México: Mujeres toman las calles y exigen alto a la violencia

Por María García y Alicia Mendoza 
(maríEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.y
 (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

México, marzo (SEMlac).- Cientos de mujeres feministas, sindicalistas, de organizaciones de la sociedad civil y madres de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa, de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, en el Estado de México y cientos más de activistas marcharon el pasado 8 de marzo para protestar por la vigente violencia contra las mujeres, para exigir justicia por los feminicidios y apoyar el Paro Internacional de Mujeres (PIM) que se celebró en más de 50 países.
Alrededor del mediodía, las mujeres se dieron cita en el Ángel de la Independencia y comenzaron con actividades culturales y posteriormente organizaron una valla humana. 
Pasadas las cinco de la tarde, salió la marcha. Al contingente se sumaron hombres miembros de gremios como el universitario, sindicatos de electricistas SME, el Frente Popular Francisco Villa Independiente, Movimiento de Trabajadores por el Socialismo, La Nueva Central de Trabajadores y hasta el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con un contingente encabezado por la secretaria general, Beatriz Mojica.
Con la consigna signada en la manta que encabezó la manifestación: "Paro Internacional de Mujeres. Todas las voces contra las violencias machistas. Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras", las manifestantes exigieron "a trabajo igual, salario igual", mientras otras las miraban con sus regalos florales entre las manos que les dieron como regalo por el Día Internacional de la Mujer.
"¡Vivas se las llevaron, vivas las queremos!", corearon antes de comenzar a caminar por Paseo de la Reforma hasta Avenida Juárez. Tres mujeres exigieron justicia para sus hijas mientras gritaban "¡Ni una más, ni una más, ni una muerta más!". Atrás, mujeres en silla de ruedas también protestaron por la violencia contra las mujeres. Son integrantes del Consejo de Mujeres con Discapacidad. Las acompañaron hombres también en silla de ruedas.
Hicieron el conteo de los 43 desaparecidos en Ayotzinapa, expresaron su sentir por el presidente: "¡Fuera Peña! ¡Fuera Peña!", una y otra vez.
Entre las mujeres cuyas madres o hermanas pedían justicia estaban los nombres de Mariana, Nadia Muriño, Fernanda Sánchez Velarde con la pancarta: "¡No fue suicidio, fue feminicidio!". Otra exigió "¡Justicia para Arlet Sánchez Chávez!"
Siguieron las consignas: "Mujeres contra el capital, mujeres contra el machismo y el terrorismo neoliberal". A la altura del Hotel Hilton se quedaron un grupo de mujeres jóvenes, desnudas de la cintura para arriba, que a ritmo de la bazucada bailaron mientras coreaban sus consignas.
Hubo pancartas con el hashtag: "#Yo soy libre" entre las chicas del Colectivo Feminista de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales o de la Central de Estudiantes Universitarios de la UNAM. Más cartulinas: "¡Enseña a tus hijos a no violar!", "¡Quien te ama no te ata y tampoco te maltrata!", gritaron otras; unas más cargaron cruces, flores de colores, coronas de muerto, globos. 
También marcharon ciudadanos independientes. Un grupo causó simpatía porque fueron acompañadas por cinco niñas que traían una manta con la consigna: "¡Igualdad genérica. Ni una más, ni una menos!".
Al llegar al Hemiciclo a Juárez las organizaciones de mujeres convocantes comenzaron el mitin, donde dieron a conocer "El posicionamiento de América Latina y el Caribe sobre el Paro Internacional de Mujeres", para denunciar el feminicidio, racismo, violencia sexual, lesbofobia, transfobia, la criminalización de las defensora de la vida y el territorio, la negación de salud sexual y reproductiva, la criminalización del aborto, la vulnerabilidad de las mujeres con discapacidades, la falta de paridad en las listas de elección".
Con este posicionamiento, la marcha 8M PIM México se sumó a las exigencias del Paro Internacional de Mujeres de los más de 50 países participantes, para reclamar juntas "respeto a la vida de todas las mujeres, sin discriminación, todos los derechos para todas las mujeres, acceso a la educación gratuita con perspectiva de género, políticas públicas con enfoque de género en todos los ámbitos, así como asignación de los recursos económicos para poder implantar estas políticas Estados laicos".
Además de castigos severos y ejemplares para feminicidas, violadores, proxenetas, abusadores infantiles y agresores sexuales; condiciones laborales justas, sin discriminación de género o por maternidad ni hostigamiento sexual, así como igual paga de trabajo por igual valor; reconocimiento y beneficios para el trabajo de las amas de casa y cuidadoras de personas enfermas, menores y personas con discapacidades".
Enseguida tomó el micrófono la luchadora Irinea Buendía, quien convocó a cambiar la injusticia por justicia, acabar con el machismo y cambiar el silencio cómplice por gritos, "no darle ni un minuto de silencio más al machismo. Mi familia y yo no nos callamos y ¿tú qué vas a hacer?", sostuvo ante todas las participantes en la manifestación. 
La luchadora Norma Andrade también exigió no más violencia feminicida, "ellos piensan que tienen el derecho de tirarnos como zapatos viejos, pero no y por eso aquí decimos ¡De Juárez a Chiapas ni un feminicidio más!"
María Martínez Zeferino exigió "justicia para nuestros hijos", justicia por los 43 normalistas desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero.
Después de la participación de Nazaria Monroy, del Consejo Mexicano de Mujeres con Discapacidad; Raquel Almanza del Congreso Popular Social de la Ciudad de México, Sulem Estrada, Pan y Rosas; Teresa Acosta de la Asamblea Nacional de Usuarios de la Energía Eléctrica ANUEE, el mitin concluyó cuando Cirse Sandoval, participante en la marcha, denunció que un integrante del Frente Francisco Villa Independiente la golpeó en el rostro.
Detrás del templete Cirse Sandoval relató a los medios "me pegó un tipo del Frente Popular Francisco Villa Independiente. Me pegó porque estábamos impidiendo que pasara un camión repleto de hombres. Empujaron a unas compañeras y les reclamé. Él estaba enojado y me soltó el golpe en la cara"; e informó que iniciaría una denuncia contra el agresor ante una agencia del Ministerio Público.
Posteriormente, integrantes de colectivos feministas subieron al templete a exigir que no se toleraran este tipo de agresiones físicas en la marcha por el Día Internacional de las Mujeres, por lo que las organizadoras ya no pudieron continuar con lista de oradoras, entre las que se encontraban integrantes de las diversas organizaciones convocantes a la marcha.
La marcha fue masiva, participaron contingentes de las organizaciones ya mencionadas y de la Nueva Central de Trabajadores NCT, Asamblea Nacional de las Resistencias, Organización Política del Pueblo y los Trabajadores OPT, ALCONA, Campaña Trabajo Digno, Movimiento Al Socialismo MAS, Partido Revolucionario de los Trabajadores PRT, Feministas con Voz de Maíz, Grupo de Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, Constituyentes CDMX Feministas, Pan y Rosas, Perspectivas Criticas, Académicas en Acción Crítica, SUTUACM Sindicato Único de Trabajadores de la UACM y CAIT Centro de Apoyo a las Identidades Trans.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Volver