Juventud: Ingreso básico incondicional a jóvenes favorecería a cuidadoras
De la Redacción
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
)

México, diciembre (SEMlac).- Para Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, proporcionar a los 145 millones de jóvenes de América Latina y el Caribe un ingreso básico "incondicional" les permitiría adquirir nuevas habilidades y desarrollar iniciativas innovadoras y audaces de cambio social.


Al presentar el libro: "Ingreso Básico. Una propuesta radical para una sociedad libre y una economía sensata", de los autores Philippe Van Parijs y Yannick Vanderbourght, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la alta representante de la ONU agregó que un alto porcentaje de jóvenes que no estudian ni trabajan son mujeres que se hacen cargo de las labores domésticas y de cuidado en sus hogares, que especialmente se verían favorecidas.


"Se trata de dar la libertad para moverse con mayor soltura entre el trabajo remunerado, la educación, el cuidado y el trabajo voluntario", recalcó la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).


A mujeres y hombres jóvenes, dijo, un ingreso básico les permitiría no sólo iniciar su vida productiva con un piso de seguridad y certidumbre mínimo pero adecuado, sino también como un instrumento de emancipación.
El libro de Phillippe Van Parijs y Yannick Vanderborght propone que los gobiernos den una cantidad frecuente de dinero en efectivo a las y los jóvenes de la región, que no dependa de su situación laboral, edad, de si tienen muchos o pocos recursos, e independiente de si son mujeres u hombres.


Eso es lo que llaman el "ingreso básico" que debería entregarse frente a la creciente desigualdad en la distribución de la riqueza, la profunda transformación en el trabajo por las diversas innovaciones tecnológicas y el fracaso de las políticas públicas, sobre todo.


Bárcena destacó la pertinencia y oportunidad del libro en el actual contexto internacional: "Desde la CEPAL hemos venido afirmando que el mundo vive un cambio de época y que el actual estilo de desarrollo, concentrador, excluyente y depredador, es insostenible".


Valoró la propuesta de los autores de avanzar hacia "un Estado de Bienestar Activo Emancipatorio que permita mayor libertad y autonomía a las personas".


La presentación del libro tuvo lugar durante la edición 31 de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), que se celebrará en esa ciudad de México hasta el próximo 3 de diciembre.


Además de Bárcena y Van Parijs, uno de los autores, participaron en el lanzamiento del libro Jesús Silva-Herzog Márquez, profesor en la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey; Zoé Robledo, senador en México, y Salomón Chertorivski, secretario de Desarrollo Económico de la Ciudad de México, con la moderación de Tomás Granados Salinas, director del sello editorial Grano de Sal, que editó el libro.


Bárcena subrayó que el ingreso básico incondicional y universal sería un pilar adicional a las actuales prestaciones y derechos sociales, el cual no sustituiría las transferencias monetarias, las pensiones ni el acceso desmercantilizado a servicios de salud y educación, entre otros.


Philippe Van Parijs y Yannick Vanderborght son dos de los principales estudiosos y promotores a nivel mundial del ingreso básico, el primero es una de las principales voces académicas de Bélgica y un invitado frecuente en universidades como Oxford y Harvard, y el segundo es un investigador del Fonds National Belge de la Recherche Scientifique (FNRS) y profesor de ciencia política en la Université Saint-Louis, en Bruselas.

México: Programa duplicará créditos para emprendedoras
Por Gloria Analco
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Cd. de México, noviembre (SEMlac).- "No puede dejarse de lado el talento de las mujeres, el cual es crucial para la economía del país", afirmó Lorena Cruz Sánchez, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), durante un evento donde el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, anunció que el Programa "Mujeres PYME" duplicará los créditos en apoyo a las emprendedoras para diciembre de 2018.


Cruz Sánchez dijo que el apoyo a las mujeres es uno de los grandes desafíos en el país, pues solo 47 por ciento de las mexicanas en edad productiva son parte de la fuerza de trabajo, en comparación con 67 por ciento promedio de la OCDE.


Meade dijo que, hasta la fecha, el Programa Nafin ha otorgado 7.110 créditos por un monto de 6.642 millones de pesos (390 millones de dólares), en apoyo a 6.823 empresas de mujeres y para fines del próximo año la meta es llegar al menos a 14.000 créditos, por un monto aproximado de 12.000 millones de pesos (705 millones de dólares) en los próximos meses.


El secretario de Hacienda señaló que las mujeres son más puntuales en sus pagos que los hombres, tras mencionar que estudios de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) reflejan que las mujeres presentan una menor tasa de impagos en comparación con los hombres, lo cual "hace sentir cómoda a la banca de desarrollo".


A su vez, la titular de Inmujeres subrayó, ante los secretarios de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, y de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, que "no podemos desperdiciar la oportunidad histórica que hoy tenemos con la población femenina en edad de trabajar, no sólo la más grande que ha tenido el país, sino también con los mayores niveles educativos, lo que llamamos 'bono de género'".


Si las mujeres tuvieran la misma participación que los hombres en el mercado laboral, el impulso potencial para la economía sería de 26 por ciento más en el PIB mundial anual y para América Latina podría significar un aumento entre 14 y 34 por ciento del PIB regional, manifestó.


Ante mujeres empresarias, titulares de institutos de mujeres de la República, representantes de la banca comercial y de organizaciones de la Sociedad Civil, Cruz Sánchez recalcó que, en el caso de México, reducir la brecha de género en el mercado laboral se traduciría en un aumento aproximado de 1.100 dólares del PIB per cápita para 2040.


Al comentar sobre los avances del Programa de Nafin "Mujeres PYME", que otorga créditos desde 50.000 hasta cinco millones de pesos (294.000 dólares), con el esfuerzo conjunto de la Secretaría de Hacienda, Nafin, la Secretaría de Economía y a través del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) e Inmujeres, Cruz Sánchez dijo que los avances logrados muchas veces no son suficientes.


Los datos duros señalan que solo 2,5 por ciento de las empresas son propiedad de mujeres, agregó, la mayoría micronegocios, y por ello consideró urgente adoptar medidas para que cada vez más las mujeres puedan emprender y propiciar que sus negocios crezcan.


El Programa "Mujeres PYMES" fue anunciado por el Presidente Enrique Peña Nieto en marzo de 2016 y 98,6 por ciento de las mujeres beneficiadas han recibido créditos como emprendedoras por primera vez.
La titular de Inmujeres subrayó que, a fin de que los proyectos productivos de las mujeres "no se queden en el camino", el Gobierno de la República tiene un propósito muy claro: "Fortalecer las políticas públicas que les permitan a las mujeres mexicanas incidir en la producción de bienes y servicios con éxito".


Para ello, señaló, "tenemos que conocer y entender mejor los retos que enfrentan las empresarias, y brindarles un mosaico de oportunidades de financiamiento y de capacitación que permita a más mujeres emprender, fortalecer o consolidar sus negocios".


Precisó que la política nacional de igualdad busca fomentar el empoderamiento y la autonomía económica de las mujeres mediante diversas medidas, planes y programas para superar los obstáculos al apoyo a las mujeres.


Por su parte, Guajardo reconoció que se deben fortalecer las bases de formación de las mujeres para crecer como país.


Durante el evento fueron proyectados tres videos con testimonios de mujeres beneficiadas por el Programa "Mujeres PYME", en los cuales quedó constancia de los obstáculos que ellas han enfrentado para recibir apoyo crediticio y emprender sus proyectos.


Del total de mujeres ocupadas, 66 por ciento son trabajadoras asalariadas, 22, 5 por ciento trabajan por cuenta propia, 6, 9 por ciento son trabajadoras no remuneradas, 2, 5 por ciento son empleadoras y 2,1 por ciento son trabajadoras subordinadas que reciben percepciones no salariales, según estadísticas sobre la participación económica de Inmujeres.


El porcentaje de mujeres empleadoras que se encuentra en el sector informal es ligeramente mayor que el de hombres: 38,6 por ciento de ellas y 36,2 por ciento de ellos, mientras que en el sector formal se ubica 61,4 por ciento de las empresarias y 63,8 por ciento de los empresarios.


El nivel de ingresos de las mujeres empleadoras es menor que el de los hombres empleadores. En el rango de más de dos y hasta tres salarios mínimos de ingreso se encuentra 20, 8 por ciento de mujeres empleadoras contra 24, 2 por ciento de los empleadores.


En contraste, 27, 5 por ciento de ellos y 21, 4 por ciento de ellas tiene como nivel de ingresos más de tres y hasta cinco salarios mínimos. La proporción de hombres empleadores que ganan más de cinco salarios mínimos asciende a 22, 7 por ciento, mientras que en mujeres empleadoras llega a 20, 6 por ciento.

Volver