México: Aumento de la canasta básica pega en los hogares mexicanos

Por Gabriela Ramirez
(Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

México, enero (SEMlac).- El aumento en los precios de la gasolina impactó de manera negativa la economía de las y los mexicanos, generando una afectación mayor en las mujeres que, en la mayoría de los casos, administran los gastos en los hogares o son jefas de familia.
Ellas, además, están escépticas de que la estrategia del gobierno federal de resultado y ven más complicado el futuro.
El alza de precios de la canasta básica genera preocupación y angustia en muchas mujeres, quienes han tenido que "arreglárselas" para comprarlos o se las han tenido que "ingeniar" para solventar los gastos de alimentos, servicios y transporte. 
Lourdes Piña Mondragón es jefa de familia. Trabaja como vendedora en una tienda de telas en el centro de la Ciudad de México. Gana aproximadamente 6.000 pesos al mes (300 dólares). Con ello tiene que mantener a sus dos hijos, uno de 10 y otro de 14 años. No recibe apoyo económico del padre.
"Con eso tengo que comprar para la comida, tengo que inventar qué hacer porque ya todo subió este mes: las tortillas, el huevo, la leche. Tengo que pagar transporte porque vivimos en Los Reyes y venir hasta el centro de la ciudad es más caro; algunas micros subieron así, sin más, el precio, por un trayecto en el que pagaba siete pesos (0.35 dólares) ahora quieren cobrar hasta 10 u 11 pesos, (0.55 dólares) depende. No se cómo le voy a hacer", dice.
Luego del incremento de 15 y 20 por ciento de la gasolina a partir de 1 de enero, el gobierno federal informó la puesta en marcha de un operativo para evitar una subida masiva de precios. Sin embargo, organizaciones como El Barzón que realizan un monitoreo de precios, señalan que sí se han registrado incrementos en los mercados en las principales ciudades del país.
El portal del observatorio de los precios de El Barzón dio a conocer un comunicado en el que aseguran que los aumentos en los energéticos provocarán un fuerte incremento en los costos de producción, que podrían registrar alzas hasta de 40 por ciento en productos de primera necesidad alimentaria, como la leche, la carne de res, carne de puerco, pollo, huevo, maíz (tortilla) y frijol.
También explican que en 2016, con un salario mínimo de 73.04 pesos por día (3.6 dólares), requería dos días para comprar un kilo de carne de res; ahora, aunque el salario aumentó a 80.04 pesos (4.0 dólares), con el alza a los precios, se requerirá casi tres días de trabajo para comprarla.
"Sí he notado un incremento en productos como la leche, el huevo, las tortillas. En el mercado encuentro algunas cosas más baratas, pero sí definitivamente me he tenido que poner muy creativa para ver qué cocinar con lo que me alcanza, porque claro que no siempre puedo tener carne, ¿Pero a ver cómo quito el huevo o la leche de la dieta de mis nietos?, cuestiona Irma Saucedo Flores, viuda, quien con los 4.000 pesos mensuales (200 dólares) que recibe por la pensión de su esposo compra el alimento de sus nietos, una niña de tres y un niño uno, porque su hija no ha encontrado trabajo.
Según un promedio publicado por la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en la Central de Abastos de la Ciudad de México un kilo de huevo cuesta 21 pesos (0.91 dólares), el frijol negro 20 pesos (0.86 dólares) por kilo, un kilo de limón 14 pesos (0.7 dólares), un kilo de azúcar 15 pesos (0.7 dólares), un kilo de pollo 37 pesos (1.85 dólares), un kilo de carne de res 110 pesos (5.5. dólares) y un kilo de aguacate 35 pesos 1.75 dólares).
Las tortillas, que costaban 16 pesos por kilo (0.8 dólares) ahora se ha encontrado hasta en 18 (0.9 dólares), esto a pesar de lo dicho por la Profeco en el sentido de que ha realizado inspección en 1.500 tortillerías para monitorear precios y comprobar que las básculas estén correctamente calibradas. Hasta ahora, esa entidad sancionó a 450 establecimientos por no exhibir precios y detectar básculas con irregularidades.
Dulce Fuentes Delgadillo, vendedora de verduras de un mercado ambulante que se instala los jueves cerca de la Plaza de Toros en la Ciudad de México, asegura que los precios en la central han aumentado y, por lo tanto, también tienen que incrementarlos en su puesto.
"Ya subieron los precios en la central, por ejemplo, los que traen los limones, los aguacates, pues ahora pagan más de gasolina, y si ellos ya lo subieron, nosotros no podemos venderlo al mismo precio porque venimos también del Estado de México, gastamos más gasolina y pues debemos tener alguna ganancia ¿no?", explica.
Al preguntarle si las ventas han disminuido, Dulce Fuentes Delgadillo dice que sí. 
"No es que ya no venga nadie a comprar, claro que vienen las señoras, pero sí notas que llevan menos productos y ahora que el aguacate o el limón han estado más caros pues prefieren llevar otras cosas".
Datos y cifras del análisis
El Centro de Análisis Multidisciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México aseguró que, de 1982 a la fecha, el poder adquisitivo del salario ha registrado una pérdida del 79,11 por ciento.
En México, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la proporción de hogares encabezados por una mujer ha registrado un incremento pues paso? del 17,3 por ciento en 1990 a 26,4 en 2014.
Para 2015, cerca de ocho millones 802.000 hogares son encabezados por una mujer, 3,3 por ciento más que en 2014, según la Encuesta Nacional de Hogares 2015 del INEGI.
Actualmente, 20 millones 801.000 mujeres forman parte de la población económicamente activa; de las cuales, un millón 755 son asalariadas y ganan hasta un salario mínimo (4.0 dólares al día); 4 millones 352.000 ganan de uno y hasta dos salarios mínimos y son las que corren más riesgo ante este tipo de incrementos.
Según información publicada en el sitio de noticias INFOBAE, 26 millones de mexicanos están en situación de "vulnerabilidad", es decir, en riesgo de caer en pobreza extrema debido a éstos incrementos. 
"Ya no alcanza, la situación es cada vez más difícil. Ahora no solo hemos enfrentado incremento a los precios, sino también a los servicios. A mí este mes me llegó un recibo de luz por una cantidad que casi triplica lo que pago habitualmente", explica Josefina Leyva Díaz, quien trabaja como profesora en una escuela particular.
De las mujeres entrevistadas, ninguna cree que la estrategia del gobierno federal dará resultado, por el contrario, opinan que habrá más aumentos en febrero cuando suba la gasolina.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Volver