Mijael

Mijael

Por Gloria Analco
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, junio (SEMlac).- Las mujeres representan sólo el 20 por ciento de la población activa en el sector de energía renovable moderna y ocupan apenas el 12 por ciento de los 881 ministerios del sector del medio ambiente en 193 países, a pesar de que en la mayoría de los países en desarrollo ellas son las gestoras de energía de los hogares primarios y actores clave en el sistema alimentario.
Además, son además protagonistas poderosas en la transición a la energía sostenible y la agricultura resistente al clima, y esa situación debería cambiar si entrara en acción el acuerdo logrado en la última reunión de la Conferencia de las Partes (COP22), la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, de promover la igualdad de género a la hora de abordar el cambio climático.
A las mujeres jerárquicamente no les permiten participar conforme a lo que aportan, pero sí son las que reciben los peores impactos del cambio climático de manera diferente y desproporcionada a los hombres.
Eso quedó demostrado en el ciclón en Bangladesh, en 1991, donde murieron cinco veces más mujeres que hombres, y no por ser la mayoría de la población, sino por estar en situaciones de mayor desventaja: Ellas también representaron el 67 por ciento de las víctimas mortales del tsunami del Océano Índico.
En las secuelas del terremoto de 2010 en Haití los campos de hacinamiento carecían de instalaciones sanitarias adecuadas y de iluminación, lo cual condujo a numerosos ataques nocturnos de violaciones contra las mujeres.
Además, una evaluación posterior al desastre, en Mayanmar en 2015, mostró que las mujeres y las niñas tenían menos capacidad de recuperación, ya que vivían con bajos ingresos y un menor número de bienes de producción, alta inseguridad alimentaria y malnutrición.
Hoy en día hay un creciente reconocimiento del impacto negativo diferencial del cambio climático en las mujeres, a pesar de lo cual se sigue pasando por alto su papel crítico como líderes y agentes de cambio en la acción y gestión de los recursos naturales, a la hora de las negociaciones, inversiones y políticas sobre el clima.
En los últimos 10 años, el 87 por ciento de los desastres han estado relacionados con el clima, y si bien es cierto que cuando las inundaciones y la sequía vienen, no discrimina entre hombres y mujeres, pero hay una marcada diferencia en cómo afecta a unas y cómo a otros.
Las mujeres miran primero por la seguridad de los miembros de su familia que por la propia, se quedan atrás preocupadas por la gente de edad y los enfermos, y son violadas mientras caminan varios kilómetros para recoger agua.
Frente a estas situaciones, ONU Mujeres hizo un llamado a todas las Partes de la COP22 para asegurar que el programa de trabajo incluya el desarrollo y la adopción de una política de igualdad de género y autonomía de la mujer.
También insistió en la integración sistemática de género en todos los informes, el establecimiento de una cuota inicial del 30 por ciento de mujeres en la delegación oficial de las Partes y en la jerarquía de las reuniones, así como la asignación de financiación de los viajes y la creación de capacitación dedicada a mujeres delegadas, entre otras medidas.

 

 

 

Por Gloria Analco
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

 

México, abril (SEMlac).- Liderada por mujeres indígenas y afrodescendientes, quedó inaugurada la primera agencia de noticias con estas características, la cual prevé iniciar su cobertura internacional con el próximo Foro Permanente para Cuestiones Indígenas 2017, en la sede de la ONU.
En rueda de prensa se hizo el lanzamiento de esta nueva agencia denominada Notimia, en el Centro Cultural de España en México, que ha impulsado este proyecto conjuntamente con ONU Mujeres y la Alianza de Mujeres Indígenas de México y Centroamérica.
Una red de 200 comunicadoras difundirá la actualidad y la agenda de comunidades y pueblos originarios latinoamericanos en idiomas indígenas, por medio de formatos impresos, digitales y audiovisuales.
Al medir su alcance, la representante de ONU Mujeres Juliette Bonnafé señaló que es imprescindible priorizar el liderazgo de las mujeres en todos los ámbitos.
Ello, agregó, se hace más imprescindible al observar los resultados de una investigación en más de 100 países, la cual arrojó que el 46 por ciento de las noticias promueven estereotipos de género en impresos y en la televisión, mientras que solo el seis por ciento hace hincapié en la igualdad de género.
Mencionó otro estudio, el cual contó con la participación de 522 organizaciones de medios de comunicación y que reveló que 73 por ciento de los hombres son quienes ocupan los altos cargos directivos en ese sector.
"Notimia ayudará a cambiar esas cifras y dará voz a los derechos humanos de estos dos grupos históricamente discriminados", recalcó Bonnafé.
La representante de la Alianza de Mujeres Indígenas de Centroamérica y México, Guadalupe Martínez Pérez, manifestó que Notimia ha sido el resultado de varios años de trabajo con el Centro Cultural España y el apoyo de ONU Mujeres, y luego de tres ediciones de encuentros indígenas y afrodescendientes desde 2014.
El propósito, agregó, es ampliar la cobertura de los asuntos relacionados con las indígenas y afrodescendientes al transmitir información a medios propios comunitarios, estatales, nacionales e internacionales.
Notimia ya cuenta con su corresponsal en Nueva York, Isabel Flota Ayala, quien hará la primera cobertura internacional del Foro Permanente para Cuestiones Indígenas que se celebrará del 24 al 5 de mayo próximos, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

De la Redacción
(redaccióEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Querétaro, México, abril (SEMlac).- En el marco de la reunión del Frente Feminista Nacional, la periodista Sara Lovera López quien recibió el reconocimiento Juana Belén Gutiérrez de Mendoza, aseguró que en tanto persista la impunidad, no habrá ley ni mecanismo que pare los asesinatos a periodistas y a mujeres.
En entrevista para el portal Códice Informativo, señaló que en la actualidad y en particular en México es peligroso ser periodista ya que hay diversos poderes que buscan la cooptación de la libertad de expresión y el derecho a la información.
"Ninguna ley, ningún mecanismo de protección, ninguna comisión en la cámara de diputados puede servir frente a algo que es semejante a lo que pasa en los asesinatos de mujeres, el tema es la impunidad, no hay ministerios públicos, no hay jueces, no hay un aparato de justicia que sea funcional al tamaño de violencia que estamos viviendo en todos los sentidos".
La periodista, quien también funge como administradora de la Casa de Protección a periodistas en la Ciudad de México, expresó que ante la violencia que existe hacia las mujeres, los medios de comunicación tienen responsabilidad en la forma en que se emite la información para cambiar los paradigmas y las perspectivas de género en la redacción de notas informativas.
"Hay que hablar de feminicidio, no podemos ocultarlo, pero tenemos que hablar de las otras violencias, tenemos que hablar con un lenguaje más respetuoso para hombres y para mujeres y tenemos que ayudar a cambiar la mentalidad, si seguimos pensando que las mujeres somos objeto de placer, objeto de que nos obedezcan, si seguimos reafirmando que los hombres son nuestros dueños, lo hacemos a veces de manera inconsciente, no vamos avanzar, tenemos 30 años capacitando periodistas hablando de género y de feminismo y no han cambiado las cosas".

Por Lirians Gordillo Piña
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, marzo (SEMlac).- Investigaciones científicas revelan que las trabajadoras cubanas en el sector cooperativo sufren las consecuencias de la división sexual del trabajo y de los estereotipos machistas.
"El sector cooperativo es un sector de oportunidad, tanto personal como social. Sin embargo, en las cooperativas no agropecuarias hay un predominio de adultos medios, blancos, de escolaridad preuniversitaria y hombres", concluye Claudia María Caballero Reyes.
Caballero Reyes expuso resultados de su investigación sobre redes sociales en cinco cooperativas del occidente del país, al intervenir en la comisión Género y Trabajo en contextos urbanos y rurales del X Taller Internacional Mujeres en el Siglo XXI, celebrado en La Habana del 6 al 9 de marzo.
En consonancia con los datos públicos de la Oficina Nacional de Estadísticas (Onei), la psicóloga pudo encontrar una subrepresentación de personas de escolaridad secundaria, adultos mayores, personas negras y mujeres.
Al indagar sobre las redes sociales en el ámbito laboral, familiar y de tiempo libre constató que la ausencia de las mujeres tiene que ver con estrategias y redes de apoyo distintas para uno y otro género.
"Lamentablemente, ellas suelen tener menos acceso a redes con capital y recursos que les permitan conectar con espacios atractivos y ventajosos", afirma la investigadora.
Si bien llegar puede ser difícil, el acceso también está marcado por la división sexual del trabajo. Del total de cooperativas estudiadas, las asociadas fueron mayoría solo en una que ofrece servicios de peluquería, lo cual refuerza los estereotipos patriarcales.
Relegar a las mujeres a roles reproductivos y a los servicios, actividades menos remuneradas, es un comportamiento que se refuerza mucho más en espacios rurales.
Semejantes resultados obtuvo un grupo de investigación de la Universidad de La Habana al indagar sobre las brechas de género en la cadena de valor agrícola en cooperativas agropecuarias de cuatro provincias (Matanzas, Las Tunas, Granma, Holguín).
"Existe una segregación horizontal y vertical hacia las mujeres en el trabajo por cuenta propia y en las cooperativas, donde ellas se asocian a sectores en los que reciben menos ingresos", afirma la economista feminista Teresa Lara.
El diagnóstico con perspectiva de género pudo constatar que en el ámbito rural la mayoría de los hombres son los dueños de la tierra; las mujeres se ubican principalmente en actividades no agrícolas y perviven estereotipos de género en los puestos de trabajo.
El bajo porcentaje de titularidad y protagonismo en la toma de decisiones marca las brechas de equidad que se expresan también en la sobrerrepresentación de las mujeres en roles reproductivos que no se suman a la cadena de valor.
En el caso de las cooperativas analizadas por el equipo que lidera Lara, los hombres son los presidentes de las cooperativas; las mujeres constituyen 15 por ciento de los asociados y su participación se concibe como una "ayuda familiar agrícola".
Otra de las brechas de equidad de género encontradas por el grupo de expertos fue la "escasez de tiempo" para el esparcimiento y la superación que manifiestan las cooperativistas.

Apostar por ellas…

Frente a la existencia de brechas de género varias pueden ser las respuestas. 
El Proyecto BASAL optó por las acciones afirmativas, al concluir un diagnóstico con perspectiva de género en otros tres municipios de la isla (Los Palacios en Pinar del Río, Güira de Melena en Mayabeque y Guáimaro en Granma).
BASAL (Bases Ambientales para la Sostenibilidad Alimentaria Local) tiene como objetivo "apoyar la adaptación al cambio climático, contribuyendo al desarrollo socioeconómico continuado y sostenible de la República de Cuba" y para ello se propone empoderar a grupos de mujeres que viven y laboran en las zonas escogidas.
Disminuir la inequidad de género que permanece en el campo cubano, pese a los avances en materia de género que cosecha el gobierno socialista cubano, es un reto, reiteraron participantes.
Para Oravides Almagro Peñalver, una de las coordinadoras de la experiencia, las acciones positivas se justifican por "la existencia de oportunidades diferenciadas, desigualdades que expresan injusticia y diferentes vulnerabilidades".
El proyecto que lidera la Agencia de Medio Ambiente (AMA), el Ministerio de la Agricultura y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se propone en los próximos dos años desarrollar acciones que tienen en su centro a las mujeres.
Entre ellas se encuentran poner en funcionamiento nuevas áreas productivas; mejorar las condiciones de las ya existentes para incrementar su productividad y diversificar sus cultivos; así como empoderar y sensibilizar a mujeres y hombres líderes de las comunidades.

 


Por Alba Trejo
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Guatemala, marzo (SEMlac).- Comida agusanada, cuartos de castigo, panes con heces, violaciones sexuales y hasta abortos a golpes… todo formaba parte del diario vivir de las niñas y niños guatemaltecos en el hogar Virgen de la Asunción. Allí el maltrato culminó en una tragedia que llevó a la muerte a 38 menores de edad.
Sus cuerpos consumidos por las llamas, tras haber sufrido el encierro en un cuarto con llave, como castigo por intentar fugarse de ese infierno en el que vivían desde que salía hasta que se ponía el sol. 
"Hogar Solidario" o también "Hogar Seguro", ninguno de los nombres que tenía, según el gobierno de turno, rima con lo que allí vivían alrededor de 500 niños y niñas de cero a 17 años, tras cerrarse el portón donde ingresaban por orden del juez para ser abrigados y protegidos con amor.
En su lugar recibieron maltratos, amenazas, humillaciones y muerte, según Leonel Dubón, del Refugio por la niñez.
También fueron provistos de indiferencia, la que se hizo más visible cuando los desgarradores gritos suplicaban que abrieran la puerta, al avivarse las llamas dentro de la habitación, y monitores, psicólogas y autoridades del hogar hicieron oídos sordos, tal como lo narraron las niñas que estaban en otra habitación.
Se asfixiaron con el monóxido de carbono hasta perder la conciencia, describe el médico forense del Instituto de Ciencias Forenses INACIF, Sergio Rodas. Incluso, vecinos aledaños al hogar dijeron ver el humo que salía por las ventanas, que fueron quebradas ante la desesperación de las niñas.
Es de 14, 15 y 16 años la edad de las pequeñas que, en diferentes ocasiones, habían denunciado ante los medios de comunicación, trabajadoras sociales de la Secretaría de Bienestar Social (SBS) --el ente que tiene bajo su cargo el Hogar Virgen de la Asunción-- y el Ministerio Público (MP) que eran obligadas a tener relaciones sexuales con algunos monitores y que muchas veces les tiraban semen en la cara.
Otros niños y niñas eran forzadas a introducirse el dedo en el ano y después llevárselo a la boca; todo esto son testimonios narrados por las víctimas.
En 2013 se reportó al MP la muerte de una niña que fue estrangulada en el interior del Hogar, pero al día de hoy no se ha esclarecido el hecho.
El MP registró que, en el hogar Virgen de la Asunción, un profesor fue capturado en 2016, después que dos niños de 11 y 12 años de edad rompieran el silencio y contaran a la sicóloga haber sufrido abuso sexual, tras ponerlos a realizarle sexo oral y hacerlos desnudarse en el aula frente a sus compañeros, obligándolos a modelar.
Pero el horror de tanta maldad se hizo visible el pasado 8 de marzo, cuando 19 niñas fallecieron en el incidente y otras 19 más fueron perdiendo la vida en los días siguientes a la tragedia, porque sus cuerpos no soportaron las lesiones de las quemaduras.
Un 90 por ciento de su piel estaba carbonizada, lo que hizo imposible que los médicos pudieran salvarles la vida, destacó Rodas.
Sin ojos, sin brazos y otras más sin piel, con los rostros desfigurados, así quedaron las niñas después de la tragedia. En su mayoría llegaron al Hogar Virgen de la Asunción tras el riesgo de ser abusadas en sus casas, haber sido violentadas sexualmente o porque recibían maltrato de sus progenitores, por rebeldía con sus padres o hasta por matar un gato.
La población expresó en las redes sociales su indignación, pero hubo quienes estigmatizaron a los menores que estaban en el Hogar por ser pandilleros y pandilleras, delincuentes y drogadictos internados allí por su mal comportamiento; sin embargo, Norma Cruz, de la fundación Sobreviviente, aseveró que ni siquiera tienen idea de cuál niñez es la que llegaba allí.
El Hogar Virgen de la Asunción fue inaugurado en 2010 para proteger a las y los niños víctimas de violencia física, psicológica y sexual, discapacidad leve, abandono, niñez en situación de calle, problemática adictiva, víctimas de trata y explotación sexual comercial, laboral, económica y adopciones irregulares, tal como lo señala el documento que justifica la creación de esa institución.
A pocos meses de su apertura, el Hogar del Estado comenzó a sobrepoblarse y rebasar sus capacidades y con ello los problemas y carencias poco a poco se transparentaron, añade Cruz.
En este país, muchos niños, niñas y adolescentes son golpeados y abusados en sus casas, según consta en los expedientes de la Fiscalía de la niñez víctima del MP, que solo el año pasado informó tener 14.000 denuncias de maltrato a menores de edad.
Nery Rodenas, de la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala (ODHAG), comentó a SEMlac: "La forma en cómo la sociedad guatemalteca concibe el ser niño, niña o adolescente está influenciada por una cultura autoritaria, machista, discriminatoria y excluyente, que los visualiza como seres con mínimos derechos y que posterga su pleno goce hasta la mayoría de edad".
En cada uno de sus informes anuales y por 18 años, la ODHAG advierte que nada es más sobresaliente y persistente que los golpes en la casa, los abusos sexuales que ocurren entre las cuatro paredes del hogar y los gritos proferidos a niñas y niños desde que sale hasta que se oculta el sol.
En su página de Facebook, Rodenas indicó ante la muerte de las niñas que no se trata de ver quién inició el incendio, se trata de quién nunca dio condiciones de vida dignas y no hizo nada para que niños y niñas murieran calcinados, peor que animales.
El Procurador de los Derechos Humanos, Jorge Duque, calificó las muertes de las pequeñas de una masacre, mientras el presidente de la República, Jimmy Morales, aceptó la renuncia del Secretario de la SBS, Carlos Rodas Mejilla, para que se someta a una investigación, pero no puso a disposición de las autoridades al resto del personal que en el momento de iniciarse el fuego tenía en sus manos la llave que impediría la muerte de las 38 niñas.
Las últimas tres noches los colectivos han prendido velas en la Plaza de la Constitución, una por cada niña; la bandera está a media asta y ha habido marchas para exigir castigo a los responsables con pancartas en mano que consignan "es un crimen de Estado", mientras las madres entierran a sus hijas, que habían sido enviadas de diferentes partes del país para su protección y se las han devuelto sin vida, en una caja blanca.

Por Lizbeth Álvarez Martínez
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, febrero (SEMlac).- El periodista Guillermo Rivera Vázquez recibió el premio de periodismo por su trabajo "La Rutas Migrantes del VIH", publicado en el portal Newsweek en Español.
El galardonado expresó que estaba interesado en abordar las últimas novedades que había de VIH en México: "Estamos en un contexto de deportaciones masivas y violencia", comentó.
Aseguró que le preocupa el estigma que hay sobre el virus y la falta de difusión en los medios masivos de comunicación sobre el tema. "Es un reconocimiento a la investigación que se hace sobre VIH, específicamente al estigma que sufren las mujeres en México, Centroamérica y en general. Nadie se preocupa por el tema", declaró Rivera.
Como premio a su trabajo periodístico, Guillermo Rivera obtuvo un viaje de ida y vuelta a Fort Lauderdale, en Florida, Estados Unidos, para participar en el taller "Periodismo para un mundo sin sida", a desarrollarse del 17 al 19 de marzo de 2017.
La premiación estuvo a cargo de Aids Healthcare Foundation (AHF) en México, la organización Comunicación y Educación para el Desarrollo (CEDI) y la Casa de los Derechos de los Periodistas.
Por su parte, Gabriela Ramírez Hernández, recibió un reconocimiento especial por su trabajo Kenya, la vida con VIH, publicado por SemMéxicoVeracruzanos.Info y otros medios. Su trabajo muestra la realidad que viven mujeres trans que padecen VIH con un enfoque interseccional ya que muchas son trabajadoras sexuales, que consumen o han consumido drogas y que han estado en prisión.
Judith Calderón, presidenta de la Casa de los derechos de Periodistas, destacó la importancia de hacer visible la situación del VIH y ello a pesar de las grandes transformaciones en el quehacer periodístico. Como anfitriona y garante el proceso, hizo notar que se consideró en esta primera emisión, la trascendencia del trabajo periodístico como coadyuvante de la prevención del VIH/sida que aún cobra numerosas vidas.
Sara Lovera, quien fue jurado del concurso, contextualizó que los primeros casos de esta enfermedad se dieron a conocer hace 25 años en México, cuando "estereotiparon a las prostitutas y homosexuales, generó exclusión, discriminación y dejó de ser una muerte en automático".
Miriam Ruiz, representante de AHF, señaló que al concurso llegaron siete trabajos de gran calidad y que el objetivo es que el tema siga en la agenda de los medios de comunicación para que pueda lograrse una mayor difusión y prevención.
German Martínez Blanco, integrante de AHF, consideró muy importante tener un tratamiento cuidadoso respecto al VIH/sida en los medios ya que se pueden generar estereotipos y estigmas. Por ello, dijo, este tipo de trabajos en los que relatan diversa realidad acompañados de una investigación exhaustiva son muy valiosos.
Este concurso se llevó a cabo también en Guatemala, Brasil, Argentina y Perú.

 

Por Sara Lovera
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México. febrero (SEMlac).- Los avances hacia la igualdad de género se enfrentan a resistencias, embates y retrocesos promovidos por las iglesias y por las condiciones internacionales, dijo la doctora Ana Buquet Corleto al asumir la dirección del Centro de Investigaciones y Estudios de Género (CIEG), creado en la UNAM hace apenas 61 días.
Este ambiente, advirtió, busca desprestigiar los aportes teóricos y prácticos que explican la desigualdad entre mujeres y hombres, lo que obliga a contar con recursos materiales y humanos en género para atender la demanda del sector público.
En la ceremonia que la ungió como funcionaria de la Universidad Nacional Autónoma de México, Buquet Corleto dijo que el discurso de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, con su denostación a las mujeres, su nacionalismo delirante y su intolerancia a la diversidad racial y étnica, da elementos a quienes cambian leyes en México para impedir la libertad a las mujeres o fortalece al Frente Nacional por la Familia, que trata imponer al mundo una única manera de formar un hogar.
De ahí la importancia de este Centro que ha colocado a la UNAM en la vanguardia de los estudios de género en América Latina, y legitima este campo del conocimiento que en la casa de altos estudios comenzó hace 13 años. No obstante, la tarea que hay que hacer es grande, porque ahora se cuenta con solo cuatro investigadores/as e igual número de técnicos/as y su reto es responder a 30 líneas de investigación.
Dijo no a quienes están desprestigiando los aportes teóricos y los hallazgos científicos que explican la desigualdad entre hombres y mujeres, especialmente frente a los graves y complejos problemas de género en México.
El Centro del que se hará cargo por acuerdo institucional durante los próximos cuatro años, tiene como tareas fundamentales producir conocimiento e investigación, pero sobre todo producir temas para abordar, disminuir y abolir esas desigualdades. Y esa también es una tarea de la UNIVERSIDAD.
Ante un nutrido auditorio en el piso 14 de la Torre II de Humanidades, en la UNAM, Buquet Corleto dijo que es prioritario usar recursos teóricos y metodológicos no sólo para comprender la violencia contra las mujeres, sino para contribuir a erradicarla, igual sobre la división sexual del trabajo, la brecha salarial entre mujeres y hombres o el aprovechamiento social del talento de más de la mitad de la población, por lo que la academia contribuye a las políticas públicas y los centros de alto nivel deben formar cuadros para incidir en esta realidad.
En lo formal agradeció su designación hecha por Enrique Graue, rector de la UNAM, y al coordinador de Humanidades, Alberto Vital, quien le dio posesión y afirmó que la tarea del CIEG será trascendente y felicitó el paso que dio un Programa de Estudios a un Centro de Investigación y relevó la importancia de quienes iniciaron estos estudios en la UNAM.
Ana Buquet luego de comprometerse a trabajar y coordinar esfuerzos y alianzas, dijo que el CIEG requerirá apoyos administrativos, económicos y estructurales para cumplir su tarea. Y destacó que mantendrá el papel del CIEG como agente de cambio y transformación social y coadyuvará y fortalecerá su colaboración para todos los cambios institucionales en la UNAM.
En la Torre II de Humanidades, estaban algunas de las impulsoras y fundadoras de los estudios de género como Gloria Careaga, Gabriela Delgado, Gabriela Cano y Jeny Cooper, invitadas especiales como Rosaura Ruíz, directora de la Facultad de Ciencias, y Ana Güezmes, representante en México de ONU Mujeres, la feminista Marta Lamas y una diáspora de alumnas, profesoras, representantes de muchos centros de investigación de la UNAM, de Conacyt y asociaciones profesionales.

 

Por Soledad Jarquín y Zayra Hernández
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Oaxaca. México, febrero (SEMlac).- Como en el siglo XV la Celestina, en pleno siglo XXI mujeres y hombres hacen pactos, usan rituales para sentirse amadas o amados, o conseguir una pareja.
En todas las ciudades de México hay quien puede hacer "esos amarres", realizar rituales esotéricos, "terapias", limpias y otros "trabajitos".
La psicóloga Ita Bico Cruz López refiere que existe una demanda sobre estos servicios, lo que se aprecia ante la infinidad de anuncios en los postes de luz, en las cabinas de los teléfonos públicos e incluso a través de medios de comunicación o la internet, resultado de una sociedad que promueve las prácticas codependientes, donde las personas no pueden vivir en soledad o no pueden desarrollar otras formas de amor que no sean con una pareja.
En los mercados públicos o en el centro de la capital oaxaqueña, entre hierberas y curanderos, destaca el aroma de los inciensos que se confunden con las fragancias dulces y a veces sofocantes de las lociones, veladoras multicolores que al ser encendidas y tras breves, pero muy precisos rituales, cumplen con sus funciones mágicas para exaltar la ilusión y la fantasía de quienes buscan la suerte en el amor.
Quienes se dedican a curar el mal de amores o a limpiar el aura para atraer al ser amado, aseguran que en febrero, por el Día del Amor y la Amistad, su clientela está compuesta más por mujeres que por hombres.
"En estos días aumenta la venta de veladoras, amuletos, perfumes y jabones elaborados para el amor…pero hay también quienes solicitan amarres para la persona amada", señala Erika Montesinos, de El Ritual, negocio ubicado a sólo dos calles del Zócalo.
Las más socorridas, añade, son las veladoras de canela y coco, utilizadas para los encuentros pasionales.
"Hay clientes de una sola ocasión, pero hay otras que 'le agarran el gusto' y lo hacen con mucha frecuencia en busca de trabajitos", dice mientras muestra que ha preparado "paquetes" para estos días, en dependencia de la necesidad de las personas.
La efectividad de las Celestinas del amor en el siglo de las tecnologías, junto con los curanderos, brujos, maléficos o hechiceros, está relacionada con el costo del trabajo que oscila entre los 100 y los 5.000 pesos (entre cinco y 250 dólares).
Sonia Vera es una clienta habitual. "Tal vez sea por inseguridad, pero yo necesito hacer esto, me gusta, me siento bien cuando hago estos rituales", expresa.
"Empecé visitando a Javier, un médico certero en la lectura de cartas, me sorprendió siempre porque su clarividencia no fallaba; luego descubrí los rituales para tener amor y guiar desde ahí mi destino", dice y afirma que lo importante son los resultados.
¿Es decir, no tienes problemas con tu pareja?
"No. Siempre hay problemas, incluso he tenido varias parejas, pero siento que me ayuda a encontrar los caminos, mi luz, a tomar decisiones en momento difíciles", añade.
La psicóloga Cruz López cita al psicoanalista y psicoterapeuta floral Edward Bach, quien planteaba: "¿Por qué si nos va tan mal en el amor lo seguíamos buscando? Y su respuesta también fue certera, al señalar que cuando el amor sucede, el alma se encuentra un poco cosida al cuerpo".
La colaboradora de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca explica que el amor, sin duda, está más allá de las teorías.
Eso explicaría por qué se busca tener suerte en el amor mediante estas acciones, para valerse de situaciones externas a fin de ser merecedoras del amor de esa otra persona, funcione o no.
Miriam Mendoza muestra algunos de esos "secretos" para curar el mal amor. En su puesto del mercado Benito Juárez, refiere que un amarre se realiza con veladoras, a las cuales se les introduce la fotografía del ser amado o la imagen se cubre con miel, "eso es muy efectivo".
Pero los resultados -explica otro curandero de amor, Apolinar López- dependen de la fe de la clientela y también del carácter, débil o fuerte, de la persona a la que se dirige el trabajito.
El esoterismo es una válvula de escape con mucho éxito para cientos de personas que ha fomentado un enorme mercado en el ciberespacio, donde se pueden leer, ver y escuchar toda clase de consejos para que el amor no falte o para atraer a la persona amada.
Un mercado lucrativo, entre pagano y religioso, para las y los hechiceros del amor, la industria de las veladoras rosas; la promoción del arcángel Charbel, a quien se le atribuyen milagros de amor; lociones, prendas específicas, flores y sobre todo "una consultoría especializada" a través de la lectura de cartas, talismanes, horóscopos y un sinfín de rituales, que desde la psicología "son rasgos de codependencia porque no pasan por el libre albedrío de las otras personas".

Por Mercedes Alonso
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Santo Domingo, febrero (SEMlac).- Mientras el Banco BHD León en Dominicana promueve hasta el próximo 28 de febrero una propaganda para premiar "a esa mujer que cambia el mundo", en centenares de barrios y bateyes las amas de casa y potenciales cabezas del hogar despliegan inenarrables acciones y multiplican "panes y peces" para dar de comer a sus hijos e hijas, según destaca Listín Diario bajo un titular que afirma: "La pobreza sigue teniendo rostro de mujer".
El periodista Benny Rodríguez, de ese medio informativo, se refiere en el texto a la entrevista concedida por Sarah Julia Jorge, directora ejecutiva de Mujeres en Desarrollo Dominicana (MUDE), a un espacio radial en Barahona, provincia ubicada en el sur profundo del territorio nacional.
Julia Jorge aseguró entonces lo que sigue siendo una realidad latente: "La pobreza en la República Dominicana continúa con rostro de mujer, por lo que es necesario que se adopten políticas claras y pertinentes para impactar positivamente a este segmento de la población".
Pese a que se han producido algunas señales de progreso en términos de igualdad de género, la discriminación femenina en relación con el acceso al empleo y el tipo de ocupación evidencian un incumplimiento de las normas para su protección.
Se plantea que durante los últimos 15 años ha existido una gran brecha entre hombres y mujeres con respecto a oportunidades de trabajo y calidad del empleo, según un informe de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT).
En la República Dominicana, el desempleo oscila alrededor del 14,9 por ciento, los hombres marcan aproximadamente un ocho por ciento; mientras que las mujeres alcanzan más del 24. Datos del Banco Central (BC) establecen que el desempleo en el sector femenino es tres veces mayor que en los varones.
Es significativo que en la zona suroeste MUDE se enfoca en las áreas de capacitación en derechos humanos y calidad educativa con equidad de género y desarrollo económico.
Los pequeños emprendimientos, la salud y el apoyo financiero a la pequeña y la mediana empresa están entre sus principales esfuerzos. Sarah Jorge enfatiza que esta labor implica el empleo de "fondos provenientes de la cooperación internacional y contrapartida del gobierno nacional y programas impulsados por la responsabilidad social corporativa"; pero propone una mayor presencia del empresariado, ya sea local, regional, o nacional que contribuya a una mejor incidencia en la zona.
La dirigente femenina habla con particular ímpetu del proyecto que llevan a cabo en las provincias más pobres del país, como Barahona, San Juan de la Maguana, Bahoruco e Independencia, donde se promueven la artesanía, fabricación de dulces, salones de belleza, y la rehabilitación de pequeñas plantaciones de plátano en algunas zonas.

Insuficiente
El viernes 17 de febrero, decenas de mujeres residentes en distintos parajes de Valle Nuevo, provincia Constanza, en el centro de la nación, marcharon vestidas de negro en demanda de que el presidente Danilo Medina tome en sus manos el problema que afecta a la producción agrícola, "que les impide cultivar las tierras, a raíz de la Resolución 14-2016 del Ministerio de Medio Ambiente, que entró en vigor el pasado 29 de enero", tal y como dio a conocer Listín Diario.
Las manifestantes enarbolaron pancartas alusivas al problema que enfrentan en unas siete comunidades, cuyas tierras no pueden ser cultivadas porque "Medio Ambiente ha desmantelado las infraestructuras de riego".
Denunciaron, además, que el asentamiento militar en sus comunidades ha impedido las siembras, pues no se les permite ingresar "semillas, fertilizantes, instrumentos de labranza y otros elementos relacionados con las labores agrícolas".
A las voces de las protestantes se sumaron los sacerdotes Rogelio Cruz y Pedro Bautista, quienes expusieron que "la lucha continuará a diferentes niveles porque, a su juicio, el Gobierno se ha hecho de la vista gorda ante el drama que viven los agricultores y sus familias". Declararon que la próxima actividad se realizará frente al Palacio Nacional.
Una de las mujeres, Ramona Aybar, alegó indignada durante la caminata: "Yo tengo tres hijos en la universidad, han tenido que parar sus estudios (…), yo le pregunto al Gobierno, qué va a hacer con tantos niños si sus padres no pueden trabajar para mantenerlos", dijo.

Mercado laboral
El artículo 63 de la Constitución dominicana establece el derecho a una "educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades". 
La Estrategia Nacional de Desarrollo (END 2010-2030) establece la integración del enfoque de género como eje transversal en toda política pública y argumenta en uno de sus párrafos: "No obstante, el tipo de trabajo que realizan la mujer y el hombre, la suma de los salarios percibidos y las posibilidades de ascenso en el mercado laboral implican diferencias y demuestra cómo, a pesar de la superioridad respecto a la formación universitaria, técnica y/o de años de escolaridad con relación al hombre, las condiciones para la mujer son discriminatorias y no se toma en cuenta su capacidad productiva."
Prosigue el contenido que "las relaciones entre los géneros masculino y femenino en las zonas rurales se establecían bajo un estricto código de características y roles de género que sustentaban la división tradicional del trabajo. En este sentido, las tareas domésticas, incluyendo el trabajo agrícola y la pecuaria de subsistencia, estaba a cargo de las mujeres; los hombres, por su parte, se van insertando en la proletarización de las labores agrícolas".
Pero aclara el documento que "la crisis económica y las políticas de ajuste estructural aplicadas durante las décadas de los años ochenta y noventa, rompió el patrón de división social en la unidad familiar, donde la mujer tenía el rol de criar los hijos. El proceso se acicateó con la elevación del nivel educativo y las nuevas ideas sobre el rol de la mujer en el desarrollo; esto condujo a la incorporación masiva de la mujer al mercado de trabajo y la política".
No obstante, pese a que desempeñan un rol primordial en la economía de los hogares y representan en gran medida las principales garantes de su subsistencia, las mujeres en las zonas rurales son subvaloradas en las actividades productivas que ejecutan en condiciones de escasez de agua y múltiples anormalidades, en jornadas que duplican sus esfuerzos y, aun así, continúan invisibilizadas.


Por Dixie Edith
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

La Habana, febrero (Especial de SEMlac).- Una restringida oferta estatal para el cuidado infantil y agudas polémicas en torno a las posibilidades que se generan desde el sector del trabajo por cuenta propia complican las opciones de muchas familias cubanas a la hora de decidir quién cuidará de sus bebés.
Para la joven periodista Dainerys Mesa, la elección definitiva puso fin a lo que casi se convirtió en un proceso de investigación profesional. Recién nacido su niño y ante el temor de no poder acceder a un círculo infantil (guardería) estatal, Mesa visitó a varias cuidadoras por cuenta propia.
"Algunas parecían excelentes, pero tenían costos muy altos. En una casa que visité, con precios más asequibles, la cuidadora se mantuvo todo el tiempo con el niño cargado, brincando para que no llorara, mientras una bebé permanecía en un cochecito frente al televisor", explicó a SEMlac.
"En otra, la sala estaba llena de ceniceros con colillas de cigarros, lo que me causó muy mala impresión", agregó.
Finalmente, Mesa pudo matricular a su hijo en el círculo Frank País, del municipio habanero de Plaza de la Revolución.
"Al niño le va muy bien, aprende bastante y está bien cuidado, pero hay que reconocer que falta personal en el círculo porque las educadoras se están marchando a trabajar a casas particulares donde ganan más", explicó a este servicio.
La también colega Eiry Rodríguez y la psicóloga Giselle Gómez, en cambio, optaron por la opción del cuidado en el sector privado.
Rodríguez lleva a su pequeña Mariana a una casa particular en el municipio capitalino de Diez de Octubre y está muy contenta con los resultados. "Allí hay una limpieza extrema y la casa está asociada con las educadoras de las vías no formales, que van a darle atención a los niños todas las semanas", explicó a SEMlac.
Las vías no formales es el programa no institucional Educa a tu Hijo, establecido en las comunidades para niños y niñas que no asisten a un círculo infantil o un aula de educación preescolar. Generalmente está asesorado por personal docente y busca orientar a las familias en el camino de estimular el desarrollo integral de sus infantes.
Gómez, por su parte, acudió a la opción de una cuidadora por cuenta propia, pues el círculo infantil más cercano a su casa estaba a poco más de un kilómetro y no tenía opciones directas de transporte.
"El niño estuvo apenas dos meses en el círculo. Tenía buena atención, pero yo caminaba todas las mañanas más de 10 cuadras y llegaba tarde al trabajo", explicó.
El pequeño Carlitos ya cursa segundo grado en la escuela primaria, pero a menudo pide ir a ver a Tata Cary, su antigua cuidadora.
"Caridad, la señora que lo cuidó durante cuatro años, tenía varios niños, era muy limpia, educada, les enseñó aspectos básicos de educación formal, pero la parte docente tuvimos que ponerla en la casa", detalló Gómez.
Aun así, Carlitos llegó al preescolar de la escuela ligeramente atrasado en relación con los niños que venían del círculo, que ya conocían algunas letras y trazos de escrituras. Pero, según Gómez, lo que más trabajo le costó asimilar fue la disciplina cotidiana, las relaciones con el grupo de amiguitos y la necesidad de compartir juguetes y tareas.

Opciones contrapuestas
Al cierre de 2015 existían en el país 624.845 personas menores de cinco años, según el Anuario Estadístico de Cuba 2015, publicado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) a mediados de 2016.
Datos del Ministerio de Educación reportan, por su parte, la existencia de alrededor de 1.080 círculos infantiles, con una matrícula total que supera los 137.500 niños y niñas, lo que representa, aproximadamente, el 18 por ciento de la población infantil de uno a seis años en la isla.
Un artículo publicado por el diario Granma a mediados del propio 2015 refería que, como resultado de la aprobación en Cuba en 2014 de una política de atención a la dinámica demográfica, se habían identificado cinco municipios de la zona oriental del país que no contaban con círculos infantiles.
Según el mismo trabajo periodístico, sumaban 48.333 las solicitudes de círculos infantiles pendientes de respuesta, debido al "déficit de maestros y problemas con la infraestructura constructiva, entre otros factores".
Como opción complementaria para el cuidado infantil, también en 2015 había más de 1.700 personas dedicadas a la modalidad de asistentes para el cuidado de niños, de las cuales 34 por ciento se encontraba en La Habana, según cifras del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) publicadas en la prensa local.
Una particularidad de este servicio, tanto en el ámbito estatal como en el privado, es la casi absoluta mayoría de mujeres dedicadas a estas labores. Apenas 15 de estas personas registradas como asistentes para el cuidado infantil en 2015 eran hombres.
Justamente, un estudio realizado en 2013 en la Facultad de Sociología de la Universidad de La Habana identificó inequidades de género en el desempeño de esa actividad.
Desarrollada en Cojímar, en la periferia este de La Habana, la investigación de pregrado del sociólogo Daniel Iglesias, acerca del cuidado infantil en esa localidad, encontró que "hombres y mujeres no se incorporan en la misma magnitud, producto de arraigados modelos patriarcales y de división social y sexual del trabajo aún presente".
Similar análisis puede aplicarse al sector estatal, agravado por decisiones institucionales que durante años no permitieron hombres en estas funciones. La polémica se agudiza, pues el hecho de ser mujer también es una condición preferida por las familias que buscan quién cuidará a sus bebés.
"Nunca hubiera dejado a mi hijo al cuidado de un hombre, aunque sé que es un prejuicio y todo eso. Pero si a su padre, después de dos años, aún le costaba cambiarle los pañales correctamente, ¿cómo confiar en un desconocido que seguro no tiene el entrenamiento que da el hábito?", confesó Gómez.
Iglesias encontró criterios similares al de Gómez durante su investigación.
"Quienes contratan el servicio y las propias asistentes infantiles prefieren que este trabajo lo realicen las mujeres, pues desde pequeñas están familiarizadas con este tipo de trabajo, demostrándose de esta forma lo arraigados que están estos conceptos patriarcales y de división sexual y social del trabajo", resume una de las conclusiones de su estudio.

Otras claves de la polémica
Sin embargo, el debate entre acudir a la opción estatal o a la privada cuando se trata de cuidar a niños y niñas trasciende con creces el sexo del cuidador o cuidadora.
Maritza Planas, cuidadora de infantes por cuenta propia, reconoce la existencia de diferentes condiciones entre quienes se dedican a esta actividad de manera privada.
"Hay quienes ponen a todos los niños en una sala delante de un televisor y, aunque los cuidan bien, no los educan. En otros casos se han confirmado incluso maltratos por parte de las cuidadoras", reconoció en entrevista con este servicio.
Algunos de los problemas hallados por la colega Dainerys Mesa entre cuidadoras particulares, también mencionados por Planas, fueron constatados en 2015 por una investigación emprendida desde la comisión de Atención a la Niñez, la Juventud y la Igualdad de los derechos de la mujer del Parlamento cubano.
Se visitó alrededor de 83 guarderías infantiles privadas en municipios de las provincias de La Habana, Pinar del Río, Matanzas, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Santiago de Cuba, Holguín y Granma. También se conversó con madres, padres y con los propios infantes.
El estudio constató la presencia de cuidadoras sin documentación legal para ejercer su trabajo y falta de preparación para enfrentar el proceso de educación en estas edades.
Además, se detectaron dificultades de higiene, violación de los horarios de vida de pequeños y pequeñas, o su exposición a peligros potenciales, además de que no todas las guarderías estaban vinculadas al programa Educa a tu hijo.
La comisión parlamentaria también había estudiado, en diciembre de 2014, el funcionamiento interno de los círculos infantiles estatales.
Entre las dificultades identificadas sobresalieron algunas inconformidades de los padres respecto a los recursos materiales exigidos por la institución en el momento de la matrícula del niño o niña; las dificultades constructivas y, sobre todo, el déficit de docentes y personal en general.
Para Planas, quien inició su vida laboral como educadora de círculos infantiles, "el valor del círculo estatal es que está sometido a muchos controles, a mucha vigilancia", reconoció.
"Siempre puede ocurrir que una educadora maltrate a un niño, pero existen muchas vías para detectarlo e impedirlo, mientras que en una casa es más difícil saber qué ocurre", aseveró.
Mesa coincide. "En el círculo de mi hijo hay un candado en la puerta. Se chequea mucho quién entra y quién sale. ¿Cómo se puede controlar eso en una casa particular; cómo saber quién tiene acceso a nuestros hijos?", se pregunta.
En ese sentido, Planas defiende, como condiciones inapelables para este trabajo por cuenta propia, "que exista una formación previa de la persona y que se establezcan controles, visitas sistemáticas a las casas donde se cuidan niños", detalló.
En los debates parlamentarios de 2015, la diputada Mileidys Abad, de la provincia de Ciego de Ávila, sugería como posible solución la apertura de cursos optativos para las cuentapropistas acerca de los elementos básicos del cuidado infantil, en los cuales el programa Educa a tu Hijo fuera imprescindible, publicó la prensa local.
La doctora en Ciencias Sociológicas Magela Romero, de la Universidad de La Habana, considera que "aunque todavía resta mucho camino por recorrer en la búsqueda del mecanismo ideal para el cuidado infantil dentro del sector cuentapropista, hay que evaluar también esta opción desde la perspectiva de las mujeres que lo ejercen", explicó a SEMlac.
En su artículo "El cuidado infantil en Cuba: especificidades de su desarrollo tras la nueva apertura del sector cuentapropista", publicado en 2015 en la revista del CESLA, de la Universidad de Varsovia, Romero evalúa con detalle las potencialidades de esta forma de empleo para el emprendimiento y el empoderamiento femenino.
"Se trata de una alternativa de beneficio indiscutible para un grupo importante de mujeres, unas porque ofrecen su fuerza de trabajo y otras porque encuentran en este mecanismo una vía para la conciliación trabajo remunerado - cuidado de la descendencia", detalla el texto.
Pero "se debe trabajar más en la preparación de quienes realizan estas funciones y crear vías para garantizar que cuenten con los recursos materiales necesarios para desarrollar esta actividad con la calidad esperada", explicó la socióloga.
Al mismo tiempo, insistió, "se debe velar porque esta sea una alternativa económicamente viable para aquellas madres que no tienen la posibilidad de optar por el círculo infantil por no ser trabajadoras, o simplemente porque no lo prefieren. El bienestar y la educación de las nuevas generaciones está en juego", aseveró.

Recuadro: Desde las leyes

La Resolución No. 240 del Ministerio de Salud Pública, emitida en 2011, determina que la actividad de Asistente infantil para el cuidado de niños -junto a otras seis- requiere de licencia sanitaria para su ejercicio. El documento señala entre los requisitos higiénico-sanitarios para esta modalidad que la cantidad de niños debe ser de seis como máximo, y en caso de existir dos asistentes, puede ascender hasta diez, siempre que la capacidad del local lo permita.
Se debe demostrar, mediante certificación médica, el estado de salud física y mental de convivientes y personas que pretendan contratar para brindar este servicio. Además, la vivienda debe tener las condiciones higiénicas sanitarias elementales, tales como abasto de agua potable suficiente, instalaciones hidrosanitarias funcionales, ventilación adecuada, entre otras.
La legislación explica también que se debe garantizar el régimen de vida de niñas y niños, que comprende la organización en el cumplimiento del aseo, alimentación, sueño y vigilia activa

Página 1 de 6
Volver