declaración de las organizaciones de la sociedad civil indicó que en el documento de la Comisión se debe incorporar el conjunto de necesidades y demandas de la diversidad de mujeres, adolescentes y niñas de manera explícita, con el fin de cumplir las metas de la Plataforma de Acción de Beijing.
Señalaron que deben garantizarse todos los derechos, incluido el aborto legal y seguro. "Recordemos que los argumentos culturales y religiosos no pueden ser usados como pretexto para la negación y/o violación de los derechos humanos", indica el documento.
Los derechos sexuales y reproductivos, la violencia contra las mujeres, la participación política y los derechos lésbicos son los temas fundamentales que, a juicio de las organizaciones chilenas asistentes, siguen pendientes en el cumplimiento de este país respecto de los compromisos adquiridos a 20 años de Beijing.
Soledad Acevedo, coordinadora de la Red Autónoma contra la Violencia, señaló a SEMlac que el Estado chileno ignora compromisos adquiridos en Beijing. 
"Chile sigue siendo uno de los cinco países del mundo con leyes restrictivas sobre aborto, y el proyecto presentado por (la presidenta Michelle) Bachelet no resuelve el problema de salud pública y de clase que significa que las mujeres abortemos en clandestinidad", señaló.
"Hemos denunciado que en el país se vulnera el derecho de las mujeres que acuden a centros asistenciales de salud por abortos espontáneos o complicaciones, atendidas en malas condiciones y con tratos degradantes", agregó.
Respecto de la violencia, Soledad indicó que, aunque en Chile contamos con un cuerpo legal que castiga la violencia, la Ley de Violencia Intrafamiliar no es específica sobre la violencia que afecta particularmente a mujeres y niñas por condiciones de género, "lo que no da cuenta de la magnitud real de las manifestaciones de violencia que afectan a las mujeres en los distintos ámbitos de sus vidas".
Por su parte, Erika Montecinos, representante de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, indicó a SEMlac que en Chile aún falta que las lesbianas sean incluidas en las políticas públicas y legislativas, tener igualdad de derechos sexuales y reproductivos -o sea, programas específicos para sus necesidades-, y "ser reconocidas como sujetas con plenos derechos ante el Estado, en el tema de filiación de hijos e hijas".
Al evento asistieron también por Chile Carola Carrera y Victoria Hurtado, representantes de Corporación Humanas, organización que tiene estatus ECOSOC, que le permite intervenir en las sesiones de la Comisión.

 

Volver