Dominicana: Senado decide negar derecho a mujeres para imponer dogma

Por Mercedes Alonso
(
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Santo Domingo, junio (SEMlac).- La incansable luchadora por los derechos de la mujer, Sergia Galván, calificó de gran error el rechazo de la Cámara de senadores a las observaciones del Poder Ejecutivo al Código Penal, sobre la despenalización del aborto en tres causales, cuando esté en riesgo la vida de la madre, en caso de incesto y violación, o por malformación del feto incompatible con la vida.
Galván reflexionó el pasado martes 6 de junio acerca del tema, durante su comparecencia en el programa televisivo Resumen Matinal, donde recordó que el Senado conoció nuevamente de manera tramposa la pieza legislativa, porque su conocimiento no estaba en agenda para el 30 de mayo, cuando fue revisada, y afirmó que "el Estado no tiene voluntad política para disminuir las tasas de feminicidios y violaciones en el país".
Señaló, además, que con la penalización del aborto no se disminuye el número de detención de embarazos, sino que resultan imprescindibles la educación sexual y la inversión en políticas públicas para lograr este empeño.

Impotencia e indignación
Entre las voces que se han escuchado fuertes en estos días está la de Jaime David Fernández Mirabal, exvicepresidente de la República, psiquiatra, y miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), quien envió una misiva a Diario Libre, donde expone su "impotencia e indignación" tras ver que el "Senado de la República ha decidido negar un derecho a la mujer para imponer un dogma", al penalizar el aborto, escribe.
Objeta en el texto que "se ha decidido en un lamentable instante convertir en delito, para todas y todos, lo que es pecado para una parte. La intolerancia es enemiga de la democracia, mucho más cuando el ejercicio político es ambiguo, y se prefiere el incumplimiento de un derecho a decidir por la inobservancia disimulada o hipocresía", dijo.
Para Fernández Mirabal, "cuando unos congresistas del PLD deciden algo así, están negando parte de su fundamento de fuerza política progresista, para defender intereses individuales que cercenan derechos colectivos y ponen a riesgo la salud de la población, en especial de las mujeres".
Jaime David Fernández lamentó "vivir en un país democrático con carencia de demócratas que se prestan a imponer dogmatismos como causales de delito. Estamos impulsando una cultura de irresponsabilidad, de hipocresía social y de acciones clandestinas, que generan dudas entre lo legal y lo legítimo".
"Es penoso que como PLD sigamos perdiendo autoridad en amplios sectores sociales con esta cara de ambivalencia que hemos mostrado al pueblo dominicano y al mundo", concluye.

Recordar…
El 20 de diciembre de 2014 tuvo lugar en el país la promulgación del Código Penal, con determinadas observaciones efectuadas por el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, pese a la oposición de expertos constitucionales y representantes de las iglesias, partidos políticos y entidades de la sociedad civil, quienes formularon razones de forma y de fondo en lo señalado por el Poder Ejecutivo y el procedimiento legislativo.
No obstante, en dicho contenido legal se contemplaba la nueva Ley 550-14, firmada por el jefe de Estado y el multimedios DominicanosHoy publicó en dicha fecha las consideraciones propuestas por Medina al Código Penal en los artículos 107, 108, 109 y 110, referidas al aborto terapéutico, respaldado por 93 diputados de los 174 presentes; 69 votaron en contra y 12 se abstuvieron.
De esta manera, se contemplaron tres excepciones para garantizar la seguridad jurídica de las mujeres y del personal que brinda asistencia médica: 1) En caso de peligro de la vida de la madre; 2) en caso de violación o incesto; 3) en caso de malformación del feto incompatible con la vida.
El artículo 102 de la Constitución dominicana establece que "la cámara que hubiere recibido las observaciones las hará consignar en el orden del día de la próxima sesión y discutirá de nuevo la ley en única lectura. Si después de esta discusión, las dos terceras partes de los miembros presentes de dicha cámara la aprobaren de nuevo, será remitida a la otra cámara; y si esta la aprobare por igual mayoría, se considerará definitivamente ley y se promulgará y publicará en los plazos".
Tras un largo viacrucis, este miércoles 31 de mayo el Senado de la República aprobó el Código Penal, en el cual mantiene la penalización del aborto, y rechaza las observaciones del Poder Ejecutivo, con la votación de 27 senadores de 29 presentes.
El presidente de la Cámara Alta, Reinaldo Pared Pérez, alegó que según el procedimiento el Código Penal ya es Ley, actuación que ignoró por completo la solicitud de organizaciones defensoras de la mujer en el país, como la Coalición por los Derechos y la Vida, que solicitaron "no conocer el proyecto de Código Penal en estos momentos, ya que todos los ojos están puestos sobre el caso Odebrecht y los procesos que se siguen contra funcionarios sobornados por la constructora brasileña".

No se trata de legalizar el aborto
Sergia Galván explicó a SEMlac que no se trata de que el aborto sea legalizado, ni despenalizado en su totalidad, "sino que con esas observaciones del presidente Medina se dejaban claros los casos en que no sería punible el aborto:
"Donde el médico ni las mujeres irán presos por realizar ese procedimiento; o sea, cuando corre peligro la vida de la madre por un embarazo fruto de una violación o incesto (que afecta la salud moral, integridad física y psíquica), o cuando hay malformaciones que son incompatibles con la vida, no cualquier anomalía. Si no tiene cerebro la criatura, es encefálica, a las pocas horas de nacer va a morir, eso es incompatible con la vida. Esos son los casos que el Presidente planteaba que había que valorar", expresó la feminista.
Reflexionó sobre el Código que "implica hacer frente a un problema ante el cual la nación lleva muchos años intentando buscar una respuesta. El Código tiene 130 años y está de espaldas a la realidad", subrayó Galván.
De nada ha valido exponer realidades que abaten cuando se conoce que en República Dominicana por cada 100.000 nacimientos vivos, mueren 106 mujeres, muy por encima del promedio regional de 77 mujeres. Ello en parte se debe al alto número de abortos clandestinos, estimados en 90.000 cada año y más del 13 por ciento de muertes maternas son causadas por abortos clandestinos practicados por manos inexpertas en condiciones de inseguridad, que recaen sobre todo en mujeres pobres y jóvenes.
El Senado dominicano está controlado por el oficialista Partido de la Liberación Dominicana y aún la sociedad sigue esperando la aprobación de un Código Penal que dé respuestas a la realidad social que se vive. "Esta no será una pieza legislativa sólida si la observación del Poder Ejecutivo no está incluida" declararon grupos de mujeres participantes en la protesta que tuvo lugar frente al Congreso Nacional cuando tenían lugar las sesiones.

Rate this item
(0 votes)

Leave a comment

Make sure you enter all the required information, indicated by an asterisk (*). HTML code is not allowed.

Volver