Argentina: Las arbitrariedades de la justicia

Por Norma Loto
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Buenos Aires, junio (SEMlac).- Entre todas sacaron a Higui. Las mujeres argentinas lograron, otra vez, poner bajo la lupa las arbitrariedades de una justicia empeñada en seguir actuando bajo los vetustos cánones que ignoran las diversas situaciones humanas.
Higui se llama Eva de Jesús y estuvo presa casi nueve meses por matar a un hombre cuando se defendía de una violación masiva. La atacaron en grupo para "quitarle lo de lesbiana".
"Te voy a hacer sentir mujer, forra, lesbiana", contó Higui que le dijo uno de sus agresores mientras le destrozaba la ropa. En medio de las patadas, ella alcanzó a sacar una navaja que guardaba siempre en su corpiño y se defendió.
No cabe ninguna duda que la liberación de Higui es el resultado de una lucha colectiva. Tanto en el Paro Internacional de Mujeres del 8 de marzo, como en el último Ni Una Menos, el pedido por su libertad se hizo más visible.
La noticia de su excarcelación se conoció el pasado lunes por la mañana. Luego, por la noche la libertad de Higui ya era un hecho. Ahora, se espera su absolución.
¿A quién se le ocurre "corregir a una mujer para quitarle lo lesbiana?. La respuesta es una sola: "a los hijos sanos del patriarcado". ¿Por qué una víctima de robo o de cualquier otro hecho de inseguridad, se le perdona que dispare y de muerte a un delincuente? y ¿por qué una mujer lesbiana y pobre cae presa por defenderse de un ataque sexual? La respuesta: la justicia es clasista, misógina y odiosa con las disidencias a la heteronormatividad.
Higui, la mujer pobre y lesbiana, se convirtió en el rugido de esa fiereza feminista que tanto anda fastidiando porque salen a las calles, pintan paredes, se besan, se tocan, bailan, gritan. Molestan. Les fastidia a un ceñudo patriarcado que anda enfurecido, perseguidor y represivo en estas pampas. Pero, nada resultó amenazador como para bajar la bandera que se había consensuado: Higui: "Entre todxs te vamos a sacar!".
Ahora se espera su absolución (y que quede claro que actuó en legítima defensa). "Esperamos que el Estado repare los abusos que sufrió (…) esperamos visibilizar los casos de homo-lesbo-bi-trava-trans-odio con los que convivimos día a día", dicen a SEMlac las integrantes de la Asamblea Lésbica Permanente.
"El feminismo fue vital en esta lucha, ninguna mujer debe ser oprimida", considera la Asamblea Lésbica Feminista y luego subraya que es necesario "visibilizar el silencio sistemático de las lesbianas en el movimiento de mujeres".
La liberación de Higui se logró por diversas acciones, entre ellas las realizadas por el movimiento organizado del lesbianismo feminista hacia los Tribunales de San Martín, al Congreso de la Nación, más todos los festivales y eventos que se realizaron. Han sido acciones que dieron fuerza al reclamo que trascendió las fronteras de este país.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Volver