SemMéxico. 26 abril 2016.- ¿Quién es la mujer que aparecerá en los billetes estadounidenses? Es una pregunta común tras el anuncio hecho hace unos días de que la imagen de Harriet Tubman será colocada en las monedadas de papel del vecino país del norte.

Harriet Tubman, nacida como Araminta Ross (1820-9 de marzo de 1913), fue una luchadora por la libertad de los afroamericanos esclavizados en Estados Unidos. Tras escapar de la esclavitud, realizó trece misiones de rescate en las que liberó a cerca de setenta esclavos utilizando la red antiesclavista conocida como ferrocarril subterráneo.

Posteriormente, ayudó a John Brown tras su toma del arsenal de Harpers Ferry, y después de la guerra, luchó por conseguir el sufragio para las mujeres.

Nació en esclavitud en el Condado de Dorchester, Maryland. Durante su niñez fue apaleada y golpeada con látigo por varios de sus propietarios. Siendo adolescente, sufrió una fuerte herida en la cabeza cuando uno de sus propietarios la alcanzó accidentalmente con un objeto pesado que había lanzado contra otro esclavo.

Como consecuencia de la herida, sufrió ataques cerebrovasculares, dolores de cabeza, visiones y episodios de hipersomnia a lo largo de toda su vida. Devota cristiana, atribuía sus visiones y sueños a premoniciones divinas.

En 1849, Tubman escapó a Filadelfia. Tras ello, regresó inmediatamente a Maryland para rescatar a su familia. Poco a poco, fue sacando del estado a sus diversos parientes, en ocasiones guiando personalmente a docenas de esclavos hacia la libertad. Viajando de noche y en extremo secreto, Tubman (o «Moisés», como era llamada) «nunca perdió un pasajero».

A lo largo de los años se ofrecieron diversas recompensas por la captura de los esclavos huidos, pero nunca se supo que Harriet era quien estaba ayudándolos. Cuando la Ley contra los esclavos fugitivos se aprobó en 1850, ayudó a muchos esclavos a huir hacia Canadá.

Rit, la madre de Harriet, luchó para mantener la familia unida pero la esclavitud lo impidió. Edgard Brodess vendió a tres de sus hermanas (Linah, Mariah Ritty y Soph), separándolas de la familia para siempre. Cuando un comerciante de Georgia propuso a los Brodess la compra del menor de los hijos de Rit (Moisés), ésta le escondió durante un mes ayudada por otros esclavos y negros libres de la comunidad, e incluso llegó a enfrentarse directamente con su propietario por la venta.

Finalmente, cuando Brodess y el comerciante de Georgia fueron a los alojamientos de los esclavos para llevarse al niño, Rit les amenazó directamente con “abrirles la cabeza”. Brodess se retractó de su idea y abandonó la venta.

Los biógrafos de Tubman coinciden en la idea de que este episodio influyó directamente en ella haciéndola creer en sus posibilidades de rebelarse frente a la esclavitud.

Como su madre fue asignada como criada a la casa del patrón, desde niña Harriet tuvo que cuidar de un hermano menor y de un bebé. A la edad de seis años, la empleó como niñera una mujer de nombre «Miss Susan». A Tubman se le encomendó la misión de vigilar a un bebé mientras este dormía. Si el niño se despertaba llorando, Tubman era azotada con el látigo. Las cicatrices ocasionadas la dejarían marcada de por vida.

Siendo adolescente, Tubman fue a un almacén de telas para recoger suministros, ahí recibió un golpe en la cabeza con una pesa de un kilogramo, a partir de entonces empezó a sufrir mareos y, en ocasiones, a desmayarse, episodios que fueron alarmando a su familia.

En 1844, Harriet se casó con un hombre negro libre llamado John Tubman. Aunque no se sabe mucho de él o de su vida juntos, la unión fue complicada debido a su estatus de esclava. Ella cambió su nombre de Araminta a Harriet tan pronto se casó, aunque la fecha exacta se desconoce.

En 1849, Tubman volvió a enfermar, por lo que su valor como esclava volvió a disminuir. Edward Brodess intentó venderla por este motivo pero no encontró ningún comprador. Al poco tiempo Brodess murió, su viuda también inició la venta de esclavos, por lo que ella decidió huir a pesar de los esfuerzos que hizo su marido para disuadirla, pero ella consideraba que solo tenía dos caminos: libertad o muerte.

Tubman escapó junto a sus hermanos Ben y Henry el 17 de septiembre de 1849, para entonces ya había sido vendida. Por lo que Eliza Brodess al detectar su ausencia publicó un anuncio en el Democrat, ofreciendo cien dólares por cada esclavo devuelto. Sus hermanos decidieron volver.

Ella volvería a escapar sola. La ruta utilizada por Tubman para su huida no se conoce con exactitud, de lo que si se tiene constancia es que utilizó la red conocida como ferrocarril subterráneo.

Este sistema informal pero bien organizado estaba formado por negros libres, blancos abolicionistas y activistas cristianos. Muchos de sus miembros pertenecían a la Sociedad Religiosa de los Amigos, a menudo llamados cuáqueros.

La zona de Preston cercana a Poplar Neck en el Condado de Caroline, Maryland contaba con una importante comunidad cuáquera, y fue probablemente el primer lugar donde Harriet paró durante su huida.

Desde allí es probable que tomara una ruta bastante común en las huidas de esclavos: hacia el noroeste atravesando Choptank River y Delaware y luego hacia el norte para entrar en Pensilvania. Un viaje de casi noventa millas (145 kilómetros) que, realizado a pie, podía durar entre cinco días y tres semanas. El peligroso viaje obligó a Tubman a viajar de noche, guiada por la Estrella Polar, para evitar a los cazadores de esclavos.

Los guías del ferrocarril subterráneo utilizaban diversas instalaciones para esconder a los fugados, como las conocidas “Casas Seguras”, que pertenecían a blancos abolicionistas.

Cuando llegó a Pensilvania sintió una mezcla de alivio y emoción. Años después, al recordar la experiencia, dijo: “Cuando supe que había atravesado la frontera, miré mis manos para comprobar si seguía siendo la misma persona. El sol con sus rayos dorados atravesaba los árboles y caía sobre los campos y yo sentí que estaba en el cielo”.

En diciembre de 1850, Tubman fue informada de que su sobrina Kessiah iba ser vendida (junto a sus dos hijos, James Alfred de seis años y la recién nacida Araminta) en Cambridge, Maryland. Horrorizada por la posibilidad de que su familia quedara rota, Tubman hizo algo que pocos esclavos solían hacer: voluntariamente regresó a la tierra de su esclavitud.

Fue aBaltimore donde su cuñado Tom Tubman, la escondió hasta el momento de la venta. El marido de Kessiah un hombre negro libre llamado John Bowley, realizó una puja por su mujer. Posteriormente cuando él preparaba el pago, Kessiah y sus niños se escondieron en una “Casa segura” cercana. Cuando llegó la noche, Bowley embarcó a su familia en una canoa y navegaron sesenta millas hasta Baltimore, desde donde Tubman llevó a la familia hasta Filadelfia.

La siguiente primavera regresó a Maryland para guiar hacia la libertad a otros miembros de su familia. En este segundo viaje ayudó a escapar a su hermano Moisés y a dos hombres no identificados. En ese tiempo Tubman trabajaba con el abolicionista Thomas Garrett en Wilminton, Delaware; y comenzó a ser conocida como Moisés (Moisés), en alusión al profeta que guió a los hebreos hacia la libertad.

Debido a la legislación existente, el norte de Estados Unidos se había convertido en una zona cada vez más peligrosa para los esclavos huidos, por ello muchos comenzaron emigrar hacia Canadá. En diciembre de 1851, Tubman guio hacia ese país, a un grupo de once fugitivos- entre los que posiblemente se incluía la familia Bowleys. Existen evidencias para afirmar que en su viaje el grupo se alojó en la casa del abolicionista Frederick Douglass.

Durante once años Tubman regresó una y otra vez al Eastern Shore de Maryland, rescatando alrededor de setenta esclavos, incluyendo a sus otros tres hermanos (Henry, Ben, y Robert), sus mujeres y algunos de sus hijos. Además proporcionó instrucciones precisas para facilitar la huida de entre cincuenta y sesenta esclavos que escaparon hacia el norte.

A pesar de los esfuerzos de los cazadores de esclavos, Tubman nunca fue capturada. Años más tarde declaró: “fui guía del ferrocarril subterráneo durante ocho años, y puedo decir algo que no todos los guías pueden hacer, y es que yo no perdí ningún pasajero”.

Una de sus últimas misiones consistió en recuperar a sus padres.

Su rostro en billete

El Departamento del Tesoro de ese país anunció que Harriet Tubman sustituirá en esos billetes al séptimo presidente del país, Andrew Jackson, responsable de firmar e implementar la ley que forzó a las tribus indígenas a abandonar sus tierras.

Esta decisión convertirá a Tubman en la primera mujer en más de un siglo en aparecer en alguna moneda en curso de EE.UU.

En abril de 2015, un grupo de defensa de la igualdad de género llamado Women on 20s propuso a varias candidatas para reemplazar a Jackson, entre las que se encontraba Tubman.

También figuraban la activista de los derechos humanos Rosa Parks, la pionera en el control de natalidad Margaret Sanger y la luchadora por el derecho al voto de las mujeres Susan B. Anthony.

El Tesoro anunció este miércoles que otras líderes por el derecho al voto y activistas de derechos civiles formarán parte de las nuevos diseños de los billetes disponibles a partir de 2020.

Murió a los 91 años en la ciudad de Auburn, en Nueva York.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Volver